desde el corazón te siento. poemario

 
“Poesía escrita para alguien de quien desconozco su verdadero nombre y de su historia solo una parte, pero lo suficiente como para dedicarle estas  letras. Son para él y tal vez además es un mensaje para todos quienes caminamos en este mundo, con mayor o menor suerte, con más o menos atributos y dones, con poca o mucha esperanza, pero igualmente sintiéndonos solos, un tanto tristes e incomprendidos.
 
 
 
 
 
ABSTRACTO
Iba como siempre abstracto. No era consciente de la gente. Siempre distraído.
¿Cómo estás? —escuché una voz conocida, con su “sello” particular.
Volví la cara. ¿Era realmente ella?
¿Eres tú?.
—Han pasado muchos años, pero no creo hayamos cambiado tanto, al menos tú sigues como te recuerdo, con algunas canas más…
      —Ya me conoces, siempre ando como el aire, que se siente  
      Pero no se toca.
—Quieres que vayamos…
—Me encantaría, tal vez…
Cogimos el coche. Solo sentarse a mi lado, me provocaba tantos recuerdos.
Nos sentamos en aquella mesa, donde la besé por última vez.
—¿Por qué te fuiste sin despedirte? -dije
—Fue lo mejor para ambos.
-Estábamos tan bien, podíamos haber seguido…
—Hicimos lo correcto, los hijos…
—Sin embargo, ya son grandes, y nosotros necesitábamos espacio.
—¿Te arrepientes de lo que pasó?
—Ha pasado tanto tiempo, que se han ido borrando algunas cosas, pero siempre quedan :su mirada, sus ojos, su sonrisa…
—No sigas, que me estás ruborizando. Como siempre tu voz y tu aire de discurso “añejo” y galante, como nadie-dijo “con voz dulce, sin embargo, algo distante”.
Quería cogerle las manos, besarla, acercarme., pero notaba algo en ella…
—Ahora tengo un hijo, me llena toda mi vida.
Comprendí que era mejor una retirada tranquila, dejar que el puente de la vida, siguiera su curso.
Nos levantamos, y en el interior del coche, seguí sintiendo el anhelo de antaño. Pero ya tuvo su momento.
¿Dónde quieres que te deje?
—Aquí mismo, ya es tarde.
¿Podríamos quedar otro día?
—Mejor acogerse al pasado. Fue tan bonito.
—Tal vez…
Se fue, como el sueño de una noche de verano, iré a mi casa. Tomaré unas cervezas, paseando los recuerdos, distraído, solo.
EL ABRAZO
Previo.
Desde mi ventana, contemplo el mundo, desde mi silla,
me muevo por mi casa,
desde mi corazón sueño contigo, y desde mis ojos, veo
tu rostro, desde mis manos,
cojo la pluma, y con mi pluma te escribo un verso, en el
que con cariño te digo, que mi vida es una suma de recuerdos
 Que se agolpa.
Con un abrazo lo digo todo, con un beso te siento más
  Cercano, con tu sonrisa lo inundan todo, y yo me siento  enamorado de la vida.
La vida es un recuerdo, un presente y un proyecto de futuro, la vida es lo que tú has sido, lo que eres y lo que puedes.
La vida es lo que otros en ti han visto, pero nunca sea presa de tus actos, porque cada uno te contempla como quiere, pero tú eres lo que eres, porque así Dios te ha recreado antes que nacieras.
Enamórate de esta vida, vive intensamente, el tiempo es pasajero, agoniza cada día., el futuro es incierto, enchúfate al presente, cada día empieza y termina una parte de tu vida, no la dejes, no la tires, no la desperdicies.
Piensa en grande, tienes por delante un proyecto de vida.
Si has llegado hasta aquí leyendo y no te has aburrido, si sientes que te puedo aportar algo, aunque solo sea un momento entretenido, aunque no te guste lo que digo, u opines de otra forma, tendrás siempre asegurado por mi parte (y espero que por la tuya)
El abrazo
Un abrazo es una forma de compartir alegrías, así como también los momentos tristes que se nos presentan.
El abrazo es algo grandioso, es la manera perfecta para demostrar el amor que sentimos, cuando no conseguimos la palabra justa.
Es maravilloso., tan solo un abrazo, con mucho cariño, hace sentir bien a quien se lo damos, sin importar el lugar ni el idioma porque siempre es entendido.
Por estas razones y por muchas más… Hoy te envío mi más cálido abrazo.
Para que lo tengas presente: abrazo en la distancia ahora, abrazo recogido, luego. En definitiva, ahora o luego. Un abrazo (el mejor abrazo)
“También recuerdo el abrazo que me diste la primera vez que te bajaste del coche”. Nunca se me olvidará., quedará grabado en mi retina. Saliste disparada., diste la vuelta por detrás y hacia mí corriste., me abrazaste y levantas la pierna derecha,
de alegría.
¡Qué bonito!
Si no me das otro abrazo., el que diste aquel día,
quedará grabado, para siempre (en mi memoria) y no se olvida. Conmigo lo llevo vida mía.
 
A VECES ME PREGUNTO ¿CÓMO SERÁ EL CIELO?
Dame la paz que necesita mi alma. Concédeme la gracia de descansar en ti, de confiar en ti, de dejar todas las preocupaciones a tu cuidado. Tú te encargas de Solucionarlas mejor que yo. Me abandono para vivir con alegría el ahora y hacer felices a los demás». Esa actitud ante la vida es la que calma mi corazón herido. Cuando vivo en rebeldía, frustrado por no lograr lo que deseo, me llenó de amargura. La mirada alegre y confiada es la que me sana y salva. Un corazón alegre y confiado es el que más deseo. Un corazón que sabe poner su confianza en Dios. Estoy tan lejos. Quiero alegrarme con el que ríe. No vivir con envidia ante el que triunfa. Quiero conformarme con lo que tengo. Mirar confiado mi futuro, no con miedo. Sin temor a perderlo poseo no alcanzar nunca lo que envidio. Estoy convencido de una cosa. Es más feliz el que menos necesita, no el que más tiene. El que más posee siempre quiere más. Nada de lo que tiene en sus manoseos suficientes. Sufre buscando más. La codicia nubla el ánimo. Nunca estoy contento con lo que tengo.
¿Dónde está la raíz de mi pobreza verdadera?
Quiero ser pobre de Dios. Vivir anclado en aquel que le da seguridad a mi alma. El que sana mis heridas. El que calienta mi corazón. El que enciende mi ánimo e ilumina mis pasos. Quiero vivir pobre, desprendiéndose de todo lo que me ata e inquieta. No quiero necesitar más de lo que me conviene.
Libre de mis apegos. Libre de todo lo que me preocupa. No deseo más gloria ni honor. Ni fama ni éxitos. Esa Pobreza del que lo tiene todo en el Dios de su camino. Así quiero vivir.
¿Cuáles son mis apegos? . Miro a mi alrededor. Me veo lleno de cosas que me atan. Quisiera tener un corazón más libre, más de niño, más gozado de la vida que toco. Un corazón alegre que descansa en Dios.
Quiero vivir enamorado de Dios. Anclado en Él. Él hace posible que mi corazón no tema. Lo he visto en los santos. Lo he comprobado en personas de Dios que conozco. Es una certeza, aunque viva sin vivirlo. Lo Sueño, lo deseo. Quiero vivir de tal manera unida a Dios que no viva angustiado por el futuro incierto, por lo que no controlo. Todavía no sé hacerlo. Sé muy bien la teoría. Porque es vida en muchas almas. Y sé que el abandono es posible si logro tener mi corazón anclado en Dios. Mi barca descansando en el puerto seguro del corazón de Jesús. Entonces dejarán de pesarme los días. Y el cansancio no será nada en mis pies descalzos. Iré calmando y seguro sabiendo que mi vida no me pertenece. Es de Dios y yo soy suyo.
Y todo lo demás es amar y ser amado. Y caminar hacia un cielo que sueñan mis ojos ciegos. No sé cómo se hace para que la paz sea un río en mi alma. No sé cómo vivir sin miedos cuando todo me da miedo. No sé cómo amar sin sufrir, el sufrimiento me duele muy dentro al perder lo que amo. Y vuelvo a amar de nuevo. Sé que sufriré al perder. En el cielo todo será armonía, descanso y paz. No quiero equivocarme al anclar mi corazón. Quiero mirar a Jesús confiando en Él. Como un niño que sabe que su Padre lo controla todo.
Después de todo el cielo debe ser una maravilla a la que todos aspiramos estar algún día., pero que nuestros apegos terrenales nos hacen dejarlo para más tarde. Es como un niño al que le guste una golosina, que le atrae el olor el sabor el gusto y la forma que tiene. Nosotros lo dejamos en una bolsita y el niño la mira. Relamiéndose los labios y con ganas de cogerla de que me despiste para que entre en su paladar, nosotros mientras tanto vigilantes.
         Después de todo, pienso que el cielo es amor, y el amor no tiene sitio, no es un rincón, debe ser un lugar hermoso donde todos cogemos sin apretarnos, con espacio infinito.
 
LA ESTRELLA
«Como lo hice yo.
Vivas lo que vivas, ten claro
que olvidarme ya está perdonado  pero no rendirte. Eso vida…
Eso sí ¡sería un pecado! «Mírate al espejo,
como tú me decías, coge una astilla, un palo córtalo, en pedacitos
y construye una estrella,
de color azul como el cielo. Ponla en la ventana,
y procura que los astros del cielo, se acerquen a la estrella.
Luego, recógela y ponla cerca de ti.
!Verás cómo te sentirás más vivo, ya se ha producido el milagro
No estás solo.
La estrella te acompañará, en tu nuevo camino.
Igual que pensaste un día
¿Por qué a mí, sin comprenderlo? Ahora el desamor, que te embarga, será un recuerdo vivo,
que siempre estará presente.
! Nunca nadie te podrá sustituir, serás único en mi.
Siempre tendrás un hueco en mi interior. Te preguntaré, cuando tenga duda.
Me acordaré de tus enseñanzas, de tus palabras, de tu fe.
Divino tesoro que un día encontré. Te recordaré siempre.
QUIJOTES
Nunca fuera caballero
De damas tan bien servidas Como fuera Don Quijote
Cuando de su aldea vino Princesas, del su rocino” Y así de esta salida
Y de su primer capítulo relato Vendrán los demás que guardo Para contar otros días
Pues presiento que tan largo Será este retiro como el libro Que escribió el buen Cervantes Grande entre los grandes
Gracias, Don Quijote y Cervantes
 
CAE LA LLUVIA
 
Cae la lluvia fina por el camino dejo atrás su paso que me acompaña Por el risco voy
y más grande se hace la lluvia fina dejo paso
y ahora granizo viene.
Me cobijo
bajo el árbol del camino
la lluvia en tormenta quedó y de aroma fresco
a vendal pasó y yo tormento,
me quedo quieto ni llevo cobijo, ni el árbol secó
Espero sentado que pase y a lo lejos la nube viene que pesadilla, mi suerte me entretengo rezando.
María de los Dolores que pase y el viento lleve a lejana tierra
espero que la petición se cumpla, y la lluvia acaba.
Yo tan contento pido el paso y corriendo voy a cobijarme
en mi casita, casa que ya me espera.
Besando a gloria una gran sonrisa grande, adiós la tarde que hay se queda. Volveré mañana a pasearme
y un sombrero llevaré de paja Que tanto el sol cuando me bese como la lluvia cuando me empape
cobijo en mi cabeza sienta
 
CIERRA LOS OJOS
 
Cierra los ojos dame tu mano
¿Sientes mi corazón palpitar?
¿Entiendes lo que te digo?
¿Sientes lo mismo que yo?
¿O solo lo estoy soñando? Abre tus ojos
Siente el latido
Veo tu rostro sereno
Tus ojos me reconocen       
Contemplan mi rostro
Y yo cuando el tuyo veo Te siento adentro Vienes a buscarme
para llevarme a la otra orilla, y yo, enamorada,
soltaré mi remo,
te entregaré mi mapa, te seguiré.
 
Caminar por Granada, y perdido en Madrid
Como un domingo cualquiera, de Genaro Martín Arroyo
 
—¿Qué hago en este día? ¿Lo dedico para mí o mejor espero encontrar una “señal que me lleve adonde tú quieres”?
Espero pacientemente en la cama, después de todo ¡hoy es domingo!
Ayer terminé mi trabajo. Felizmente, lo he dejado todo preparado
y eso me anima. Hace un día soleado, una buena temperatura y todo acompaña a salir a pasear. Si antes caminabas, ahora paseo, y te preguntarás cuál es la diferencia entre una cosa y la otra. La respuesta es simple: mientras paseo pienso, medito, tomó notas de las cosas y luego! Zas!, muchas de ellas las verteré, primero, al papel blanco y luego, al ordenador, donde escribiré mis arrogantes anotaciones. Todo es un proceso al que hay que destinar su merecido tiempo. Después me sentaré, delante de la pantalla del ordenador, con un humeante café con una pasta, que en este tiempo me encanta. Es como el director de una película que previamente a ello toma planos, fotos. Imagino a los actores en sus escenarios: los terrenos, las casas, el paisaje, el glamour de la presentación en la Gran Vía, lleno de cámaras y fotos. El músico componiendo acordes, los bailarines ensayando y toda la orquesta preparada. Creo en los guionistas retocando el libro del autor para que sean los diálogos perfectos, sin desatender el gusto y esmero que el escritor compuso. Y todos ellos aparecerán en los créditos al final de la película, cuando todo el mundo se levanta del asiento, te pisa y comenta qué le ha parecido la película, como si no fuera parte del filme.
—Oiga, que aún no ha terminado la película. Así que siéntese, por favor. Y te van absorbiendo hasta que decides levantarte e instalarte en una pequeña esquina al lado de la papelera para las palomitas. Desayuné sin prisas, me fui con mi bloc de notas, mi bolígrafo, mi móvil para hacer fotos y la mochila que desde hace muchos años me acompaña. Tenía pensado pasear por la ruta del colesterol, llegar a la Virgen de
Fátima, bordeando el río Genil, que siempre lleva agua de Sierra Nevada. En junio    
Me digo siempre que la nieve acumulada durante el año se derretirá y bajará por el río Monachil hasta el Genil y, de allí, sabe Dios. Este año ha llovido poco y se nota, a pesar de eso es un auténtico placer de los sentidos el sonido cuando el agua choca en la presa que hay monte arriba, camino de Puente Genil, donde los árboles se cruzan y forman inmensas hileras, que parecen entresacados del valle de Glencoe. El paisaje del Bosque de Dean ha aparecido en varias escenas de las películas de la saga del joven mago. Mis fuerzas con la varita mágica del pincel me animan a seguir la ruta, pero esto será objeto de otra aventura, que sin duda un día contaré.
Antaño fue la bicicleta. Confieso que es más excitante, pues la adrenalina sube y baja, como la espuma del mar. Ahora, con esto de los móviles, cuentan los pasos y lo traducen en calorías, kilómetros y otras cosas. Mi meta es llegar a los diez mil pasos, como ahora dicen los cursis. Luego, como los buenos ciclistas domingueros, haré un alto en el camino porque estos sitios se inundan de buenos y jugosos paisajes, donde la gula llega a juguetear con el más pintado aventurero de domingo.
Al final, después de mucho meditar, me dije que hoy iba a hacer otra ruta. Hace tiempo que no paseo por Granada, así que empezaré en la calle Recogidas e iré por Plaza Nueva hacia la Acera del Darro, la calle más bella del cuento de Washington Irving, con la poesía y el aroma de la majestuosidad de la Alhambra, el mejor plató de cine que la mente humana pudiera recrear. El problema es que hoy es domingo y será difícil caminar con cierta tranquilidad como me había propuesto, pues te vas chocando con los que vienen a contemplar la belleza de la Alhambra.
Como de costumbre, me cargué de aire, hacía frío, y me propuse comenzar por la Abadía. Subo por el camino del Sacromonte entre cuevas y ventas, que difícilmente, por más que me empeñaré, mi vasta pluma podría relatar.
Aquí hay tanto arte, tanto gitano y tanta chumbera, que la guitarra llora cuando la tocan bailan, con esa voz quebrada, el llanto, la alegría y la dulzura. La belleza de la Cueva se mezcla con el Carmen, y el aire que, como suspiro, viene algodonado de la quebrada cuesta de la Alhambra, mora y cristiana, que de todo un poco tiene. Yo me limito a seguir mi camino. Y con fiel propósito de aprendiz de brujo, anotó una chuleta, pues después de todo estamos aprendiendo lo que es el oficio de escritor. Espero con paciencia que me den un aprobado. Mi primera meta ya está conseguida: el papel en blanco, escribir y, después de una meditada lectura, si se quiere se deja, y si no, pues a romper en la trituradora que tengo a mi lado. Dichosa trituradora, que convierte el papel en rollos finos. Al final todo acaba en una bolsa de basura. Porque como me dicen en este curso maravilloso, hay que enfrentarse a la primera tarea: escribir, escribir y escribir. Hay que dedicarle tiempo, pero ¡ya saldrá algo! Y si no, qué más da. Después de todo, no creo que haya ningún impaciente que lea lo que escribo y si lo hubiera, ¡bienvenido!   
Sigo por el Camino del Sacromonte, entre cuevas y ventas, como esta, que no es ni Cueva ni Venta, donde un letrero pone “Casa Juanillo”. Qué buena pinta tiene. Hace esquina y tiene una vista maravillosa, el lugar ideal para sentarse y hacer un alto en el camino para degustar una cervecita fresquita y alguna que otra tapa, que en Granada es arte. Con el estómago contenido, el bolígrafo irá más rápido y la letra será más agradecida. Desde aquí, una mirada perdida a la Venta del Gallo, un lugar flamenco que aconsejo. Sigo mi caminar sereno pues voy en busca de aventuras. El tiempo es bueno y no hay prisa. Es domingo y nadie, por suerte o por desgracia, me espera.
Hoy el día lo dedico, como un homenaje, a escribir, sentir, pensar, amar, contemplar. Hay demasiada gente, sé que soy repetitivo, pero es así. Algún día vendré por aquí solo y haré el recorrido despacio para sentir la diferencia entre sentirse solo caminando y acompañándose solo por la gente. Ahora a lo mío, a escribir.
Por allí veo otro nombre que me llega al alma, Casa del Puchero, donde decido hacer otra parada para recrear la vista y beber algo, aunque poco porque no es cuestión de llegar bien a mi destino.
Subo la cuesta inclinada. Al fondo, un letrero dice que se sube a la Abadía del Sacromonte. Desde aquí hay una bifurcación. A la izquierda hay un camino y a la derecha, una carretera. Por la izquierda, poca gente; por la derecha, coches, autobuses, turistas. Me decido por la izquierda, que me parece más acogedora y tranquila. Hay más árboles, aunque reconozco que el camino es más dificultoso, pero bueno qué más da, para eso estamos los valientes que decidimos vivir aventuras en nuestro día a día.
Vuelvo a hacer un alto, una parada obligada en un banco rodeado de árboles, donde saco mi arsenal. Saco mi papel, mi libreta y mi bolígrafo, y sentado sin prisas comienzo a escribir todo lo que hasta ahora he hecho. Pasa un grupo de personas y una de ellas me dice con amabilidad:
—Qué buen banco has encontrado, amigo.
—Aquí se está muy tranquilo.
Tomo mis anotaciones sobre lo sucedido y relleno mi primer folio. Ahora me viene a la imaginación que en este mismo lugar, paseando contigo, estuvimos un buen rato hablando y comiéndonos una bolsa de Risketos. ¿Te acuerdas? Todo este pasaje del camino está rodeado de grandes chumberas, el árbol más conocido del Sacromonte.
Vuelvo al camino y sigo subiendo hasta llegar a las dos grandes cruces que hay al final del sendero. Una Cruz a la izquierda y otra Cruz a la derecha. Y al fondo,
Valparaíso, lleno de cuevas y montes bajos. En esta época del año no hace mucho
Hace frío y está habitable. Aprovecho la vista y me siento en un gran bordillo que cobija      
el camino. Desde aquí observo un amplio desfiladero que no acaba nunca. Más al
fondo, Sierra Nevada. Otro día, si mis fuerzas aguantan, cogeré un autobús y subiré hasta allí. Entonces suenan las campanas, toc, toc, toc, toc, toc, toc, de una abadía cercana. Claro, van a dar las doce y es la hora del Ángelus. Empiezo a rezar el Ave María.
Sigo mi paseo. A la derecha tengo una gran cuesta con escalones empinados. Y arriba, la Cruz de María Inmaculada, que preside la zona conocida como las Santas Cuevas. Algún día, en otra ruta, tocará entrar en todos los lugares para describirlos y comentarlos. Hoy no. Sigo subiendo hasta llegar a la gran explanada, donde se puede contemplar la enorme belleza de la Abadía, por lo que me paro nuevamente para contemplarla. Decido que, por ahora, la primera ruta termina aquí.
Ahora toca bajar el mismo recorrido por las mismas cuestas, cuevas, casas y gente. Me siento feliz porque he conseguido mi propósito: pasear tranquilo hasta la Abadía del Sacromonte. Pienso en este sitio en las cosas que tengo que hacer: llamar a Madrid, hablar con mi hermano, con mi madre, y contarles lo que haré en los próximos días. A quien sí llamé es a mi hija. Me contó que una ardilla estaba subiendo por un árbol porque la perseguía un pájaro.
—No me lo puedo creer.
—Es cierto, papá.
Y para demostrártelo, me mandó un vídeo por el móvil. Hablamos de muchas cosas mientras regresaba a mi casa.
Definitivamente, ha sido un buen día. Escriba o no, en mi regazo quedará, y la indecisión, al final, habrá merecido la pena. Por el camino
del Albaicín, quiero parar a tomar unos caracoles en el bar Aliatar. Como un día cualquiera.
Caminar por Granada, y perdido en Madrid
Caminar por Granada, la Madraza, Catedral, Alhóndiga, Mesones, San Jerónimo, Derecho, San Juan de Dios, Gran vía, Jardines del Triunfo, y meterse luego por sus calles. Recorrer el comercio, escuchar la música, las flores y jardines, las fuentes de Granada, el agua que corre. Granada enamora y con ella camino. Caminar por la Alhambra y Generalife, paseo de los tristes y subida al Albaicín y perderse por todas las calles que respira ese aroma a trigo limpio y sol radiante y el Sacromonte y su Abadía y sus santas cuevas, y sus numerosas cruces y las reliquias de San Cecilio y sus numerosas capillas y su museo, y la vista que se pierde al fondo de Granada. Majestuosa belleza que solo desde aquí se contempla. Bajar por las cuestas empinadas, seguir la ruta por el Sacromonte, valle del Paraíso, frente a la Alhambra en el otro lado., desde aquí fue criado el “romancero gitano de Lorca”., poeta de Granada, que como llanto sonoro dice.” Suena el silbato de partida y no pude evitar el llanto por la tristeza que me producía su marcha. No llores, dos meses pasan pronto. Dos meses que nunca han pasado, que siguen presentes como en
aquel instante decisivo, dos meses clavados en lo más profundo de mi alma y que nunca, nunca pasarán. Hace dos meses, estas fueron sus últimas palabras. Dos meses que ya se han convertido en sesenta y cuatro de recuerdo incesante, guardado en lo más profundo de mi existencia y para el que no ha existido ni un solo día de olvido”.
¡Parece un presagio del tiempo de ahora!, es Lorca de Granada. Conforme pasó por estos sitios, el camino me hace dejarme llevar por otras figuras., por otras personas me cambio, me transmuto, pasando de sitio, de calle, de suspiro., y así de “Boabdil”, último sultán del reino Nazarí cuando suspiro los bosques de la Alhambra, entre laberintos y recodos que de todo se inunda el pensamiento, cuando pasó, Oh dulce despertar de noche, y claro amanecer de día. Desde la torre de la Vela contemplo la belleza de Granada verde., valle de acequias imponentes, que la vega cruza, con los molinos de madera donde cobija el tabaco que sale de tus entrañas, que corretean, y canta el agua bajo el sol y la nieve de la sierra. Me sentiré Isabel y Fernando a la orilla de la Catedral. La Capilla Real donde fueron sepultados “en ataúdes de plomo una de sus hijas, la reina Juana, apodada “la loca”, su marido, conocido como Felipe “el hermoso” y el primer y único hijo de otra de las hijas de los Reyes Católicos, María, que murió al dar a luz. Un piso por encima de la Cripta está la Capilla Real de la Catedral de Granada. Allí se custodian el mausoleo de los Reyes Católicos y el de Juana “la Loca” y Felipe “el Hermoso”, ambos en mármol de Carrara.
Y más allá, entre cruces de caminos., los Arcos suntuosos, de la bella Santa Fe, “Cuna de la Hispanidad”, esplendor de las “Capitulaciones”-documento escrito por los Reyes Católicos el 17 de abril de 1492 en la localidad de Santa Fe, a las afueras de Granada, que recoge los acuerdos alcanzados con Cristóbal Colón relativos a la expedición que se planeaba de este por el mar hacia occidente.
“El fiel Gonzalo Fernández de Córdoba, defendió a Isabel, con la espada y a su habilidad para la estrategia militar. Tras esta muestra de honra, por supuesto, Isabel lo ascendió y se convirtió en su sombra y en su hombre de confianza en el campo de batalla. Una vez que vio el trono asegurado, Isabel inició el proceso de Reconquista: la recuperación de territorios para Castilla y la fe católica.
“Gonzalo y Boabdil tuvieron una hermosa amistad, porque el Gran Capitán supo tratarlo con la dignidad que merecía y Boabdil supo valorar esto y su voluntad de que la guerra fuera lo menos sangrienta posible.
Granada Lorquiana, de Fuente Vaqueros, a Valderrubio Casa de Bernarda Alba”
«Ensueño de lejanías». Poesía «fundida en el crisol de la pubertad»., donde brotan sus primero poemas.,
Y acabo en Madrid perdido., comenzando mi aventura en el Barrio de las Letras., Calle Lope de Vega, Monasterio de la Santísima Trinidad, Parroquia de San Sebastián., Teatro Calderón. Posada del Peine, rinconada de San Ginés “Militar y aventurero. El Capitán Contreras”.       
“Tú en cuyas venas late Alatriste, a quienes ennoblece la cuchilla.
Mientras te queda vida por vivirla.
A cualquiera enemigo te resistes. De un tercio viejo, la casaca viste. Viva Dios que la viste sin mancilla.
¡Oh matador de toros!, contempla tu memoria la estampa que sobre la casa luce, “Frascuelo, 1899. Arenal.
Calle de las Hileras, de las Fuentes…
Escrito en el suelo: “Un 7 de octubre de 1571 Miguel de Cervantes a bordo de la Galera “la Marquesa”, testigo del triunfo de la flota española, Veneciana y Pontificia, sobre la armada Turca en las aguas del golfo de Lepanto, en Grecia”
Y acabando el escrito, me pierdo en el Mercado de San Miguel, en donde otro día espero continuaré este escrito pues por hoy ya caminé mucho y aquí queda……
Cuando salga de esta, iré corriendo a buscarte.
Te diré con los ojos lo mucho que te echo de menos.
Guardaré la esencia de todos los abrazos, los besos, para cuando se amarre en el alma la pena y el miedo.
Renovaré contigo la promesa que te hice.
Cantaré al viento lo feliz que fui, y despertará del letargo del tiempo transcurrido.
Me pondré ante mi abuela y de rodillas, le pediré perdón por las veces que la descuidé. Brindaré por los que se fueron sin despedida.
Pero mientras los pájaros rondan las casas nido, una primavera radiante avanza con sigilo.
He zurcido mis telitas rotas con aguja e hilo, me he mirado, valorado.
Somos aves enjauladas, con tantas ganas de volar, que olvidamos en este remanso, también se ve la vida pasar.
Cuando se quemen las jaulas,
y vuelva a levantarse el telón,
recuerda siempre la lección.
Cuando salga de esta,         
Iré corriendo            a abrazarte,  
Iré contigo a besarte.
 
Un día me miraste como miraste a Pedro.
Ese día quedará grabado en mí interior.
Un día no lejano quedaré contigo, la suave luz que ilumina tu mirada
me contagia.
Ese día crecerá la semilla que en mi interior dejaste, la
Palabra hermosa crecerá en mi     
 
Un día volveremos a sentirnos más hermanos.
Un día la espiga crecerá, la siembra cubrirá el campo y la lluvia del rocío nos dirá con alegría.
“Que tu Palabra es eterna”
Ese día puede ser hoy, no lo dejes pasar.
Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así”
 De la desesperación a la alegría, en un mismo relato.
El negro oscuro de la noche apareció lejano en mi mente.
¿Quién diría que cuando cogí aquel día el automóvil, para dirigirse a la agreste región, que antaño dejé para irme a la gran ciudad, iba a aparecer la sed de venganza que afortunadamente desapareció?
Un día me marché de aquel lugar, antaño idílico y ahora aviva mi sed de temor y recuerdos
Si, por fortuna ahora me encuentro conmigo mismo.
¡Soy feliz!
y puedo hasta recrear el campanario de la torre de la Iglesia que un día dulcemente escuchaba en mi soledad fingida.
Ahora puedo pensar que la tormenta por la que marché de aquel lugar me hizo encontrar la felicidad conmigo mismo.
La noche vuelve a tener sentido, es mi refugio, mi sed.
El sol deja al negro campanario cubierto de aroma de viento fresco cubriendo con una triste hoja mi automóvil negro.
Aquella mañana la luz brillaba sobre la colina que parecía que el otoño que empezaba,
!Sería un bonito despertar en mi vida!
Me decidí a coger el automóvil, y marcharme por la carretera sin rumbo, dirección, como el aire que bajo el sol se mueve, y los pájaros revolotean de hoja en hoja.
¡Así de feliz me encontraba!
Volvía a ser yo mismo.
“Al llegar a aquel lugar, bajé del automóvil, y mi sed se apagó cuando el agua
 
fresca de la fuente bebí bajo el campanario de aquella bonita Iglesia, sonaba, sonaba.”
 
Cuenta la Noche
 
Cuenta la noche
que cuando el día venga
 ya nada será igual,
porque el suspiro de la noche
 derretirá el pensamiento
 que en forma de sueño
 tengo hacia ti.
 
De la desesperación a la alegría, en un mismo relato.
 
Era a lo lejos tan bella tu estampa, que ni el más lugareño de los caminantes pudo pensar lo hermosa que tu silueta ha dejado las manos del tiempo. ¿Quién fuiste?, y ahora en lo que te has convertido. Galana silueta verde, blanca de noche, negra de día y cubierta marrón adorna como una lámpara al fuego. El campo te rodea y te riega, con las hojas que caen del sauce que plantado un día de otoño pusimos, y aún recuerdo y llevo en mi memoria. Desde la lejanía me llega tu aroma a flor de primavera, que alimenta mi Espíritu dormido en la noche y relampagueante de día. No eres muy alta, ni tampoco luces de ancho, pero presumes de grandes ventanales que contornean tus cuatro esquinas de norte a sur y de este a oeste como ojos que miran la noche estrellada, y la tarde cuando el viento cruza tu piel dorada. Tu Puerta verde y tu pequeña chimenea dan el calor y aroma a leña vieja que guarda tu estancia cálida en invierno, y húmeda en verano. Me acompaña desde mi lejana tierra cuando te sueño y te veo tranquila en mi corazón dormido.
Tengo una casa grande que está en el campo. Cerca de un gran río, que serpenteando va. ¡Por el camino llega y me parece que puedo jugar con el sauce que de un lado a otro va!, donde me mezo de día y de noche, cuando mi madre me trae el desayuno crujiente, de pan caliente, de la chimenea que en la entrada luce. ¡Tan bonito! Me gusta jugar con la rana que salta. ¡En la puerta verde la cojo y la llevó hasta las cuatro esquinas que le rodean! ¡Qué galanas! Tiene cuatro ventanas grandes, donde por la mañana me asomo y con mi mirada veo a lo lejos los pájaros volar. ¡Vuela, vuela!, que yo ahora saldré a jugar contigo. Y por la noche en mi cuarto sueño, con ser princesa que cabalga de la mano de mi príncipe dorado. Mi cama es una fiesta grande y espaciosa. El cuadro pintado por mi madre, encima de la mesita donde pintó de colores. Una gran alfombra tiene, donde doy vueltas y vueltas. Cuando me despierto, me siento en el suelo y con mi libro de hadas sueño…
 
Gracias.
 
 
Gracias te doy Señor por el nuevo día
 Sí ayer se me olvidó decírtelo
hoy tengo buenas razones para pedirlas
Gracias por dos veces
las que sé, que tú me dieres sin decirlo
 Y las que tú concedes por pedirlo
 GRACIAS
 
Motivos de Esperanza
VIVA LA VIDA: MOTIVOS DE ESPERANZA.
Hoy: 8 de mayo 2021.
 
Comienzo el día con dos hermosas fotografías, que mi hijo me ha enviado desde su cámara. Son paisajes cercanos a la casa donde vive. Esos caminos los he andado personalmente y los conozco bien. En la foto se aprecia la salida del sol y el verde del campo, el azul del cielo y la pequeña nube blanca encima de la casa. En esta fotografía se aprecia el campo en toda su hermosura: verde con el cielo azul resplandeciente y el sol a la derecha. Contemplando estas imágenes:
—¿Quién diría que estamos en Estado de Alarma? Estamos Saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano. Es mejor contemplar, una hermosa puesta de sol cada mañana, y pensar que.
—” Pronto volveremos a pasear”.
Día 37 del retiro y ya Segundo de Pascua.
Parece que fue ayer, cuando resucitó Jesús y estábamos celebrando, con Alegría y Alborozo., y ya ha pasado una semana.
Hoy, al igual que el domingo pasado, estoy aquí y no salgo.
Hay cosas que por más que quieran, no cambian de momento: como estar en casa. Y con ello todas las cosas que hago, salvo ahora.
Me vengo preparando desde hace algunos días la comida          
Todo empezó por la primera receta de macarrones., luego o antes que no lo recuerdo fue la tortilla de atún, después vino: el arroz a la cubana, las judías, panga, ensaladilla rusa, … Probablemente, vengan más recetas., y cuando aún tengo olor a ajo y perejil, termino de escribir y me voy a ver. Hay cosas que no cambian y otras sí. Vendrá otra semana, será la sexta del retiro y traerá: sus propias alegrías, sorpresas e inquietudes. Ya veremos, no me gusta jugar a la aventura
“Mañana venga como lunes y esperándolo estaremos”.
 
Motivos de Esperanza
 Granada a 8 de mayo 2021 Ahora que parece termina todo.
“El Estado de Alarma”, durante    tanto tiempo. Ahora parece que todo vuelve a la normalidad.
Ahora que parece que nos acompaña: “un nuevo amanecer”.
Ahora que parece que la “esperanza”, vuelve a la cotidianeidad de nuestra vida.
Ahora. Es el momento de recordar los momentos vividos. Nuestras experiencias compartidas, nuestros sufrimientos y recuerdos., nuestras salidas al balcón., nuestros “lazos de solidaridad”.
Y nuestros recuerdos a los que se fueron.
A todos.
Desde aquí, mi pequeño homenaje, para ello de mi colección de escritos de esa época, entresaco el siguiente:
 
” Escritos en Tiempos de Pandemia”.
“Érase una vez una triste lombriz solitaria paseando por la acera, cuando de pronto se le acercó del cielo una mosca que altanera le dijo:
—Puedo volar y ver la tierra desde el cielo.
La lombriz entonces envalentonada contra la mosca y le dijo muy orgullosa:
—sí, pero yo viviré para contártelo desde la tierra como es el cielo, pues tú apenas 15 o 20 días vivirás y eso si antes no te han zurrado con un mosquitero, libro o te hayan espumado con insecticida tu garganta cualquier humano que harto te aniquile. Sin embargo, salvo que alguien sin querer que sea lo más normal me dé un pisotón o me aniquile un pajarito, rana u otro depredador. Viviré para contarlo a tus nietos y a los hijos de tus nietos, pues mi promedio de vida es de cuatro a cinco años.
Y de esta forma la mosca al oír tal comentario la dejó y triste se marchó. Moraleja:
No podemos presumir cuando no tenemos lo que otros les falta
 
Guitarra.
 
“Sin embargo, nunca entenderéis a mi guitarra”.
Dice la canción del poeta Juan Pardo compuso esta enorme canción que ahora escucho. Y yo en esta tarde dominguera encerrada en mi casa, veo a mi guitarra llorar y le preguntó:
—¿por qué?
—Porque no tocas lo que quiero
¿Qué quieres que toque?
“Empieza a cogerme. No me tengas abandonada, luego pon mis manos abrazándome, una izquierda en el mástil, otra a la derecha en la caja, justo en el agujero que hay en el centro., y luego, suavemente desliza tus dedos por el mástil. Verás como despacio, si me tocas, oirás la música sonar., y si sigues practicando y compones algo bonito.
Llegaremos compañeros a sentirnos, y seguro que entonces no me olvidas, y yo seré para ti lo que ahora no lo eres, pues abandonada me tienes y no es bueno.
“Cógeme y no seas flojo. Hay muchas canciones que puedes componer, con esa voz tan bonita que tú tienes, y el tiempo pasaremos en dulce compañía. Y así como Juan Pardo, me dejaréis morir, para escuchar mi llanto sonreirás a mi canto. Pero nunca entenderéis a mi guitarra Y fundiré mi anillo, derramaré mi vino, porque olvidarse de mí, tendrá que ser muy sencillo, pero nunca entenderéis a mi guitarra.
 
Cansado de llamarte.
 
Con mi alma destrozada, comprendo que no vienes porque no quiere Dios y al ver que inútilmente te envío mis palabras., llorando mi guitarra, te deja oír su voz.
Llora la guitarra, porque eres mi voz de dolor.
Grita su nombre de nuevo,
 si no te escuchó, y dile:
“Que aún la quiero,
que aún espero que vuelva que,
 si no viene, mi amor no tiene consuelo
 que solo sin su cariño me muero”.
 
Guitarra.
 
Tú que interpretas en tu vibrar mi quebranto.,
 tú que recibes en tu madero mi llanto,
llora conmigo si no la vieras volver.
Y dile, que aún la quiero.,
 que aún espero que vuelva,
que, si no viene mi amor no tiene consuelo.,
que solo sin su cariño me muero.
Guitarra, tú que interpretas en tu vibrar mi quebranto,
 tú que recibes en tu madero mi llanto.
Llora conmigo si no la vieras volver.
Guitarra, llora con mi dolor.
 
Bosque de los recuerdos. Cementerio de San José Granada En memoria de todos.
Ya terminamos las palmas. Otro día salgo al balcón. Qué alegría, qué alboroto           
otra vez a la vecina del cuarto saludo, a la del quinto también:
—¿Cómo estás?
—aquí un día más, y ya van.
Saludo a gente que nunca había visto. Ahora con un leve gesto de la mano todo se dice, y se agradece. Terminamos las palmas y empieza la música:
“El himno de España”, suena al fondo y la sirena a lo lejos se oye. Todo se mezcla: palmas, música y alborozo. Ahora nadie llora. Todos contentos, se hace por un buen fin y a todos nos gusta quitarnos un momento,
“El traje de la casa” para saludarnos.
Después cuando termina, volvemos a la rutina, cada uno hará en su casa lo que viene haciendo. No hay parón, todo continúa un día más, y un día menos. Volveremos nuevamente a salir, y alzaré la mirada.
 
Cuando pase “Al balcón”.
 
Recordaré todos los días de las palmas y la esperanza.
Que mi gente sin parar demuestra, que no se pierda la ilusión.
Ahora, después de varios años, todo aquello terminó.
 Vuelvo a recordarme como era, y a la gente que estaba asomada esperando el momento de las ocho, para las palmas dar con emoción.
Si con mucha emoción. Cada uno tenía un pensamiento.
 Cuando Salía a dar las palmas.
Unos por aquellos sanitarios, otros por los que cuidan nuestras calles, otros por los que nos traen la comida, y otros por las almas que van al cielo.
Otros por llevarnos alimento, y otros por saber mil cosas más. Pero todos en nuestro pensamiento, nos aislamos para no multiplicar. Y así el día de mañana dejaremos la herencia a nuestros hijos, cantaremos canciones que resuenen.
Y en los libros saldrá el dos mil veinte, y nosotros seremos sus testigos.
Que gracias pasaremos.
 
En la serenidad de la noche
POESÍA EN TIEMPO DE PANDEMIA. NÚMERO DOS, EN LA SERENIDAD DE LA NOCHE
En la serenidad de la noche
te escribo, después del día transcurrido que nuevamente me regalas
“Solo decirte al oído una cosa que me quieras”
Aunque se me quieres me gusta recordarlo
para que no me duerma me crea complacido
Solo porque tú lo quieres
Quiero serte agradecido otro día porque así camino más contento
 Me siento enormemente ilusionado porque al verte me lleno de ti.
“Gracias por tanto que me das que no merezco”
Reparte sus dones entre la gente
para que nada se deje al socaire de los hombres
“hoy he salido corriendo de la Iglesia, algo me empuja a venir y escribirte para compartirlo con la gente que conozco, para que lean lo que tú me dices que yo escriba”.
 
 
SOLDADITOS DE PLOMO
 La Estela de la noche.
 
En el día de su cumpleaños, un niño recibe una caja de veinticinco soldaditos de plomo. Uno de ellos tiene solamente una pierna, pues al fundirlos había sido el último y no había habido suficiente plomo para terminarlo. Cerca del soldadito se encuentra una hermosa bailarina hecha de papel con una cinta azul anudada en el hombro y adornada con una lentejuela. Ella, como él, se detiene sobre una sola pierna, y el soldadito se enamora de ella. Pero a medianoche otro juguete, un duende en una caja de sorpresas, increpa furioso al soldadito prohibiéndole que mire a la bailarina. El soldadito finge no oír sus amenazas, sin embargo, al día siguiente, acaso por obra del duende, cae por la ventana y va a parar a la calle. Allí, tras llover un buen rato, dos niños lo encuentran y lo montan en un barquito de papel, enviándolo calle abajo por la cuneta. La corriente arrastra al soldadito hasta una alcantarilla oscura, donde una rata lo persigue exigiendo un peaje. Por fin, la alcantarilla termina y el barquito de papel se precipita por una catarata a un canal, donde el papel se deshace y el soldadito naufraga. Apenas comienza a hundirse, un pez lo engulle y de nuevo el soldadito queda sumido en la oscuridad. Sin embargo, poco después el pez es capturado y cuando el soldado vuelve a ver la luz se encuentra de nuevo en la misma casa. Allí está también la bailarina: el soldadito y ella se miran sin decir palabra. De repente, uno de los niños agarró al soldadito y lo arrojó sin motivo a la chimenea. Una corriente de aire arrastra también a la bailarina y juntos, en el fuego, se consumen. A la mañana siguiente, al remover las cenizas, la sirvienta encuentra un pequeño corazón de plomo y una lentejuela. Si mi soldadito así eres como esa bailarina que al remover las cenizas de plomo se convirtió. Y de esta manera como este cuento que hermoso me parece en primera línea encuentro a soldados sin medalla, que por nosotros murieron, pensemos por momentos en esos soldaditos que se ponen al volante, para llevarnos alimentos a los supermercados, y pensemos por ejemplo en aquellos soldaditos que sin máscara te curan y te sacan ese virus, o en aquellos soldaditos que te llevan la Palabra, te consuelan, o te miman, te cantan, te acompañan, te llevan la comida, te llaman y te animan, te dicen hasta pronto, o limpian la ciudad. Pensemos en aquellos soldaditos que se acercan a tu cama, y aquellos soldaditos que al cielo suben, y luego como si fuera un gran tobogán bajarán. Hay muchos soldaditos por suerte. Es lo bueno de estos tiempos descubrir que hay batallas por las que merece la pena sentir que eres humano, qué somos soldaditos no de plomo como el cuento sino de carne y hueso, pero que hermoso ser también de plomo como el cuento y como el niño de la foto te coja y te ponga en primera línea de batalla.
En primera línea de fuego.
 SIN COMENTARIOS. Leo en un artículo de prensa lo siguiente:
“La Obra Social de San Juan de Dios En Granada, con todas las medidas de seguridad, permanece activa también durante él la alerta sanitaria dando servicio diario a cientos de usuarios a través de su comedor social. Desde que empezara la cuarentena, ya son 2.240 los menús de primer plato, segundo plato y postre, que se han repartido entre más de cien usuarios que acuden al día”.
La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios atendió en 2019 a más de 7.000 personas a través del Programa De Urgencia Social y más 6.000 a través del Servicio de Garantía Alimentaria. Un total de 14.715 personas que han recibido la atención de la Orden entre los programas mencionados anteriormente y los dedicados a la inserción social, a la atención social a la infancia y al Programa de Prestaciones Y al final en que queda, quienes lo van a reconocer de las Instituciones, quienes pasarán por la calle San Juan de Dios y pondrán en tu estatua una flor, quienes pasarán por la Iglesia y no criticaran los que carecen de fe lo que un día devolviste a la sociedad, si, pero seguro que los 14715 personas que fueron más los miles que continuamente van lo agradecerán, pero por desgracia esos que van por estos sitios no votan, no cuentan, no aportan. Solo en el contexto de la desgracia nos aportan como al buen samaritano la fe en los que creemos y nos ayuda a los que dudan Desde lo más profundo de mi corazón
GRACIAS. Dadnos Señor, aquella Paz extraña que brota en plena lucha como una flor de fuego; que rompe en plena noche como un canto escondido; que llega en plena muerte como el beso.
 
 
Los años de vida que Dios me dé
 La Estela de la noche.
 
Bienvenidos.
“No quiero ni uno más, ni uno menos.
Solo los que tú me des”      
Intentaré disfrutar de ellos, como si fuera, el último suspiro de mi vida.
 Te Alabaré eternamente, por cada uno de los que me has dado agradeceré cada segundo, el próximo que venga
Te daré eternamente, cuando tú me lleves
las Gracias de haber vivido cada día en tu compañía,
y haberte servido con Alegría, cada segundo de mi vida.
 
Realidad o deseo
 La Estela de la noche.
Ninguno de los dos era sincero.
Ninguno de los dos era sincero, pero lo fingimos y ambos sabíamos de antemano la situación. Pero las más de las veces, callábamos. Nos bastaba con mirarnos, y sabernos.
 Nada nos importaban los silencios. Estábamos juntos y era suficiente.
Cuando ella se fue todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabras, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida eran sencillamente la felicidad. Yo buscaba en la cabeza temas de conversación que pudieran interesarla, pero me sucedía lo mismo que ante el lienzo en blanco: no se me ocurría nada. A mayor empeño, mayor ofuscación. Se lo expliqué una mañana que, como de costumbre caminábamos cogidos de la mano:
¿Qué vamos a decirnos?
—Me siento feliz así
 
La enramada de madreselva
 La Estela de la noche.
 
La florecilla que te recubre en madreselva
 se convirtió con alegría te la lleve
Mirando con ternura nuestras manos unimos
que tan contentos estuvimos
hasta el atardecer de los días
como presagio del canto
 Canta ruiseñor, que te oigo que te
oye mi amada doncella qué bella es la noche que canta
 con acordeones los suspiros del amor
llegando a todos los rincones
 La madreselva del campo
un presagio dejó,
unió la sombra que nos separaba
 nos hizo felices a los dos.
Como dos almas que no en pena ni gloria separadas estaban
y que ahora felices van.
 
 
“Diálogo entre D. Quijote y Rocinante
 
 La Estela de la noche.
 
Érase una vez, un caballero andante, que caminaba por la Mancha. Un día lluvioso, su caballo que ya andaba en años, le dijo:
¿Es que nunca vamos a parar?
¿No sabes lo que es dejar el camino, y descansar bajo la sombra del molino,
del árbol más alto que tenga buena sombra, y debajo del riachuelo beber agua fresquita?
—Ah mi caballo presumido, que buscas cobijo y yegua, para descansar de día, ¡y del polvo del camino! Le contesto el caballo:
—Triste figura la tuya es. Que ni disfrutas la vida, ni obras te pueden escribir si alguien algún día se fijara en ti.
¿Cuál es tu destino? ¿Cuál es tu meta?
—Yo tengo la mía la tuya, no puedo cambiar a estas alturas.
—Voy contento cuando te subes encima, y pocos problemas te doy más que un suspiro y una ración de cebada me das.
—camina lento y seguro, con paso corto, vista larga y mala intención. Que la gente del camino, no suelen tener buenas relaciones, si pueden te desquitan lo que llevas, y te dejan en sopa.
— Mira al fondo la brisa. Detrás a lo lejos diviso, un gran castillo, con almenas y grandes cortinas, y mucha realeza.
—Será un buen destino para nuestro descanso. Paremos y nos cobijemos que arrecia la lluvia y ya nos mojamos bastante por hoy.
Le contesto el caballo— Hay mi buen señor, que tan torpe estas que confundes un Castillo, con unas pequeñas piedras que se caen a pedazos, y
¿si algún día fueron castillo, hoy no quedan ni en pie?, y “si algo queda levantado con este viento que viene, nos llevara tan lejos, que mejor cobijarse en otro sitio, que parar donde tú quieres”
Le contesto el caballero —Hay caballo enfadado. Que si te digo paremos te quejas, si te digo seguimos me chinchas, y si te digo aventura lamentas.
— Sigamos pues el camino, que seguro encontraremos si no un castillo de naipes, algún lugar de cobijo.
-Y dejemos las aventuras que por hoy ya penamos, y tal vez mañana cuando amanezca, encontremos a un gigante, una princesa que me enamore, o un fiel acompañante, que nos lleve a otros destinos, y que cuenten nuestras proezas.
” Del caballero andante de la triste figura, y su fiel rocinante, su Sancho Panza a su lado, y su doncella Aldonza”
— Sigamos pues el camino, que tal como me lo pones, me alegra saber el destino del cuento, que creo un tal Cervantes por nombre Don Miguel, en un paraje de la mancha cuyo destino no se sabe, aunque todos apropien, escribió con buena pluma, y que, contado el cuento, no acaba y siga, para gloria suya y pensamiento nuestro.
— Bien manifiestas, cuando hablas y no rebuznas, da gusto escucharte, que hasta el refranero inventas, y yo tan contento de tenerte compañero. Seguidor tuyo. “Pequeño homenaje al libro de Caballerías, a Don Quijote de la Mancha, a Don Miguel de Cervantes. A nuestros libros de aventuras y a toda la belleza que su lectura desprende”.
 
 
CAMPO DE CASTILLA.
 
El Encuentro
 la Estela de la noche         
 
Campo de Castilla
Hoy quiero cortar lo que sobra, lo que no me hace falta.
Son tantas cosas que se puede
Campo de Castilla
Hoy quiero recordarte. Tú que estás, aunque no te vea.
Te tengo grabado en mi memoria.
Campo de Castilla,
de mi soledad de ahora a mi soledad te admire.
Tierra de vid y de uva.
Campo de Castilla
de San Carlos del Valle donde tengo mis vides
aunque ahora nueva
sé que está preciosa tu lozana tierra
regada por la lluvia que cae y el sol que sale y luce.
Campo de Castilla
brisa del Azuer, afluente del Guadiana entre el campo de Montiel y la llanura manchega
Campo de Castilla
allí está mi casa y campo que ahora crece despacio
desde aquí el sonido llega
Campo de Castilla
tengo ganas de verte
Por la cepa pasearte
jugar entre el sarmiento
Circulando entretenerme.                                                                                     
Campo de Castilla Zarcillo, yema eflorescente
Que en racimo de uva se convierte en la vendimia tu racimo de uva negra
blanca dorada, púrpura o rosada variados caldos al paladar producen Campo de Castilla
la recoleta con la mano, canse de sol a sol acariciando la uva
Con el capazo lleno de uva al tractor en racimo de uva blanca negra Campo de Castilla
tierra soñada y querida aunque lejos estas de mi Granada
en mi corazón se queda y vea la distancia no es lejana
si se quiera queda pronto cercana en mi memoria Campo de Castilla
tierra de Quijote y Sancho:
“Que sabes que me encanta, con Boabdil recrea y juega, la esperanza y tu grandeza, de esa inmensa llanura que canta”.
Pronto volveré contigo
a mi castillo campo, a mi casilla casa
“allí estuve después de seis meses cuando termino la pandemia y salí de Granada. Y aquel sueño que tuve, se convirtió en realidad del campo soñado, de esa pequeña casa, Casilla llamada”.
En estado ruina, se convirtió en un gran castillo, donde tener realeza contigo si quieres.
Cuando la gente pasa y al fondo del camino mira, tu silueta: esbelta crece como si le hubieran dado su aliento todos los grandes dioses.
Blanca y con el campo verde rodeado.,
 pronto estarás llena de grandes historias nuevas.
Sin olvidar las de antaño que te vieron
         muchos cantan desde el cielo y contemplando dicen:
“Que hermosa esta casa casilla
¿Quién diría que te podrían tan guapa y garbosa?
Y eso nos alegra mucho porque no te han dejado sola”.
Quiero que este pequeño relato cuento o como se quiera ver sea un encendido homenaje a todos mis seres queridos, que gracias a ellos han posibilitado que este sueño se convierta en realidad.
Descansen en Paz
 
Buscando la fuente, (preguntas con respuesta)
  La Estela de la noche.
 
¿Qué sería el Genil, sin el arroyo?
¿Qué sería, el charco sin la gota?
¿qué sería, la gota si del cielo no viniere?
¿Qué sería del Guadiana sin las Tablas?
¿Las Lagunas de Ruidera, sin el agua del Azuer?
¿Qué seria, de la Sierra Nevada de Granada?
¿Sin el agua que se hace nieve, cuando del cielo viene?
¿Qué sería, el mar sin la arena que le rodea?
¿La arena, sin el viento que la lleva?
¿Y el viento, si del cielo no viniera?
¿Qué sería, la espiga sin el grano?
¿El aceite sin olivo, y el trabajo de la gente del campo?  
¿Qué sería la fuente sin el agua?
¿La Pascua, sin la Cruz resucitada?
¿Qué seria del hombre, sin la luz que lo ilumina?
¿Qué seria yo, si no tuviera alguien a mi lado?
¿Qué sería Francisco, sin hermanos?
¿Hermanos, sin mano que los lleve?
¿Qué seria Galilea sin Jesús?
¿La sandalia sin camino recorrido?
¿Qué sería la Palabra sin escucha?
¿El hermano, que predica en el desierto?
¿Qué sería mi vida si muriera?
¿Y no tuviera la esperanza, de Jesús resucitado?
¿Qué sería el Hijo, sin el Padre?
¿Qué sería María sin José?
¿Qué sería mi vida sin la Fe?
¿Qué seria si hoy muriera y no te viera?
“Dadme Señor tu Palabra,
para que la acoja y la comparta.
Dadme, Señor la fuerza eterna,
 para que no decaiga mañana,
cuando despierte del sueño de la.
Pascua compartida.
Dadme, Señor tu aliento,
que el Espíritu me acompañe
 que la Pascua mañana empiece nuevamente.
No la deje como parte de un camino que empezando hoy termine
Si en eso solo queda,
¡que triste Pascua hubiera sido!.
¿Y qué sería de Emaús?
¿Sin qué mi corazón ardiera?
Solo al verte, de alegre
Sentirte en tú presencia.     
 
 
El escritor que llevo
La Estela de la noche.
 
Yo no quiero ser: Góngora Quevedo o  Cervantes.
Tampoco el “Romancero Gitano” 
De Lorca engalanado.
No pretendo osar con Machado,
 del Duero hacer copla.
Quiero ser pionero
de talento poco,
(ustedes sabrán juzgar)
Quiero llevar mi poema, mi estilo, mi arrogancia.,
pero que no se diga o de chisme
(que si esto o lo otro)
Quien lo lea diga
Me llena o me vacía mi vida.
 Y dejando mi compañía.,
 coja papel y lápiz y escriba: con música y alegría
lo que su alma le dicte
“Que el Señor juzgará los actos cuando pasemos esta vida”.
Espero que con buena nota porque, si no qué penita.
Y a ti adorada musa de las letras que en mi pensamiento siempre llevo
te comparto solo conmigo y con el que lea mi escrito.
 que con reverencia pongo con amor te digo:
“que yo no soy un poema sino un verso derramado
 que aguarda cada mañana
en papel ponga para luego lectura tuya
o del que quiera lea”
Aceptando toda crítica, no quiero ser descortés contigo.
No me pongas mala nota,
si has leído otros que te llevan a la idea de que todo el
conjunto del verso
O de los escritos míos son parecidos
Fíjate cada mañana
No es lo mismo ayer, que hoy.
Cada día trae sus propios   
Pensamientos, alegrías, penas
Porque no en balde
Todos somos la Cruz
 que Dios nos dio, unos la convierten en pena
y otros con alegría llevan.
 Convertirla en alegría, la vida pasa mejor
No me compares, alegre sentimiento, placer más grande
Papel vacío convertido de alegres ruiseñores en aventuras gigantes.
Es tan extraño deseo por más que lo veo me admiro
antes sin escribir una nota
de un renglón formé mil poemas
¡En tan corto tiempo!.
¡Que sería si hubiera escrito,
 desde mi juventud tanto!
Ahora no habría tiempo para leerlo.
Que de nada presumo más,
de gracia de escribirte
para que invitado mío
Con alegría compartas
 lo que con amor te escribo.
A ti quien seas que no conozco
solo en el silencio,
 el comentario tuyo me llega admira y veo
Gracias por leerme
Amigo
lector empedernido
 sentimiento matutino
lectura arrogante papel en el olvido
 Gracias
por buscarme,
 escucho tu suspiro
tu vacío
cuando dejas de leerme
 
Me desnudo cuando escribo.,
pierdo el temor a la letra.
¿Qué es el temor al ridículo?
¿Qué mejor sentimiento?
Que sentir tu latido
 
REMANDO mar ADENTRO
 
 La Estela de la noche.
 
Mi corazón siento
 
Eres tú la luz de mi sentimiento mi vida,
lo que yo busco en ti encuentro remando adentro
Donde el corazón cobija lo que va entrando
Desde dentro grito clamo, busco, encuentro
En mi silencio escucho en el desierto peregrino en mis manos te acojo con mi boca te digo:
 
“Que remando mar adentro al hermano encuentro”.
 
Dime, Jesús mío dime, algo
que no me quede parado que siga remando adentro
 
“Para serte sincero
no quiero nada del mundo solo tu ser, tu humilde siervo que contento camino
y feliz te digo”.
 
Presentación de Persiguiendo mis fantasmas
  la Estela de la noche.
 
 
¿Qué es la fe?
la Estela de la noche
 
Érase una vez, un niño que perdió su llave para poder entrar en la cochera de su casa. Estaba muy preocupado porque había quedado con un encargado de su padre para qué le llevarán un motor de regadío.
Se fue al  de su padre para ver si estaban allí las llaves. Y después de mucho rebuscar por todas las partes, encontró una llave que pensaba era la que buscaba, pues por la forma se le parecía mucho.
Se alegró mucho creyendo su problema se había solucionado
-Ves como sabía yo que la encontraría
Y se fue andando tranquilamente, muy satisfecho y seguro de sí mismo hasta la cochera. Cuando llegó metió la llave dentro de la
Cerradura, y después de entrarla, no giró la llave . Entonces, se enfadó mucho consigo mismo.
—Ahora que hago, se dijo asimismo.
¿Qué le manifestaré a mi padre? Cuando iba caminando cabizbajo hacia
la puerta le vino una inspiración
¿Y si volviera al coche y buscará otra vez?, .
-Quizás donde antes no miré bien, ahora la encuentre. No tengo otra cosa más importante que hacer
Se fue nuevamente al coche
Y cuando abrió la puerta
En el lugar donde antes estuvo buscando
Y no vio nada encontró otra llave, igual que la anterior.
Pero que previamente no estaba.
-Voy nuevamente a la cochera para contemplar si esta fuera la llave (se formuló, asimismo).
Caminando por la calle, se puso a rezar: un Padrenuestro, Ave María, y Gloria
Y a dialogar con Dios, hasta que llegó a la cochera.
 
” Y donde antes iba seguro de sí mismo” Ahora iba con la Fe necesaria:
“De que la puerta se abriera”,
pues no dependía de sí mismo.
Había algo más que le ayudaría, (pensaba antes de abrir la puerta)” Metió la dentro y la giró muy despacio.
Y la puerta se abrió
 
Entró dentro, y comenzó a llorar de alegría.
 
Dio gracias a Dios de haber encontrado la llave. (Muchas veces antes de hacer algo rezaba y daba
Gracias).
 
Cerró la puerta y subió a su, allí le estaba esperando su padre para     recoger el motor de riego.
 
—Pronto viene el verano y el campo necesita
Su padre le preguntó por las llaves y si había ido todo bien.
Él le contestó que tenía las llaves a buen recaudo.
Mientras por dentro daba Gracias, de haberlas encontrado.
Petición
Gracias: Señor por ayudarme a encontrar el camino de la fe.
Con esta sencilla parábola y con mi oración sincera.
 
He encontrado las llaves, y con ella he abierto la puerta    de la esperanza.
Y con mi padre,
iremos juntos al campo a llevar el motor que mueve con fuerza el
agua
que sacia el campo y produce la cosecha,
que, gracias a ti, nos da el aliento de la fuerza de la Fe.
 
“La sombra y el ciprés
el recuerdo lleva
la hora suena al mediodía las lápidas calladas
Y yo me acerco a ellas.      
Tu nombre fijado en piedra fina el tiempo va dejando huella ya no aparece tan sonoro
“recuerdo de tu esposa, madre e hijos” los nietos ahora van pasando las
flores pintadas de rojo y gualda
 
un canto, despacio rezo Presagian que hoy. “Voy a estar contigo”.
Calendario de estériles esporas noviembre, este año el frío viene despacio,
despacio, callado Vendré nuevamente pronto en la eterna tres del mediodía
marcando las horas muy despacio en piedra vives,
en polvo moras y en mi corazón
tu cara y tu sonrisa Eterna
 
Vive.
Dame
 La Estela de la noche.
 
No quiero ponerte en mí caminar ni una coma, ni un punto, ni un punto y
Aparte: ni un signo de interrogación, ni una tilde.         
Solo un renglón continuo, aunque a veces tenga faltas, y necesite corregirlas.
No quiero minúsculas en mi largo caminar.
 Solo Tu mayúsculo amor.
Que no me enrede en signos de exclamación, ni aparentes palabras bonitas que vacían la mente y nos llenan de falsa felicidad.
 
La fiesta
La Estela de la noche.
 
Alguien se pone en camino, se prepara con sus mejores galas, sabe que hoy en la casa hay preparada una fiesta. Habrá muchos invitados, que no conozca y otros que tal vez haya conocido, pero hace tiempo que no coincidimos. Dentro de la casa, espaciosa, hay preparados  .
Al llegar, una enorme sirena suena. Se abre la Puerta. Llevo preparado mi regalo para entregarlo a quien me ha invitado. Un pañuelo en el interior de mi chaqueta, cojo, y me seco una pequeña lágrima que cae por mi cara. Me aprieto el nudo de la corbata y me bajo un poco la chaqueta., no estoy acostumbrado y me siento un poco incómodo. Al final con todo preparado me acerco, entrego el regalo y doy amablemente las gracias. Me siento en una enorme mesa preparada con manjares suculentos. Las puertas de la estancia se abren de par en par, y entran los primeros invitados: Mi padre, tía Rosa, tío Joaquín, tía Monja. Son los primeros que van entrando.,
después todos los demás tíos y en último lugar mi prima Felicia, que hacía tres años no la veía. Todos ellos iban entrando cogidos de la mano. Como una enorme procesión se van sentando, uno a uno en sus respectivos sitios. Los últimos en entrar en la sala fueron mis abuelos: Genaro, Felicia, Antonio, María. Cada uno se fue colocando en una esquina de la mesa, y en el centro presidiéndola la persona que había convocado la fiesta., el cual iba mirando uno a uno a todos los invitados.
“No acierto de alegría la que me inunda, al contemplar sentados a tantos comensales que en vida fueron las personas que más quise”.
Al final en otras mesas se iban sentando otros invitados: viejos amigos de la infancia, profesores, compañeros de trabajo, vecinos de la vida, amigos, amigas, compañeros de camino, de conversaciones, de alegrías y penas, de llantos y sonrisas, amigos fraternos de comunidad. En otra mesa algo más alejada: personas con los que en algún momento coincidí, escuché en noticias de periódicos y revistas, en la última pandemia Todos ellos se iban sentando en los lugares que les correspondían. Me quede enormemente sorprendido de ver todos juntos. Cada uno de ellos iba entregando un regalo, que dejaba en     una mesa auxiliar.
 
Las mesas se llenaron, ya no cabía nadie más, aunque observe que, en cada una, siempre había un pequeño hueco vacío.
La fiesta había empezado, comimos, bebimos y todos disfrutamos de grandes conversaciones.
Al terminar la fiesta, una gran música sonó y empezaron los bailes, hasta altas horas de la mañana.
A la mañana siguiente, en el alba, me fui despidiendo uno a uno de todos mis seres queridos, entré lágrimas y sonrisas. Pronto volvería(pensé en mi interior), quizás el año que viene o el otro, y me quede con vosotros en la fiesta, celebrando el gran manjar de la vida.
Mientras tanto sigue caminando por las calles estrechas que me dirigían a mi casa. En el camino fui viendo las casas llenas de luces y gente entrando y saliendo, con regalos a otras fiestas que se hacían. Unos se quedarán un poco, llevarán su regalo, y se irán, hasta volver pronto. Allí nos encontraremos al final en la gran fiesta de la vida.
 
“POSSANDA”
 La Estela de la noche.
 
Érase una vez, un abrazo, que quiso acercarse a ti
Y de tanto querer acercarse, al final te envolvió.
Como una tela de araña, como un jardín en el mar como un corazón ardiente,
así el abrazo te di
Fue un comentario en la noche, un mensaje claro de amor
un recuerdo tardío,
que el viento se lo llevó.
Hay amores que matan, y reproches que hieren
sentimientos perdidos y
Perdones sentidos.
Pero el comentario tuyo
Lo tengo grabado en mi pecho
Porque sale de tu sentimiento muy profundo, muy adentro.
 
Descripciones
La Estela de la noche.
 
“Era a lo lejos tan bella tu estampa, que ni el más lugareño de los caminantes pudo pensar lo hermosa que tu silueta ha dejado las manos del tiempo. ¿Quién fuiste?, y ahora en lo que te has convertido. Galana silueta verde, blanca de noche, negra de día y cubierta marrón te adorna como una lámpara al fuego. El campo te rodea y te riega, con las hojas que caen del sauce que plantado un día de otoño pusimos, y aún recuerdo y llevo en mi memoria. Desde la lejanía me llega tu aroma a flor de primavera, que alimenta mi Espíritu dormido en la noche y relampagueante de día. No eres muy alta, ni tampoco luces de ancho, pero presumes de grandes ventanales que contornean tus cuatro esquinas de norte a sur y de este a oeste como ojos que miran la noche estrellada, y la tarde cuando el viento cruza tu piel dorada. Tu Puerta verde y tu pequeña chimenea da el calor y aroma aleña vieja que guarda tu estancia cálida en invierno, y húmeda en verano. Me acompaña desde mi lejana tierra cuando te sueño y te veo tranquila en mi corazón dormido.
Tengo una casa grande que en el campo está. Cerca de un gran río, que serpenteando va. ¡Por el camino llega y me parece que puedo jugar con el sauce que de un lado a otro va!, donde me mezo de día y de noche, cuando mi madre me trae el desayuno crujiente, de pan caliente, de la chimenea que en la entrada luce.! ¡Tan bonito! Me gusta jugar con la rana que salta. ¡En la puerta verde la cojo y la llevo hasta las cuatro esquinas que le rodean! ¡Tan galanas! ¡Tiene cuatro ventanas grandes, donde por la mañana me asomo y con mi mirada admiro a lo lejos los pájaros volar.! ¡Vuela, vuela!, que yo ahora saldré a jugar contigo. Y por la noche en mi cuarto sueño, con ser princesa que cabalga de la mano de mi príncipe dorado. Mi cama es una fiesta grande y espaciosa. El cuadro pintado por mi madre, encima de la mesita donde pinto de colores. Una gran alfombra tiene, donde me doy vueltas y vueltas. Cuando me despierto, me siento en el suelo y con mi libro de hadas sueño
Abogado de Oficio, sin oficio
 La Estela de la noche.
Le designaron un turno un caso muy complicado.
El anterior letrado particular renunció, pocos días antes del gran juicio que señalaron, porque según dijo el renunciante (algo caradura) tuvo diferencias irreconciliables con su cliente.(Fíjate apenas unos días antes del juicio, tuvo diferencias irreconciliables).
Así es que después de ello, hubo que designarse otro abogado, que lo defendiera. Llamaron al colegio, y en apenas unos días se lo comunicaron, al pobre abogado de oficio. Tienes que asistir a X, que su abogado lo ha dejado, porque él no ha querido pagarle lo que pedía. (vete tú a saber si esta fuera la excusa). Lo cierto era que el abogado, al preguntar el procedimiento, le manifestaron en apenas 5 días tienes el juicio, y aquí te entrego el expediente para que lo mires.
-Horror se dijo. ¡Como que en apenas cinco días, si no es nada para verlo! Se puso el pobre a fotocopiar el expediente, que tenía más de 200 folios, y tardo bastante tiempo. En una pequeña habitación, donde estaban las fotocopiadoras, y los papeles amontonados, tuvo que hacerlo. Durante más de una hora estuvo fotocopiando, y poniendo cuidadosamente los papeles uno detrás de otro, para que no tuviera luego problemas para leerlo. Una vez terminado se lo entrego a la funcionaria, que le dijo:
—Te queda tarea, ahora.
Apenado se marchó de la oficina, y enseguida se dijo, “tengo que verá mi cliente”. Pero lo dejaré para mañana para que me mire de que va el tema. Toda la tarde estuvo mirando y mirando el expediente, que se hacía eterno. Que difícil veo.
No admiro solución al caso.
Bueno mañana me pasaré por la prisión que era donde estaba, y observaremos que me cuenta. Al día siguiente muy temprano el pobre abogado de oficio se fue hasta la prisión. Tuvo que esperar mucho tiempo, hasta que por fin llego el cliente. Cuando lo contempló le comento que era el abogado de oficio que le habían designado, y que en apenas 4 días tendrían el juicio. El cliente le mencionó, que no lo quería, que buscaría un abogado particular. Y sin apenas hacerle caso, el pobre abogado de oficio se levantó, y se marchó de la prisión.
Intentó arreglar el asunto, yendo nuevamente al juzgado, para comunicar lo que le había indicado, sorprendido el cliente.
Allí todos dijeron, que eso no podía ser, que no había ido ningún abogado particular, y que tendría que asistirlo él. Con buenas palabras de todos y sintiendo que era un marrón. Se fue a su casa y se tiró toda la tarde mirando el gran expediente. Preparó su defensa con ardua pasión. Esperando el día del gran juicio.
Ese día antes de entrar, el juez le manifestó, “que sentía el poco tiempo que tenía para el juicio desde la designación, pero que no se podía suspender, porque llevaba años la instrucción”. Le expresó con amables palabras que no se preocupara que entendían su situación y que seguro lo haría fenomenal. Se fue nuevamente a hablar con su cliente, porque le dieron un plazo para que se pudiera entrevistar con él. Cuando llego al calabozo donde estaba el cliente. Nuevamentele dijo, lo del abogado particular, El abogado de oficio,  se enfadó y le dijo. ¿Cómo que abogado particular- Aquí solo estoy yo para
poder defenderte? Y tú no me has ayudado nada, para que pueda hacerlo.
¿Cómo quieres que te ayude si tú insistes en que no me necesitas?. Así las cosas, se fue de la habitación, a la sala donde se celebraría eljuicio.
Este comenzó, entrando el cliente por la puerta llevado de la manode dos guardas. Se sentó en el banquillo, y lo bombardearon a preguntas. El pobre abogado de oficio, también le pregunto.
Empezaron a preguntarle algo el fiscal, y luego una prueba que ya sepracticó anteriormente en el juzgado que le instruyeron las diligencias, donde él dijo lo que ahora decía de otra forma. !Horror pensó el abogado al escuchar semejante cosa!. Intentó decir que no tenía conocimiento de semejante cosa, por más que más vueltas le diera al tema. Pero estaba tan claro que nada pudo hacer.
El juicio terminó después de varios días, había jurados, que dictaminaron el veredicto de culpabilidad por unanimidad. La gente en la calle, ya previamente lo condeno, y entrevistaban a los otros abogados, que delante de las cámaras se hacían populares. El pobre abogado de oficio, nunca supieron quién era, porque pasaba desapercibido. Y si alguien lo conoció nunca le preguntaron.
Solo una palabra de consuelo, del juez al terminar, dando las gracias por su profesionalidad en semejantes circunstancias. Y del compañero abogado, que defendió a la pobre mujer que según sé probo a manos del cliente fue asesinada. El pobre abogado de oficio, con su madre se disculpó y ella le dio las gracias entendiendo su situación.
Después de la condena, el cliente se fue a prisión, y para preparar el recurso, llamó a un abogado particular, que solo al final lo llamo. “Si ,no hace falta que lleves el recurso, porque lo llevaremos nosotros
Hemos quedado que nos pagara el dinero para ello.
No te preocupes de nada más
¿Por qué no lo hiciste antes, y no hubiera pasado el mal trago de estar con una persona que no ha confiado en mí desde el primer momento, y que, a pesar de todo, lo he defendido lo mejor que he podido, incluso se le ha rebajado la pena, de lo que inicialmente se le pidió?
-Bueno no nos había pagado previamente, y era poco tiempo el que teníamos, le contesto soberbiamente el abogado particular.
Aquí termino mi relato.
Ustedes juzguen sobre el tema. Yo sinceramente hice profesionalmente lo que pude y con la disculpa del juez, y la compasión de la madre me quedo. (El resto de dinero u otras cosas aquí lo dejo).
Pero que muchos abogados de oficio, se comen tantos marrones, que apenas
No son reconocidos. Cambio de togas, de una a otra, cuando todas son las mismas, quien las vista, si lo trabaja honestamente, su recompensa quedó pagada.
Que sería de la justicia sin ellos. Como puede mal pagarse, y a pesarle todo años llevo llevando temas de oficio por esos mundos y juzgados perdidos de la mano de Dios.
 
Planta Quinta
 La Estela de la noche.
 
Érase una vez un lugar, donde los niños no jugaban, porque no podían, aunque en su imaginación volaban, saltaban, y corrían, como si fueran más veloces que una liebre, saltaran más que los jinetes coloraos, y volarán más que las rapaces más veloces de la tierra.
Desde su imaginación eran tan valientes, que ni incluso se atreverían luchar contra ellos los caballeros andantes. Eran pequeños piratas, que habitaban en la planta quinta, de aquella mole que por nombre tenía hospital
 Infantil de San Rafael.
Tu ☻ alegría  es mi esperanza. Tus ojos me hacen soñar, que un día saldrás de esta habitación de la planta quinta.
¿Y yo de que me quejo, cuál es mi lamento, cuál es mi pena, cuál es mi tristeza, mi cobardía, mi lejanía de ti?
 
Solo un consuelo, ir mañana a verte, mi niño        guapo, para que tú me des la esperanza que me falta, la cobardía que me sobra., y mi lamento, se quede en la puerta.
¡Cuál es tu belleza, La tuya!, la que llevas dentro, la que no te puede quitar la enfermedad. La que llevarás siempre.
Cuál es mi pena, no poder llevarte, no estar a tu altura, no saber decirte lo que siento por ti.
 
 
 
 
 
 
SI UNA LLAMADA LO DIJERA TODO
  La Estela de la noche.
 
Si una llamada lo dijera todo, aquella dulce llamada me supo a gloria.
Sí una llamada se perdiera   que importa, hay tantas al   día que atiendo, pero la tuya   me vino tan profunda, que por no creer que me llamaba, sentí la fuerza en mi latido, porque no estaba acostumbrado.
La llamada perdida, que un día paraba, sentimiento encontrado que cambiaría mi vida.
 
Sería acaso que dejaba aquello que tenía.
 No ya estaba todo cambiado, cuando te encontré.
No había nada en mi interior y todo estaba perdido, mi familia, mi destino.
¿Quién    manifestaría    fueras    tú, cuando    nada    presagiaba?
    Todo cambiaria desde aquel día., sin embargo, cuando me di cuenta, fue al tiempo largo de verte, vivía aún en otro mundo distinto. Y aunque no me parezca, demasiado a tu mundo., sé que algo cambiaria mi vida, aunque no me di cuenta hasta tarde, mucho más tarde de lo que pensaba. Aunque viviera aún en un mar de dudas, todo no era sino asombro, pero sabía que te tenía, y que yo tampoco te admiraba. Así fue el destino durante un tiempo.
 ¿Sin embargo, cuándo me di cuenta de que te amaba?
¿Cuándo te vi con ojos de enamorado?,
¿cuándo me pregunto?
Tal vez fuera, en la primera llamada.
 
AYER PLANTÉ UN ÁRBOL
 la Estela de la noche
 
Ayer planté un árbol, hoy una sonrisa, mañana un deseo que crecerán mi
Y será tan grande y crecerá tan alto que llegará hasta ti.
Y cuando vaya a verlo el pequeño arbolito, tu nombre dirá y cuando le dé Un abrazo el pequeño arbolito lo notarás.
En el pequeño arbolito he puesto un corazón blanco tu nombre y el mío y en el centro   un cupido de amor.
Hoy le he cantado al pequeño arbolito que me acuerdo de ti y me manifestó quede cántara una copla, como a ti te gusta.
Y mii arbolito al árbol el viento fresco soplo y hasta ti llegó.
Llevando mi nombre, la copla y un beso de amor que manifestaba
Te quiero, amor.
 
LA ESTELA DE LA NOCHE
 La Estela de la noche.
 
La estela de la noche, cuando llega,
un soplo de caricia a ti me lleva.
 Corazón que me susurra, eterna mía, la belleza de la página dormida.
Cuando oigo el cantar de la sirena, a la luna incomparable concebida,
Son tus ojos dos luceros encendidos, en la brasa de mi ardiente corazón
¿Qué sería yo sin tu hermosura?,
¿qué sería si tu aliento no tuviera?
A ti solo, a ti siempre, a ti amada poesía, eterna mía.
La estela de la noche cuando llega un soplo de caricia a ti me lleva
 
 
Mujer.
 La Estela de la noche.
 
Ana era un Ángel.
 Caminó por la vida siempre en solitario., aunque se dejaba ver, tenía ese aire de misterio que envolvía a determinadas personas. La pronunciada escoliosis que sufrió de pequeña, la dejo marcada un sello personal. Su voz era aterciopelada, sus pequeñas, pero fuertes manos, su pelo castaño. Su mirada profunda, ¿dónde se perdía? Era como una pequeña Ardilla: resbaladiza, juguetona, inquieta. Nunca pude comprenderla., a pesar del tiempo vivido.
Como un libro vacío, que nunca quiso abrirse más allá del prólogo y de las
Primeras páginas.
Un día me acerqué a la Residencia, poco antes de la Pandemia.
 La vi sentada en la silla. No sabía qué decirle.
¿Eres tú Genaro?,
— me preguntó dulcemente, casi con aire apagado., como la sonrisa de su cara, que seguía conservando, y que me hizo enamorarme locamente de ella.
—Si Ana,
¿cómo estás hoy?
—Mejor, poco a poco.
 El tiempo pasa despacio, cicatriza las heridas.
Aquí todo se hace” tristemente aburrido y monótono”.
¡Necesito tanto el aire fresco de la mañana! El aliento de la vida.
—Debes parar, Ana, lo necesitas.
—Si, algún día… ya queda menos.
¿Por qué manifestaría aquello?, ¿qué quería decirme?   
“Hasta las piedras se resquebrajan, —dijo un día su padre” Me vino a la memoria, aquella frase, cuando la vi, por última vez
—Hasta las piedras se desquebrajan— me repetía en mi interior
—Necesitas descansar, Ana
— Tendré tiempo: la vida empieza ahora, esto es solo: una parada, un éxtasis.
—Hace frío hoy, ¿quieres darte un pequeño paseo, por el pasillo? Te cogeré la mano y nos pondremos al día.
Miró tiernamente y me dijo:
—No puedo, mis piernas ya no son las de antes.
—Me tengo que marchar. Me espera la cama.
— Cuídate
—Vendré pronto, muy pronto
—Lo sé.
(El silencio de la residencia era agonizante)
 
16 de octubre
 La Estela de la noche.
 
Ayer hace 28 años, (por mil novecientos noventa y tres), falleció mi padre. Desde entonces ni un solo día he dejado de pensar en él. Se fue,” demasiado pronto”., aunque lejos de mi casa, mi cercanía fue tan grande., que su muerte significó: un llanto de tristeza que jamás, jamás, pude olvidar.
Podría escribir miles de cosas en homenaje a él., pero me remito en
este día a mi escrito que hice en tiempos de pandemia:” Memorias de un niño, de Granada a Madrid y viceversa”. En mi Blog personal titulado:”laesteladelanoche” se puede ver.
Hoy quiero recordar el día, sin hacer ningún acto especial., solo si acaso, en mí caminar diario, darle un beso al Niño Jesús por la mañana, un leve gesto a María que anda cerca, en la habitación donde dormía. En lo alto de un mueble, en la entrada de la casa, hay un cuadro de mi padre al que todas las mañanas saludo cuando paso por el pasillo. Hoy por ser su día, cogeré y levemente besaré agradecido. Su mero recuerdo me anima. Seguiré con esperanza viviendo un nuevo día.
Va por ti, Manuel (Don Manuel o Manolito)
 
LA MONEDA
 La Estela de la noche.
 
Érase una vez cuando iba paseando por el campo, me encontré una moneda.
 
—¡Qué suerte encontrar una moneda!, ¿qué hará aquí?
 
Recordé un pasaje de la Biblia donde se hablaba de la moneda perdida en el campo como un gran tesoro con el que se podría: comprar, vender, y ganar él “Gran tesoro del corazón, que era la vida eterna”.
La conciencia empezó a mal aconsejarme mediante el siguiente diálogo:
—¿Qué hago con la moneda?, ¿la dejo en el campo y mañana vengo por si alguien la hubiera perdido o me la llevo?
Entonces le dijo:
—No seas tonto, coge la moneda y pide por ella un buen dinero, ¿no vesque es de oro?
—No puedo hacer eso
—Si la dejas, vendrá otro y se la llevará, y mañana cuando vuelvas no estará.
—pero, y ¿si viene quien la perdió?
—Tuve un pensamiento honrado— me dije, aunque la conciencia me confunde. Al día siguiente volví al campo, y me encontré una nota en el suelo que decía.
—Por haberte picado la avaricia, no volverá a sonreírte la suerte en la vida
 
—¿Quién pondría la nota? —se preguntaba, con profunda pena, y dolor.
 
—Ves conciencia inútil, por hacerte caso, ¡para una vez que algo me sonríe, tú me lo fastidias! Debería darte vergüenza
 
—No te preocupes, deja la moneda nuevamente, y mañana, contemplaremos qué ocurre., si alguien la observa, y es suya, seguro que se la llevará, y si es el que ha puesto la nota para probarte, te dejará la moneda.
 
—Tal vez esta vez lleves razón, y te haré caso.
 
Al día siguiente encontró, 2 monedas de oro, le acompañaba una nota donde decía:
 
—Por haberte arrepentido, tendrás como tesoro dos monedas, para que puedas si quieres, dársela a otra persona que le haga falta.
—Qué sorpresa más grande— se decía en su interior      
—Gracias a ti conciencia, he vuelto a recuperar la sonrisa, y me llevo dos monedas de oro,
¿pero sabes una cosa?
 
—Dime—contestó la conciencia.
 
—Como no ha sido buscada, sino encontrada, la dejaremos en el primer camino que encontremos, probablemente cuando pasé alguna persona necesitada la coja y se la lleve. ¡Sería fantástico!
 
—Buena idea—respondió alegremente la conciencia., no te declaro nada más, porque luego empezamos como siempre.
 
Y así ocurrió., la moneda termino en manos de alguien,” que seguramente, la necesitaría más que yo”.
¿Qué pasaría?,
¿Se la quedaría ola vendería, para comprarse el tesoro?
 
Patricia, poeta
 La Estela de la noche
 
Buenos días, Genaro: Le agradezco mucho la acción de escribirme porque mensajes de esta manera, le roban a uno una dulcificada sonrisa y le llenan el corazón de luz y fuerza.
Tal vez muchas personas pueden sentir en mis versos una compañía, sin embargo, no se animara escribir como Ud. lo ha hecho.
Estoy muy complacida de que de esta manera sea, mi blog es un espacio muy especial, muy genuino, muy transparente, en donde, por supuesto, la poesía es la protagonista, pero también existen entre líneas, una historia, una trayectoria, un crecimiento, un corazón, una vida. En la tierra hoy por hoy están sucediendo muchos horrores, pero también día a día en forma anónima suceden muchos milagros, muchas bellezas, muchos ajustes, muchos reencuentros, muchas pequeñas grandes acciones que neutralizan el dolor y nos llenan de una energía esperanzadora, que se aloja en el fondo del alma.
Le envío un gran abrazo, lleno de poder reconfortante, y nuevamente le transmito mi agradecimiento por su noble gesto y el sensible contenido de su mensaje.
Que Jesús resucitado lo guíe en su caminar, en la tierra o en el cielo, infinitamente.
Patricia
 
Hoy he visto a Dios
 la Estela de la noche.
 
 
UN DIA POR EL CAMINO ME ENCONTRÉ UN ADIVINO, Y ME DIJO QUE ¿CUáNTOS AÑOS CUMPLIRÍA?, YO LE DIJE AL ADIVINO QUE NO Tenía NI IDEA, QUE SOLO DIOS LO SABRÍA, PORQUE YO DE ESO NADA. ENTONCES EL ADIVINO ME DIJO QUE EL SI ME DIRÍAS CUMPLIRÍA UN AÑO MÁS, (EN AQUEL MOMENTO Tenía CINCUENTA Y SIETE), Y A Mí POR EL MOMENTO LO ÚNICO QUE REIMPORTABA ERA TENER LOS QUE Tenía, SIN PENSAR EN LO QUE PASARÍA DESPUÉS. YO LE DIJE QUE NO CREÍA EN ADIVINOS Y QUE MI SUERTE NO ERA TAL, SINO EL CAMINO QUE DIOS ME TUVIERA MARCADO EN SU PARTICULAR CALENDARIO, CUANDO NAZCO O INCLUSO ANTES MUCHO ANTES, PORQUE EL ES SABIO Y YA LO TIENE PROGAMADO, ENTONCES ME DIJO, QUE BUENO QUE PODIA SER CIERTO, QUE EL EN ESO NO ENTRABA NI SALIA PORQUE ENTENDIA QUE CADA UNO ERA LIBRE DE PENSAR EN ESAS COSAS,PERO QUE PODIA DECIRME SIN QUE DIOS SE ENFADARA SI CUMPLIRIA UN AÑO MAS. YO ME DIJE A MI MISMO QUE TAMPOCO HACIA MAL SI EL ME DECÍA SI ESO OCURRIRÍA, Y EN TODO CASO , SI OCURRE COMO SINO ES DIOS Y NO EL ADIVINO QUIEN LO DICTA, (ESO LO TENIA MUY CLARO )Y CON ESTOS PENSAMIENTOS TAN PROFUNDOS, LE DIJE, !VALE PERO UNA COSA ME VAS A DECIR ANTES DE DECIRME LO DEL AÑO!, Y ES QUE NO ME DIGAS UNA FECHA O LOS AÑOS QUE ME QUEDAN, SIMPLEMENTE ME DICES SI VOY A CUMPLI OTRO MAS Y EL AÑO QUE VIENE SI SE CUMPLE QUEDAMOS EN VERNOS Y ME DICES SI OTRO AÑO CUMPLIRE , !QUE YO RESPETO LO TUYO PORQUE ME RESPETAS Y SABES LO QUE PIENSO!. Y ASI EN ESTAS COSAS QUEDAMOS EN ELLO Y ME DIJO, QUE SI PASABA POR UNA IGLESIA Y VEIA ABRIRSE LA PUERTA DE LA MISMA ENTRARA, REZARA Y PIDIERA POR EL Y POR LAS PERSONAS QUE NO CONOZCO, Y QUE AL ENTRAR Y PEDIR CUANDO LO HICIERA AL MOMENTO DE DEJARLO, SI UN RAYO DE ALEGRIA ME ENTRARA AL PEDIRLO, ENTONCES SERIA QUE SE CUMPLIRIA MI DESEO Y UN AÑO MAS YO CUMPLIRIA. EN ESO QUEDAMOS Y NOS DESPEDIMOS, ENTONCES CAMINE CORRIENDO POR LA CALLE Y AL FONDO DE LA MISMA, UNA IGLESIA HABIA ABIERTA COMO YA ERA TARDE ENTRE CORRIENDO ANTES DE QUE CERRARAN EL TEMPLO, ME SANTIAGUE A LA ENTRADA Y AL FONDO ESTABA LA VIRGEN MARIA, Y EL NIÑO JESUS, Y JESUS EN LA CRUZ, Y SANTA GEMA, SAN    FRANCISCO    Y    ANGELITOS   RODEANDO    TODAS   LAS IMÁGENES, ME PUSE DE RODILLAS Y RAPIDO PORQUE SABIA QUE IBAN A CERRAR, EMPECE MIS PETICIONES Y AL PRINCIPIO DE
TODO PEDI POR EL ADIVINO COMO ME HABIA ENCOMENDADO Y DESPUES POR TODAS LAS PERSONAS QUE NO CONOCIA, Y LE DIJE AL SEÑOR QUE LO HACIA SIN ESPERAR NADA A CAMBIO, SOLO LO HACIA PORQUE ERAN HERMANOS Y TENIAMOS QUE QUERERNOS, SIN ESPERAR NADA A CAMBIO POR ESE DESEO, (TANTO FUE QUE ME OLVIDE DEPEDIR NADA POR MI NI POR MIS PERSONAS QUERIDAS QUE ES LO PRIMERO QUE SIEMPRE HAGO),Y YA COMO ESTABAN CERRANDO, REZE RAPIDO UN AVEMARIA, UN PADRENUESTRO Y UN GLORIA , MESANTIGUE MIRE A TODOS Y ME FUI CORRIENDO POR LA PUERTA, QUE YA NO QUEDABA NADIE DENTRO DE LA IGLESIASINO UNA PERSONA ENCARGADA DE CERRARLA QUE EN LA PUERTA ESTABA, ME DESPEDI DEL MISMO PIDIENDOLE PERDON POR HACERLE ESPERAR Y ME DIJO QUE TRANQUILO QUE NO PASABA NADA, QUE EN LA CASA DE DIOS SI HAY QUE ESPERAR CINCO MINUTOS SE ESPERA ,QUE NO PASA NADA. DE ESTA FORMA CUANDO IBA POR LA CALLE YA TRANQUILO DESPUES DE TODO LO SUCEDIDO Y MIENTRAS IBA PENSANDO, ENTONCES UN RALLO DE LUZ SE ME VINO ENCIMA Y ME ILUMINO LA CARA, (SENTI POR DENTRO UNA PRECIOSA SENSACION MUY AGRADABLE QUE NO SABRIA EXPLICAR),ENTONCES COMPRENDI, LO QUE ME HABIA DICHO EL ADIVINO ANTES DE ENTRAR EN LA IGLESIA,Y ME ALEGRE ENORMEMENTE PORQUE POR UN LADO, MI DESEO SE HABIA CUMPLIDO Y CUMPLIRIA UN AÑO MAS , Y POR OTRA PARTE HABIA PEDIO NO SOLO POR EL ADIVINO SINO POR LAS PERSONAS MAS NECESITADAS.! ¡QUE ALEGRIA ME DIO !,QUE SEGUI MI CAMINO DEJANDO DETRÁS LA IGLESIA Y A MI ADIVINO, Y ENTOCES PENSE EN LA CARA QUE TENIA EL ADIVINO, !!!!NO,
¡NO ERA UNA CARA NORMAL! NO ERA LA MISMA CARA DE DIOS, ERALA CARA DEL HERMANO EN EL REFLEJADA (PENSE QUE HOY HA VENIDO A MI Y ME HA TRAIDO UN BONITO REGALO Y A SIDO QUE HE CUMPLIDO UN NUEVO AÑO). EL AÑO QUE VIENE ESPERO ENCONTRARLO NUEVAMENTE, AUNQUE POR SI LAS MOSCAS, TAMPOCO ES CUESTION DE DEJARLO DE AÑO EN AÑO Y ME DIJE (GENARO TIENES QUE VISITAR MAS LA IGLESIA PORQUE ES TAN BONITA, Y FIJARTE EN LAS CARAS DE LA GENTE CUANDO PASES Y HABLAR CON ELLAS, PORQUE SEGURO QUE EN ESAS CARAS HAY GENTE TAN MARAVILLOSA QUE DIOS ESTA ALLI PRESENTE) Y COLORIN COLORADO POR HOY HE TERMINADO Y CON ESTE DESEO A TODOS DESDE AQUI COMPARTO, QUE COMPARTIENDO ESTE ESCRITO QUIZAS ALGUIEN SE ALEGRE Y DE ESTA FORMA SENTIMIENTO COMPARTO QUE COMPARTIENDO LAVIDA SE ESTAMAS CERCA DEL HERMANO Y DE DIOS
(PERDONEN QUE LO ESCRIBA TODO EN MAYUSCULA)
 
La tarde
 La Estela de la noche.
 
Eran las 18 horas de la tarde y la brisa del mar me llevaba hacia ti.
 
Me mirabas y yo te contemplaba de lejos meneando
 tu silueta cuando ibas acariciando la arena.
 
¡Yo me recogía en tu mirada y callada con tu boca!
 ¡Parecías darme besos que el aire llevaba!,
 
Qué diría la brisa callada del mar
y el tardecer sereno que a mí venía
 
Era aquella figura mía que hacia ti iba y los dos paseábamos tranquilos por la orilla del mar azul que como el cuadro pintaba en mi imaginación tumbada en la cama recordándote amada mía,
                                                            “Si el mar hablara y el agua oyera seguro diría que te quiere, si el viento viera y la arena fueras
tu seguro me diría que me quieres”.
 
En la serenidad de la noche
 La Estela de la noche.
 
30 OCTUBRE 2020
 
EN LA SERENIDAD DE LA NOCHE
 
En la serenidad de la noche te escribo, después del día transcurrido y que nuevamente me regalas,
solo decirte al oído una cosa que me quieras aunque se me quieres,
 me gusta recordármelo para que no me duerma y me crea complacido solo porque tú lo quieres.
 
Quiero serte agradecido otro día porque así camino más contento,
 me siento enormemente ilusionado porque al verte me lleno de ti.
 
Gracias por tanto que me das que no merezco
 reparte tus dones entre la gente para quemada se deje al socaire de los hombres.
Hoy he salido corriendo de la Iglesia,
 algo me empuja a venir y escribirte          
para compartirlo con la gente que conozco,
 para que lean lo que tú me dices que yo escriba.
 No soy escritor ni lo pretendo
solo quiero poner entre los folios
algo que el hermano lea y así mi labor haré.
Igual que otros cantan o recitan, o pasean o acompañan
Todos somos hijos tuyos
 y nadie merece más elogios
que el humilde servicio a ti
Paz y Gloria siempre
Amén
 
POESÍA ERES TÚ.
 La Estela de la noche.
 
Cuando te comparto y cuando te sueño.
 Poesía soy yo,
cuando entretelo y te rodeo poema que enciendes la llama.
Poesía es mi vida que quiero compartir contigo, conmigo y con el que se venga,
“Dime poesía que te escribo en mi papel que guardo en un viejo
baúl que en mi cuarto tengo,
para contar al mundo mis sentimientos
“. Poesía eres tú,”
En el recuerdo te llevo,
en mi pensamiento te añoro, en mi amanecer te comparto.
En mi agenda del día una cruz te señala.
Sé que siempre te veré,
aunque no te tenga, después de todo
¿qué es la vida sino un sueño, donde como tú dices?
¿Todo empieza y todo acaba?
“Poesía eres tú
como la llama que enciende la tarde como la brisa del mar
como el canto del ave que viene y que va como el aire atractivo de la mañana como el día que llegáis que sueño
como el atardecer sereno de la tarde que pasa y pasa poesía eres tú, soy yo, y aquel que conmigo se mueve
Poesía es mi vida, mi existencia mi amor.
Poesía eres tú”.
 
“Poesía escrita para alguien de quien desconozco su verdadero nombre y de su historia solo una parte, pero lo suficiente como para dedicarle estas letras. Son para él y tal vez además es un mensaje para todos quienes caminamos en este mundo, con mayor o menor suerte, con más o menos atributos y dones, con poca o mucha esperanza, sin embargo, igualmente sintiéndonos solos, un tanto tristes e incomprendidos”.
Para alguien como tú,
 que se molesta en escribir diariamente, y que espero cada día recibirte.
 
Poesía eres tú, amigo, amiga
 Que lees lo que escribo, que
diariamente, te asomas a mi rincón pequeño
con cariño te escribo
solo pensando en que me leas
que intentas sentirte comprendido,
con algo que te diga (o que te escriba)
desde lo más profundo de mi sentimiento
 Porque tú te lo mereces como nadie
que sientes como yo,
 
que el mundo gira como un torno,
 que enciende la vela y apaga con su sonrisa
 o su lágrima que espera un día
ver salir el sol desde la celda
o acariciar la mano tendida que le ofrezcas
No sé nombre sé que estás detrás
¿Pero dónde?
Poesía incomprendida
 para gente inconformista
Para ti que eres mi un regalo
Te escucho, te oigo, sé que estás ahí.
Quiero comprenderte,        
y que a la vez tú me comprendas.
Lo que escribo no tendría sentido
 Si solo lo escribiera para mi
Si tú no lo leyeras.
Y agradecido espero
que algún día tú me escribas y me digas,
o me dediques un poema
Como yo a ti.
 
Sí, cuéntame, el cuento de tu vida.
 La Estela de la noche.
 
Sí, cuéntame tu cuento, el de tu vida, y dadme tu tiempo, y toma el mío.
Quiero escucharlo despacio.
Te dedicaré mi tiempo,
lo que más aprecio.
 Cuéntame un cuento, el del caballo solitario
El de la princesa galopando el del niño del risketo.
El que te contaba, para dormirte él queme pediste aquel día,
el que nunca supe contarte
el del niño que quería ser gigante o el del” Ángel de la
Guarda dulce compañía, no me desampares,
ni de noche ni de día.
“El de Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto
y te doy mi corazón.”
         El de la caricia alegre, el del beso en la mejilla, el del pirata pata negra,
o el que.” A Dios pide por la noche
 Se convierta, su deseo en realidad.
Pero no dejes nunca,
que la realidad te cambie.
Sigue contando cuentos, de seis a noventa años.
Que yo, pararé mi tiempo para escucharte contarlo.
 
Caperucita. Los tres cerditos y el lobo
 La Estela de la noche.
 
Tres eran tres, los cerditos del cuento.
Se fueron un dar un paseo por el campo solos,
 
Y se perdieron los tres cerditos del cuento
Un día se les acercó un lobo que andaba ojo avizor por el campo y cuando los vio, a los tres cerditos que despistados estaban
!zak, sus garras enganchó!, saliendo corriendo los tres cerditos Ellos se asustaron tanto, que se pusieron a temblar.
El lobo les decía:
” No os preocupéis, que no os voy a comer solo deseo pasar con vosotros un rato” Ellos le hicieron caso, y se fueron a su casa. Cuando llegaron, les dijo e lobo;
-Ahora quiero que me preparéis una cama para dormir, pero antes una buena olla, en el fuego, para comer.
Los cerditos prepararon la olla, pusieron abundante comida y cuando empezó a hervir, el lobo dijo:
Ahora os vais a meter dentro de la olla, y os comeré a los tres. Los tres cerditos empezaron a llorar, y le dijeron al lobo
Tú nos prometiste que no nos comerías., además en la olla
hay abundante comida, y mañana podemos prepararte más comida
Nos levantaremos temprano, iremos al bosque y te traeremos todo lo que quieras
—Bueno-  dijo el lobo, por esta noche me lo pensaré, y ya que está la comida preparada, os dejaré.
Los tres cerditos prepararon la mesa, y un gran mantel la cubría,
Agasajaron con los mejores preparativos al lobo., y este se comió toda la olla
— Ah que bueno, qué bien me he quedado-dijo el lobo:
Ahora me voy a dormir la comida que he comido, me encuentro muy lleno
El lobo se fue a dormir en la cama que les prepararon los tres cerditos.
Y por la noche cuando se quedó dormido el lobo, los tres cerditos, se abalanzaron sobre él:
Lo cogieron por los pies y la cabeza y lo metieron dentro de un gran hoyo cerca de su casa.
A la mañana siguiente, los tres cerditos se fueron muy temprano al lugar donde la noche anterior habían enterrado al lobo, fueron despacito, sin hacer mucho ruido, y cuando llegaron, vieron que junto al lugar donde se encontraba el pequeño hoyo, había salido una pequeña flor.
Al rato de estar allí, la florecilla fue creciendo y creciendo, hasta poco a poco convertirse en un pequeño arbolito, que fue creciendo, hasta ya convertirse en un gran árbol que iba dejando una gran sombra.
Los tres cerditos no salían de su sorpresa, se preguntaron unos a otros:
¿Cómo es posible que haya salido este árbol del paraje donde enterramos al lobo?
Se quedaron extrañados, pero decidieron darse la vuelta a su casa.
Vamos que se nos hace tarde y tenemos mucho que preparar.
A la mañana siguiente muy temprano, los tres cerditos volvieron al paraje donde estaba el árbol, y entonces, observaron que donde estaba el árbol no había nada. Ellos se dijeron unos a otros:
¿Cómo es posible que tampoco esté el árbol?
Lo mismo nos hemos equivocado de sitio, el monte es muy grande., vamos dar una vuelta por los alrededores y seguro veremos al árbol.
Dieron muchas vueltas durante toda la mañana, hasta que se les hizo tarde, y decidieron volverse a casa.
Cuando llegaron a la casa los tres cerditos, muy cabizbajos porque no
habían encontrado el árbol, ni tampoco él oyó donde estaba enterrado él         
Lobo, se fueron directamente a la cocina, para preparar la comida.
Cuando entraron en la cocina, observaron a una niña que estaba dormida junto a la mesa, apoyada en ella.
Los tres cerditos no salían de su asombro, cuando la contemplaron, y unos a otros se preguntaban que estaba ocurriendo.
SI, callaos y vamos a dejarla que duerma, tiene cara de estar cansada.
La niña estuvo toda la noche durmiendo, y los tres cerditos se fueron a la cama cuando se hizo de noche, y ya no podían aguantar más tiempo despierto.
A la mañana siguiente, como decimos, la niña se levantó temprano de la cama donde los tres cerditos la habían puesto para que durmiera.
Cuando se levantó, vio a los tres cerditos, que estaban durmiendo los tres en una misma cama, pues de las tres que tenían, una la había ocupado ella, otra la dejaron vacía y la tercera fue donde se durmieron, pensaba la niña, pobrecitos me han dejado a mi sola la cama, y ellos por temor o susto han dormido en una sola cama los tres.
Cogió una cesta que estaba cerca de la mesa, y decidió salir al monte a coger algo de comida, para prepararla como desayuno.
Así la niña cogió la cesta, y se fue al monte, y dando vueltas alrededor de la casa admiró un arbolito muy grande, que tenía muchas frutas que tenían una buena pinta, opinó la niña. Voy a coger unas pocas del árbol, las meto en la cesta y preparo una gran mermelada.
Luego cojo un poco de leche fresca y ya tenemos un gran desayuno.
Cuando se acercó al árbol para coger las frutas que tenía,.
 Salió por debajo el lobo, que estaba escondido dentro de él. La niña se asustó mucho y fue corriendo todo lo que pudo hasta la casa.
Llego por milagro, antes que el lobo, cerró las puertas de la casa, y muy preocupada se fue hasta donde estaban los tres cerditos.
Cuando vieron a la niña que estaba tan asustada, le preguntaron, que ocurría.
Ella les contó lo que había pasado,
que se había acercado por el bosque hasta un árbol que encontró en el camino, y que tenía muchas frutas, y que cuando iba a cogerlas, y ponerlas en el cesto que llevaba, salió de pronto el lobo que estaba escondido detrás del árbol, y se fue corriendo hasta llegar a la casa.
Salido del oyó que pusieron, y se escondió detrás del árbol, que habían sentido unos días previamente.
No te preocupes, le dijeron a la niña, ya admirarás como el lobo se va pronto, y nos dejara tranquilos.
Estuvieron durante todo el día dentro de la casa por temor a salir fuera, y apenas oyeron nada.
A la mañana siguiente, cuando se despertaron, se expresaron unos a otros., vamos a coger el palo que tenemos dentro de la casa, tú coges un cuchillo de la comida, y tú coges las cacerolas de la mesa. A la niña le dijeron que se quedara dentro de la casa, y que estuviera vigilando, por si entraba dentro., le dieron. también una cacerola de las que estaban dentro de la cocina.
Si ves venir al lobo, te escondes debajo de la mesa, y nos avisas, que estaremos fuera esperando para darle caza.
La niña se escondió debajo de la mesa, y ellos salieron muy despacio fuera, apenas sin hacer ruido para que el lobo no los oyera.
Cuando salieron, dieron varias vueltas por los alrededores, los tres iban juntos sin separarse uno de los otros, por si les atacaba el lobo defenderse. Unos metros más allá de donde estaba la casa, vieron otra vez el árbol, y se preguntaron,
Si ayer cuando salimos no estaba, como es posible que hoy lo admiremos, además es el mismo árbol que ha admirado la niña, fijaros que buenos frutos tiene. Vayamos a la casa, y cogeremos el cazo para llenarlo de frutos, y de paso admiramos a la niña para ver como está.
Dieron la vuelta, y se fueron para la casa, allí estaba la niña escondida debajo de la mesa,
Ellos entraron y le dijeron lo que habían visto, el mismo árbol que ella les contó poco antes, y que decidieron venir hasta la casa para coger un cazo y llenarlo de fruta.
¿Habéis admirado al lobo? —pregunto la niña.
No, no hemos admirado nada, está todo muy tranquilo, y no se encuentran huellas de lobo por los alrededores tampoco.
Yo tampoco he escuchado nada-manifestó la niña.
Se pusieron muy contentos, de pensar que ya todo había pasado, y decidieron ir hasta el árbol para coger la fruta y preparar el desayuno.
Se fueron andando y cuando llegaron al lugar donde se encontraba el árbol, admiraron otra vez que no había nada.
¿Dónde está el árbol, se preguntaron?
Como es posible, si lo hemos admirado hace un rato que estaba aquí en este mismo sitio. Para asegurarnos pusimos una piedra al rededor del árbol.
Fijaos aquí está la piedra, la misma que hemos puesto. Pero donde está el árbol.
Tampoco observaron el hoyo donde estaba enterrado el lobo.
Los cuatro se miraron unos a otros, no creían lo que les estaba pasando.
Bueno en vista de que no está el árbol y no podemos coger la fruta, volvamos a casa y preparamos el desayuno, pero antes cojamos la piedra que dejamos.
Eso hicieron los cuatro. Se fueron a la casa por el mismo camino.
Una vez dentro de la casa, fueron a la cocina, para preparar el desayuno.
Después de desayunar, le preguntaron a la niña, que de donde había salido, y porque estaba en la casa.
Le preguntaron su nombre, y ella le dijo:
me llamo Caperucita, y le contó una historia que escucharon atentamente Les dijo Caperucita a los tres cerditos,
—hace tiempo vivía en una casita no muy lejos de aquí.
Vivía con mi madre y mis hermanos., éramos muy felices, y estábamos siempre juntos.
Un día decidí darme una vuelta por el monte, me preguntaba, que habrá detrás de aquellos árboles donde nunca vamos.
No le dije nada a mis hermanos ni a mi madre, pensando que si les decía algo no me dejarían.
Me preparé una pequeña mochila, con agua dentro de una cantimplora y varias piezas de fruta para comerlas en el campo, si me entraba hambre.
Muy temprano me levanté de la cama, y me fui sin que nadie se diera cuenta, opinaba, bueno dentro de unas pocas horas, cuando vuelva seguro no se habrán dado cuenta de que me he ido, y si me preguntan, les manifestaré que me he ido a ver un animal que el otro día vi, y me gustó mucho, o le puedo decir que me he ido al arroyo a darme un baño y he encontrado unos animalitos que me han hecho compañía, después de todo, es lo que suelo hacer habitualmente, se preguntaba la niña, y seguro no se preocuparían.
Cuando se marchó de casa en dirección a los árboles que estaban a lo lejos     
del monte, subió unas empinadas cuestas que parecía que nunca terminarían. Iba por el camino andando, cuando decidió sentarse al lado de un árbol, porque estaba tan cansada de andar, que el sueño le vencía.
Probaré a sentarme debajo de aquel árbol que tiene unas buenas hojas, y me tomaré unas cuantas piezas de fruta.
Caperucita se sentó en el suelo y se apoyó en el árbol, desde allí se admiraba una vista formidable, estaba muy alto, y el paisaje era asombroso.
Nunca había admirado nada semejante, se manifestaba Caperucita.
No entiendo por qué no quieren que vengamos aquí, con lo bonito que es.
Estaba tan contenta de todo lo que le había sucedido, y tan cansada de tanto andar, que después de comerse las piezas de fruta, y el fresquito que le daba la sombra del árbol. Se quedó dormida.
La noche se le vino encima, y cuando se despertó, eran muy tarde, la luna apenas daba luz, y todo era muy negro.
La niña empezó a asustarse, y se dijo:
¿Cómo era posible que se hubiera quedado tanto tiempo sola dormida?.
Empezó a temblar porque tenía mucho frío, y se apoyó dentro de un árbol que se encontraba cerca del que tenía una pequeña entrada dentro de las ramas.
Que bien, puedo entrar dentro del árbol y cobijarme dentro de las ramas. Allí me quedaré esta noche y mañana saldré temprano, se dijo Caperucita.
Por la mañana temprano cuando los pájaros del campo empezaron a cantar, y los primeros rayos de sol salieron, se despertó, y entonces salió del interior del árbol.
Gracias le declaró, por cobijarme esta noche, y dejarme dormir, le expresó al árbol.
El árbol pareció entender lo que declaraba Caperucita, porque empezó sus ramas a mover con tanta fuerza que hasta el viento huracanado formo.
De esta forma, el viento le dio un empujón tan fuerte a la niña, que sin saber cómo ni porque llego hasta la casa donde estaban los tres cerditos.
Ella se preguntó
¿Cómo es posible que haya llegado hasta la casa esta?
Decidió quedarse dentro de ella, porque no había nadie, y tenía muy
Buena estufa y comida. Bueno voy a descansar esta tarde, y por la noche         
Me quedaré aquí, mañana por la mañana cuando salga el sol, me iré a mi casa.
Y eso fue lo que le sucedió, se lo contó a los tres cerditos todo tal y como está escrito en este pequeño cuento, y algunas otras cosas que no cuento, porque es largo y pocas ganas de escribir tengo, pero en síntesis es lo más destacado de todo lo relatado y contado por Caperucita a los tres cerditos.
Ellos se quedaron atónitos, de todo lo que les había contada Caperucita.
Caperucita, tenemos en un baúl una capa roja, que te gustará.
Vamos a ponértela por si te gusta, y te la pones, porque la ropa que llevas está muy sucia de haberte quedado en el árbol.
La niña decidió hacerles caso, le hacía ilusión, ponerse una capa de color rojo.
Sacaron del baúl la capa, que estaba perfectamente colocada, y se la pusieron a Caperucita.
Que bien te sienta, parece como si siempre la hubieras llevado, le dijeron a la niña
Ella cuando se la puso, se miró y dijo, que bien me sienta la capa roja.
Muchas gracias por dejarme que me la pruebe.
No, no ya te la quedas tú, te la regalamos para que siempre la lleves y te acuerdes de nosotros.
Muchas gracias le manifestó, Caperucita a los tres cerditos.
En estas estaban, cuando debieron los tres cerditos, acompañar a Caperucita hasta su casa, para que no fuera sola.
Prepararon algo de comida, por si se les hacía tarde., y se fueron en camino hasta su casa.
Vamos a colocar cada 100 metros unas pequeñas piedrecitas en el camino cerca del camino, y seguro que no nos perderemos a la vuelta, y eso fueron haciendo mientras andaban y andaban.
Poco antes de mediodía, llegaron a la casa donde vivía Caperucita, y desde lo alto vieron a su madre y a sus hermanos que estaban cerca de la casa.
Caperucita, Caperucita, le dijo la madre, donde has estado que estábamos muy preocupados.
Caperucita un poco avergonzada, decidió contarles todo lo que le había
ocurrido, y le pido perdón a la madre y a sus hermanos por haberse marchado
Sola, sin manifestarles nada.
No vuelva a hacer eso, Caperucita, ten en cuenta que el monte es muy traicionero, hay muchos animales, y tenemos que tener mucho cuidado.
Se alegraron mucho, y les dieron las gracias a los tres cerditos, por haber acompañado a Caperucita hasta la casa.
Podéis quedaros esta noche en la casa, tenemos mucho espacio y mañana cuando amanezca os vais a vuestra casa.
Eso hicieron, porque ya era un poco tarde, y nos les apetecía perderse por el bosque, ahora las piedras no las admiraríamos porque es tarde.
Durmieron esa noche en casa de la madre de Caperucita, y a la mañana siguiente cuando se despertaron, se despidieron de todos los hermanos, la. madre y de Caperucita.
Pronto nos veremos Caperucita, ahora somos vecinos, y nos podemos ver con frecuencia.
Gracias le dijo Caperucita por la capa roja, que me habéis regalado.
Hora la guardaré en un baúl, y cuando vaya a contemplaros a vuestra casa, me la pondré para que me la admiréis.
Se despidieron los tres cerditos, y se marcharon a su casa. Por el camino, no se preocuparon, ya que lo conocían y además tenía las piedras que habían dejado en el camino. Declararon vamos a dejarlas ya para que cuando pase Caperucita, sepa dónde está el camino hasta nuestra casa.
Pasaron muchos días, desde que ocurrió todo lo que aquí narro,
Un buen día Caperucita, decidió ir a casa de los tres cerditos, y llevarse la capa roja que les habían regalado. Pero antes de salir por la mañana, se lo manifestó a su madre y sus hermanos, para que no se preocuparan.
No os preocupéis, sé el camino porque dejaron unas piedras para que no nos perdiéramos.
La madre no dejo que Caperucita fuera sola, y le dijo a uno de sus hermanos que era el más fuerte y mayor que la acompañara, con la promesa de que tenía que volver por la tarde antes de que anocheciera.
No te preocupes le manifestó el hermano a la madre, estaremos de vuelta antes de que anochezca.
Se fueron por el camino donde estaban las piedras, y cuando estaban andando, debajo de un árbol muy grande, encontraron al lobo que salió del árbol.
¿Con que tú eres la niña que ibas con los tres cerditos?, le dijo el lobo a          
Caperucita.
Si yo soy, y ahora voy con mi hermano a verlos, para que vean la capa roja que me regalaron.
Qué bonita es la capa, le manifestó el lobo a Caperucita.
El hermano estaba con la mosca detrás de la oreja, y el palo que llevaba donde se apoyaba en el camino, se manifestó, como te acerques un poco, te lo meto dentro del ojo, y observarás lo que es bueno.
El lobo que pareció entender lo que pensaba el hermano, pensó, que debería andarse con ojo, porque era muy grande de tamaño.
Voy a decirles que me despido de ellos, y cuando vayan por el camino, despistados me acercaré a ellos y me los zamparé de un bocado, se dijo el lobo.
Me quedo aquí, les dijo el lobo, y se despidieron
Caperucita y su hermano, llegaron a la casa de los tres cerditos, y cuando la vieron se pusieron muy contentos. Que alegraría de que hayas venido Caperucita, hacía tiempo que no nos contemplábamos, y ya teníamos ganas de sentirte. Que guapa estas con la capa roja.
Caperucita y su hermano les contaron a los tres cerditos, lo que había ocurrido en el camino, y que habían sentido al lobo detrás del árbol escondido.
Debéis tener cuidado, con el lobo,
Estuvieron toda la tarde comiendo y hablando, y antes de que se les hiciera más tarde, se despidieron y les manifestó Caperucita que la próxima vez serían los tres cerditos los que tenían que ir a la casa de ellos para devolverles la visita.
No os preocupéis, dentro de poco iremos a vuestra casa,
Paso mucho tiempo desde que ocurrió todo lo que narro en este cuento. Paso el verano y ya entrado el otoño
Los tres cerditos siguieron en su casa, y Caperucita y sus hermanos con su madre en la suya.
El lobo un día iba buscando comida, iba persiguiendo a otra ánima que era más rápido que él,
Vaya con este, no hay forma de cogerlo se decía el lobo.
Iré hasta donde esta aquel árbol que se ve en lo alto, y me esconderé dentro, por si se acerca por allí a descansar.
El lobo llegó hasta el árbol, y se escondió dentro,
Al rato se acercó el otro animal que andaba por allí, y admiró la sombra del árbol.
– Voy a descansar un rato, estoy cansado de tanto correr delante del lobo.
Se comió un poco de hierba y algunos frutos que habían caído del árbol, hasta que se quedó dormido.
EL lobo que estaba detrás del árbol, al contemplar al animal abatido de sueño, se mencionó, esta es la mía, ahora te vas a enterar.
Se acercó hasta donde estaba el animal dormido, y que pasó. Que las ramas del árbol lo vieron, y se dijeron unas a otras,
no te lo vas a comer, porque eres malo,
Se movieron con tanta fuerza, que lo empujaron tan lejos que se perdió en él horizonte.
Con el ruido que hicieron se despertó él anima, y las hojas del árbol le dijeron, lo que había ocurrido.
Gracias, por haberme salvado la vida. Estuvo persiguiéndome durante mucho tiempo, hasta que conseguí dejarlo atrás. Sin vosotras no estaría vivo.
No te preocupes le declararon las ramas del árbol, ya seguro que no vendrá más por estos sitios, porque con la fuerza que le hemos dado, estará tan lejos, que no volverá.
El animalito se despidió de las ramas del árbol y siguió su camino. Hasta llegar a la casa de los tres cerditos.
Cuando estos lo vieron que andaba dando vueltas por la casa, le preguntaron que hacía. Él le manifestó lo que le había ocurrido, con el lobo y las ramas del árbol.
Entonces los tres cerditos se dieron cuenta de todo lo que le había contado antes Caperucita, cuando se fue al monte sola, y se quedó dormida dentro del árbol, y que con las ramas la llevaron hasta su casa.
Que alegría-se dijeron,
—ya sabemos que tenemos un amigo en el monte, el árbol de las ramas grandes, que nos trajo a nuestra amiga Caperucita, y a ti, y también se ha llevado al Lobo lejos para que no vuelva nunca más
Se pusieron muy contentos los cuatro, y decidieron entrar en casa, ya que
Era tarde, y el otoño ya entrado, hacía que anocheciera previamente.
Estuvieron mucho tiempo hablando, y se decían unos a otros, cuando llegue la primavera, iremos los cuatro a admirar a Caperucita, su madre y su hermano. Y si quieren nos acercaremos al árbol de las grandes ramas, y lo saludaremos.
La noche iba llegando, y después de cenar y hablar, con las llamas del fuego con el que se calentaban en la chimenea, se despidieron los cuatro.
Los tres cerditos durmieron juntos, y su amigo en la otra cama. La tercera volvió a quedarse vacía.
Mientras dormían, pensaban en Caperucita, y se preguntaban, cuando venga a nuestra casa, se quedará con nosotros por la noche. Encenderemos un fuego y estaremos hablando toda la noche, y luego se quedará a dormir, en la cama que ahora está vacía. Se la reservaremos siempre a ella.
Y así termina la historia, felizmente. El lobo
¿Qué pasaría?
 
Pasa la noche
 la Estela de la noche.
 
Pasa la noche
En la fronda cantando, rondando el mirlo.
Dulce la tonada galante, cuidadoso de su amada. Los huevosen el nido están incubando.
Noches de amor, el ave está velando infatigable hasta la madrugada Con luces nuevas viene la alborada, es la eclosión que puede
estar llegando.Tierna avecilla con canto amoroso, anhelados fulgores con desvelo.
Con las nuevas criaturas, muy celoso, ofrendas a la madre su consuelo, renuevo del amoresplendoroso, pajarillos volando por el cielo.
 
CUANDO SALGA DE ESTA
 la Estela de la noche. Caminando por la vida
 
Cuando salga de esta, iré corriendo a buscarte
te diré con los ojos lo mucho que te echo de menos guardaré enun tarrito todos los abrazos, los besos para cuando se amarre en el alma la pena y el miedo
Me pondré ante mi abuela y de rodillaspediré perdón por las veces que la descuidé.
Brindaremos por los que se fueron sin despedida
Otra vez, otra vez pero mientras los pájaros rondan las casas nido.
Unaprimavera radiante avanza con sigilo He zurcido mis telitas rotas con aguja e hilo
me he mirado, valorado, he vivido Somos aves enjauladas
con tantas ganas de volar que olvidamos que en este remanso
También se ve la vida pasar cuandose quemen las jaulas vuelva a levantarse el telón Recuerda siempre la lección Y este será un mundo mejor cuando salga de esta,
iré corriendo a aplaudirte
Sonreiré, le daré las gracias a quién me cuide
Ya nadie se atreverá aburlar lo importante la calidad de la sanidad será intocable
no me enfadaré tanto con el que dispara odio
es momento de que importe igual lo ajeno y lo propio Contagiar mis ganas de vivir y toda mi alegría Construir, construir
Pero mientras el cielo y la tierra gozan de un respiro,reconquistan los animalitos rincones perdidos.
He bebido sola lentamente una copa de vino He voladocon un libro, he vivido
Somos aves enjauladas contantas ganas de volar.
Que olvidamos que en este remanso,también se ve la vida pasar
Cuando se quemen las jaulas y vuelva a levantarse el telón recuerda siempre la lección
esteserá un mundo mejor Cuando salga de esta,
iré corriendo a abrazarte
 
Se convirtió en faro
 la Estela de la noche.
 
Se convirtió en faro,
 
para muchos que vagaban perdidos en la tormenta
sacudidos por las olas.
Se convirtió en refugio lugar al queregresábamos sabiendo que siempre
encontraríamos unabrazo sanador un plato en la mesa
y una palabra oportuna.
Se convirtió en mar
en el que nos zambullíamos, para recobrar la pasión primera.
Se convirtióen árbol
con dos grandes ramas      
 
que apuntaban al cielo
pero, dobladaspor el peso de sus frutos nos envolvían a todos.
Se convirtió en canción
a veces sonaba muy dentro Reavivando memorias y proyectos.
Se convirtió en misterio una pregunta eterna
que nos libera para siempre de la prisión de las certezas. Acaba el segundo día
Se apaga y dejo que pase, el viento de mediodía.
Ha sido sinceramente un soplo de viento y llama queapaga y no cansa.



a Estela de la noche
Cuenta la noche
 la Estela de la noche.
 
Cuenta la noche,
que cuando el día venga ya nada será igual, porque elsuspiro de la noche
derretirá el pensamiento
que en forma de sueño tengo hacia ti.
Cuenta          lanoche
que siento que te oigo suspirar, pero queparamos de vez en cuando y me dices mi nombre
y yo dormido no te escucho Porque no tengo fuerza de seguirte.
Cuenta la noche, que undía te conocí
y entonces ya nada fue igual.
Que elpasado
fue un letargo de mi vida, apesar de lo vivido
no supe lo bueno que era,porque faltabas tú.
Cuenta la noche,
que el día que venga,
de la mano saldrá la ilusión de saber que en algún momento del día llamarás, y cogeré el teléfono para oírte decir qué me dices mi nombre y te preocupas por mí
Cuenta la noche,
que mañana ya es hoy, y que ayer fue mañana
y que dos años no son nada, porque apenas un sueño
de noche parece que fue
 
La primera
 la Estela de la noche.
 
No sentiré nada
La segunda vez seré
 
Como un pez que traga el agua Pero si hubiera tercera vez Mejor esconderse que perderte
 
Que callada es despista
 la Estela de la noche.
..y me deja sorprendido Primavera ven ya,
que la luz la alegría traigas la pesadilla del invierno vaya Queyo, no quiero la pena
si no contemplar el campo,
a la luz de tu estación serena y bella.
Como bella es la persona a quien yo quiero
que tú sabes, no hace falta que te diga
aunque no lo adivina juguetea con el nombre, como el aroma fino de la noche viene
aunque no pronuncie su nombre no hace falta que lo diga
 
los fantasmas atacan de nuevo historia deterror
 la Estela de la noche.
 
Los fantasmas atacan de nuevo historia de terror
—Bien, usted que me propone:
-escribir un libro
¿Un libro?
Eso hasta yo que no doy pie con letra puedo hacerlo, aunque tardemucho
tiempo.
Claro cualquiera, simplemente hay que tener algo de inspiración, y tranquilidad, sobre todo mucha tranquilidad.
—Habrá que tener también el don de saber escribir-.
— Las letras no se ponen solas. — Y sobre todo un buen guion. Escribir por escribir, ¿de qué sirve? – La gente quiere buenos guiones, y si usted pretende vivir de esto, y que la gente compre sulibro, deberá pensar antes muy bien lo que escribe.
—Antes empezaba por escribir cuatro cosas que se me ocurrían, por ejemplo.
¿Qué he hecho hoy?, y lo relataba de arriba abajo, cuando vi que mi vida era monótona, casi aburrida, ¿Qué iba a escribir? Y seme ocurrieron muchas cosas, para ir saliendo del paso, hasta que no encontré nada que poner. Me desanime tanto, que llegue a odiar los libros, la escritura, y todo lo que hasta entonces me había mantenidofuera del mundo, mi mundo. Aquel que me inventé, que soñé, y que pensaba era, lo único. — Si claro uno se imagina que una etapa de la vida, lo es todo, llegas a creerte Robinson, el más guapo de la clase, porque alguien te dice algún que otro piropo. — Y sobre todo te encierras, creas un mundo ficticio, y cuando descubres que no era nada, te hundes, y vienen todos los demonios a enterrarte profundamente. — Cielos es cierto, eso me paso creo – si no estás seguro, si te hundes, te aseguro será difícil, muy difícil salir del pozo.
Cielos así es —y volviendo a nuestro inicio de conversación…… —no recuerdo, – le decía, que le propongo a usted escribir un libro, pero no un libro cualquiera, sino un buen libro, – ah ya recuerdo, ya recuerdo. — Y dígame, ¿en qué consiste lo que usted me propone? – Fácil amigo, escribir un libro en 24 horas – claro, así de fácil, un libro en 24 horas cree usted que las teclas andan solas -no que va, esun trabajo duro, exigente, de gran esfuerzo mental, pero yo le aseguro que estoy capacitado para hacerlo. — El mundo está lleno de locos, y usted es uno de ellos amigo, pienso que perdió los papeles hace tiempo… -No es broma se lo aseguro, como usted sabe me encantan las apuestas, – si ya lo sé, eso los ha llevado a demasiados problemas, pero pensaba que ya lo había superado, sus miedos, angustias, y todo lo que paso en aquella época. —Si ya está todo olvidado, pero no es eso lo que tengo que proponerle, es simplemente escribir un libro en 24 horas a cambio de que si lo consigo usted me pagará 30.000 euros. – Ja ja ja, ya veo que sigue empeñado en acabar arruinado, amigo es una forma de reinventarme a mí mismo, de reescribir la historia, de hacerme ver que puedo, —y si no lo consigue, que será lo más fácil, que le ocurrirá, volverá a caer en el pozo donde tan difícilmente salió, no quiero ser cómplice de semejante fracaso – a que tiene miedo amigo, a perder el dinero, en la apuesta. (Parada, y breve silencio) – Pongamos que estamos de acuerdo, que usted amigo intentara escribirlo. Yo estoy de acuerdo, no le voy a quitar ese pensamiento, quizás le venga bien intentarlo, definitivamente si lo consigue arrojara todos sus fantasmas que le persiguen, y vivirá más tranquilo. — Correcto amigo, correcto, – ¿cuáles son las reglas del juego?, entonces,
¿quién las propone? – Usted mismo amigo. Elija lugar y sitio, que yo preparare mi sencillo equipaje. Una máquina de escribir, algo de ropa cómoda, y una botella de buen vino. ¿Y algo de comida ligera al menos? — Si algo de fruta y embutido, me llevaré, para que me empape, y no haga un libro de broma. —Es algo serio, entonces lo que usted buen amigo pretende escribir, – ya lo verá ya lo verá – Bien amigo, dicho lo cual y en vista de su empecinamiento, le propongo que escriba el libro en la vieja mansión que tengo a las afueras.
–La mansión perdida, ¿dónde ocurrió?
—Si efectivamente, en esa mansión.
Se encuentra muy lejos, y en esta época del año la lluvia torrencial me impedirá llegar hasta allí, no cree,
-ya se está echando atrás, antes todo eran muy buenas formas, todo positivo, todo perfecto, y ahora una vez que pongo las reglas usted me viene con
problemas de niño infantil  
¿qué cree que se lo comerán los fantasmas, que habitan en la mansión, que el río lo cubrirá con el agua, que no podrá llegar porque un rayo caerá sobre el coche? —Ya sabía que era un poco infantil
no sé por qué pierdoel tiempo en escucharle
— Buenas noches
no, no pretendo decir o poner problemas, lo dicho esta, y con todas las consecuencias. Solo que me había extrañado el lugar, pensaba que ya había usted vendido la mansión y que no existía. En mi pensamiento ya está olvidada, pero es difícil encontrar alguien que la compre. Lo intenté en infinitas ocasiones hace años, perdí la convicción de que hubiera una sola persona en el mundo que la comprara, a pesar de que casi laregalo, nadie la quiere,
quizás usted se anime y se la quede, con el dinero de la apuesta si gana me la podría comprar
¿pero no ha dicho antes que la regala?
Vamos a lo práctico amigo, empiece usted mañana. Esta noche descanse tranquilamente, y vaya meditando el guion.
Cuando sean las 9 horas saldrá usted desde su casa, hasta llegar a la mansión, ¿recuerda bien la ruta, o tengo que escribírsela?
–si la recuerdo, estuve varias ocasiones en aquella época acompañándolos,
¿no lo recuerda?,
–cómo olvidarlo amigo, como olvidar. Fueron buenos tiempos para todos – especialmente los míos.
-Nunca volverán
–De otra forma, amigo, la vida es un ciclo que viene y va, y nunca debemos atarnos, aferrarnos al pasado.
Solo el presente, solo el presente
– así es.
— Vale pues ya queda todo dicho, a las 9 horas vendré a despedirlo, y usted empezara sus 24 horas aproximadamente sobre las 12 horas, y
terminara pasado las 15 horas, donde lo esperaré aquí nuevamente espero que sin libro.
— El tiempo de ida y vuelta no se lo cuento, nosería justo, y algo de tiempo le dejo para acomodarse, ¡quizás encuentre aquello en mal estado!
– Después de todo, hace tiempo que nadie va por allí, y no se sabe, que encontrara.
— Estupendo amigo, así pues, vallase tranquilo y mañana a las 9 horas lo espero.
— Que pase buena noche
– Igualmente.
La noche iba pasando lentamente. Gregorio se marchó tranquilamente, ligeramente agobiado. Recuerdo su mirada al despedirse, lejana, perdida, como quien ha descubierto algo, del pasado, que le retuerce, como si algo que ya estuviera olvidado, volviera a su vida. Yo, por el contrario, mequede mirando el infinito, acompañando con la vista hasta que se despidió, y se subió al coche, arranco el motor de su viejo y gran vehículo que recordaba
otros tiempos. La noche estaba un tanto rara, oscura, no se veían más  
estrellas que unas pocas con pinta de novela de misterio, el árbol de la entrada parecía dar las buenas noches, y el gato negro cruzaba el balcón de la vecina casa, y daba unsalto en la tapia de la mía.
— ¿qué haría a estas horas el gato negro?.
¿Cuándo duermen los condenados gatos, me preguntaba?
Vamos es hora de entrarse empieza a refrescar el tiempo, me prepararé un vaso de leche caliente con una gotita de licor que así me sabe la lechemejor.
Tú puedes hacerlo, me dije, mientras cerraba la puerta, subí las escaleras, y dejaba abajo la entrada, luego volvería abajo a la cocina, antes de acostarme. Me senté en la hamaca de la entrada, después de reposar lentamente el vaso de leche que humeaba, y me quemaba ligeramente la lengua como a mí me gustaba. Y mientras mecía la hamaca, miraba al infinito, al cuadro, a los retratos de tiempos pasados que aún conservaba. Pensaba en cosas del pasado, que algunas veces las sombras de los recuerdos me traían, antiguas angustias, que ya cicatrizaron, viejas heridas que tardaron en cerrarse, después de todo el tiempo es la mejor ayuda, y el olvido lo mejor para seguir y seguir, y con la ayuda de Dios. Mi fe me ha salvado, aunque a veces caigo y caigo…… Dejo el vaso en la cocina, lolimpio y guardo en la estantería, cierro las luces y camino despacio por la escalera, las sombras van quedando abajo, todo parece que nuevamente comienza.
Ahora toca me dije dormir, ojalá pueda, ojalá la próstata me deje esta noche dormir, y no me tenga que continuamente levanta, Ojalá pueda… Me acosté y profundamente me quedé dormido
Gracias, Señor. Gracias A la mañana siguiente, escuche el ruido del coche que se acercaba,
—ya estoy listo y preparado, me dije Aquí viene Gregorio con su viejo coche,
—no lo hare esperar. Apenas se acercó, me acerqué a la ventana, y le dije:
—Ya estoy preparado, bajo enseguida. Iba caminando por la escalera, sonriente como el que sabe que conseguirá su objetivo, y de camino, dejaré a mi amigo sorprendido.
Sé que nunca confió en mí, siempre fui un pelele para él, una sombraque caminé mucho tiempo solitaria, y otras presas de mis recuerdos, frágil, apenas sin aliento, que vacilaba y no era dueño de mí mismo
–Necesitas constantemente mi ayuda, apenas si no te mantienes, y que haces,
-sabes que me gusta escribir,
–pero de que te sirve lo empiezas lo dejas no acabas nunca
-ya lo se algún día cambiara todo
¿cuándo llegara ese día, seguro no lo vere? cómo no si eres casi más joven que yo
¿cómo dices eso, si te llevo más de diez años?
–Anda, anda, que eres muy liante,
termina, termina lo que empieces, no lo dejes a medias. Lo importante es empezar algo, seguirlo y terminarlo.
—si no te autodestruyes, y te pierdes en tus sombras.
—Es fácil decirlo, pero a veces resulta tan complicado
—lo sé, eres un lastimero, siempre pensando, pobrecito todos los males del      
cielo, todas las cruces me las reservan a mí, que si mi enfermedad, el dinero, los problemas con la bebida, todo, todo, la familia, los amigos, que mala suerte.
— Piensa que todos tenemos las cruces que Dios nos da, y además si tú tienes más que otros caminaras seguro al cielo, porque ya santo si lo pasas ceras
—no digas tonterías, Eran como pequeñas ráfagas que iban y venían, mi mente siempre andaba trabajando,
—ese es mi problema que mi mente no descansa nunca, me decía
Ya voy
Buenos días, Gregorio buenos días mi querido amigo
¿qué tal andamos de ánimo?
has dormido bien, has descansado tu vieja vejiga
-me ha dado parece un respiro esta noche, espero al menos que estas horas no me inoportuna mucho, allí en la mansión los cuartos de baño sonviejos, y ruidosos, y si tengo que andar de camino en camino no terminaré el libro seguro
al menos podrás escribir sobre el tema ese
—claro doctor en medicina.
— Vale que se hace tarde, y la apuesta empieza en 3 horas.
Me acerqué al porche, subí la persiana, todo parecía estar en orden, hacía mucho tiempo que no entraba, la costumbre de ir andando a todos lados hace que esta habitación no la visite mucho, a pesar de lo grande y espaciosa que es. Estaba llenade latas, recuerdos acumulados, y muchas cosas que el tiempo y la soledad han ido dejando, hasta varios libros viejos de mi estantería, que algún día me traje para leer tranquilamente estaban en la vieja estantería del garaje,
—Algún día volveré y leeré esos viejos libros, anotaciones que tengo, y el viejo baúl de las fotos de antaño
Ahorano te entretengas, que ya tendrás tiempo de recrearte cuando vuelvas, total en unas horas estarás por aquí parece que me voy para siempre pensé en mi interior, y son solo un poco más de 24 horas, que rara sensación. Saque el coche, afortunadamente arranco bien, pensaba decirle a Gregorio, que tenía que empujarle, y seguro diría ya estás perdiendo el tiempo, ahora con el coche que no arranca. La cancela de la puerta se quedó bien cerrada, vigila bien la casa, que son muchas cosas las que dejo,
Yo me quedo un rato por aquí paseando me gusta ver la vista desde este sitio al lago, es lo mejor que tiene el lugar donde vives,
Ten cuidado con el gato negro que anda perdido por la vaya, le gusta arañar por la mañana
No digas tonterías
-Bueno hasta mañana SDQ, Subió al coche y con la mano subiendo la ventanilla me despedí
Hasta luego, ten cuidado con el camino
—Lo tendré.
 
La hormiga que quiso ser un elefante
 la Estela de la noche
 
Había una vez una hormiga que todas       las noches soñaba con ser un elefante, y que se encontraba paseando por la selva en África.
Se preguntaba
¿qué sería de mí si pudiera ser tan alta que todo lo viera,si tuviera enormes colmillos afilados, y una gran trompa con que coger las espigas?
– Pasearía elegantemente, dejando a todas las hormigas boquiabiertas, y antes de que terminara el día ya tendría la despensa llena de trigo.
Pero, claro la hormiga sabia poco de geografía, y no se percataba de que en aquella zona no había trigo, sino selva, y que había enormes animales que siempre intentarían destrozar su grandeza y trono. Y sobre todo desconocía al más sanguinario de los animales, que era un humano, que le gustaba cazar elefantes, para coger sus colmillos y venderlos, sacar mucho dinero y luego disfrutar colgándolo en la pared de su casa como un gran trofeo con el que disfrutar con el resto de sus amigos los humanos, que alegremente lo celebrarían.
—Prefiero ser lo que soy, una humilde hormiga, aunque siempre este trabajando sin descanso, pero sé que al final del verano tendré la despensallena y poder descansar.
Pero nunca se alegraba de lo que era, y en su peregrinar camino detrás de las hormigas de hoyo en hoyo con el sol cayendo del verano, se decía
“a pesar de todo, quiero ser un elefante, grande y fuerte, y aunque un triste cazador me abata, prefiero ser abatido y poner mi colmillo en una gran casa, que ser pisado por el pie humano que con saña me pise cuando paso por el campo, sin que nadie me retrate, y despellejada muera en la tierra vil, sin que nadie pueda verme, como el colmillo de marfil, o reverenciado”
Y es que eso fue lo que te ocurrió, pequeña hormiguita, cuando ibas desfilando por la arena con tu trocito de trigo colgado en la espalda, que otro te lo arrebató. Pero dormiste pensando que eras el elefante soñado: alegre, grande y juguetón que paseaba por África, con su gran trompa que de un suspiro recogía el trigo amarillo de la tierra que pisaba y en volandaslo llevabas sin que esfuerzo le propiciara. Y ese sueño te hizo felizmente pensar que eras lo que nunca en vida pudiste.
Ser una hormiga que por un día (el que duro su sueño fue feliz) que en un enorme elefante se convirtió, aunque el resto de su trabajadora vida fuera,
una simple pero luchadora y soñadora hormiga.  
Quisiera ser un payaso (¿los soy?.. la Estela de la noche.
Quisiera tener la sonrisa de un payaso y salir a la calle y que miren lanariz como un postín.
Tan rojiza que parece un tomate el moflete que sale de la cara y cuando hable, que parezca un sainete y cuando cante que te cantepor la noche y te diga esas canciones que te canto cuando te hablo.
Quisiera ser un payaso amable y grande para coger a los niños y verlos contentos y decirle al oído la canción de don José como los payasos del circo cantando.
” hola don pepito hola don José”
Quisiera ser un payaso en el circo de la vida y correr por las calles repartiendo sonrisas que alegrara a la gente y quitarlesla pena.
Quisiera ser un payaso con la cara pintada y que nunca se fuera elcolor de la flor.
Quisiera ser un payaso sin circo en la calle, pasando el platillo cuando actúo y contagiar la alegría
Ah que lindo seria ser un payaso y qué bonito pensarlo, me recrea la noche y me alienta, ¡cuando termino la feria del día
Ah que payaso sería, y cantar la guitarra que tengo conmigo
que bonito solo pensarlo, que alegría Que viva el payaso que quiero
El circo mi mundo, el aplauso mi llanto, la carpa la vida, y tú en mediode todos
Quisiera ser hoy un payaso, para decir payasadas, para que tú te rías ylas compartas conmigo.
Quisiera ser un payaso en el circo de la vida, y cambiar los llantos porgrandes aplausos.
Quisiera ser un payaso y llevarte un beso, darte mi nariz y cantar contigo, abrazarnos juntos y compartirlo todo, para que el mundo veaque nos queremos y juntos de la mano rodear la tierra y que desde el cielo allí se vea.
Quisiera llamar al payaso que tengo dentro, y dejar la cara triste que tengo dentro, igual que el niño besa a su madre, quisiera volver a serlo.
Escrito donde todo termina en O.
(La importancia de un escrito, intentar que todo quede como uno piensa, se complica cuando uno al mismo tiempo, intenta que cada palabra terminada, sea un reto., como por ejemplo , todo termine enla letra o)
Quiero pedir perdón por lo que he sido. y pedir perdón por no saberlo.
Por no haber sabido que he debido
haber llevado el camino fastidiado Quizás si hubiera yo sabido,
las cosas que iban ocurriendo. tal vez hubiera yo cambiado.,
el rumbo de la vida trasnochado Ahora con respiro pienso y callo., algunascosas del pasado
Ahora lo que importa, ya no cuento Lo importante, está pasando
Del futuro, no preocupo pensarmucho Cada día lleva su misterio
con eso quiero y cuento      
ahora, ahora ya       no da tormento
He pasado nubarrones que no cuento Ya quedó todo en el recuerdo
pasaron las penas y me arrepiento
A Dios le pedí perdón en su momento estamos en la época deltodo
Si ahora no atrapo este momento me dejo guiar por lopasado
El tormento volverá y seguro lo lamento
Quiero que después que yoperdono Como Dios conmigo hizo
Vuelvan las cosas a su sitio Que ahora conmigo
Vivo a gusto
la importancia de la vida en mi relato va pasando poco a poco
Contemplar con sutileza y tranquilo
Que Dios y tú con eso cuento Y para eso debo estar contento
Perdonar, perdón y me arrepiento De lo poco o mucho delpasado Que ahora ya no cuento ni intereso Viva Dios, viva el momento,
mi sentimiento, mi fortaleza, y lo quesiento           
Que con eso voy contento, y a ti me presto
 
CUCÚ (CUÉNTAME UN CUENTO).
 la Estela de la noche.
(El cuento, se convirtió en una realidad. El deseo se plasmó en un proyecto
El proyecto está ya en acción.
” Hombre y mujeres, han sidoy son capaces de crear donde no había nada, una semilla, que hoy día es una realidad, y con Amor infinito que brota de la unión de las familias, hermanos, y gente de bien, lo han hecho posible) Vuestra semilla ya ha sido puesta. Ahora dejemos que crezca, que las generaciones lo cuenten, y que el cuento siga.
Gracias de corazón fraterno.
 
Cuéntame un cuento, Cuéntame tu cuento que yo te contaré el mío
Así como yo te cuento una ilusión porescrito, mi cuento serála vida
de la persona que va y viene.
“La gente se reúne, se cuenta lo que quedó su día a día, se transforma, cuando allí se reúnen
(en la Parroquia de Jesús Obrero)”
 
Cuéntame un cuento, para que yo me alegre, para que tú.,
viajero te muevas por mi recuerdo cuéntame el niño que tuviste,
el que aún cree en laschuques el que cuenta: uno, dos, tres
el que dice lo que piensa.
Convierte la realidad, en una disparatada idea. Cambia el mundo, muévete,
no te aísles y juntos, contémonos cuentos
“Cucú se llamará mi cuento”
como el miau delgato,        
como el ruido del buey, como el pío del canario, como el mua de tu beso. Cuéntame un cuento, que me despierte viendo tu sonrisa en lacara,
el mundo cambiado. Cuéntame un cuento, que sueñe en la noche y que viva en el día Cuéntame un cuento, que cambietu cara
Dame tu mano, Coge la mía Unamos lasnuestras
Sí, cuéntame tu cuento, el de tu vida, y dadme tu tiempo, y toma el
mío.
Quiero escucharlo despacio.
Te dedicaré mi tiempo, lo que más aprecio.
Cuéntame un cuento:
“el del caballo solitario”
“el de la princesa Galopando”
el del niño del risketo. El que te contaba, para dormirte
el que me pediste aquel día, el que nunca supe contarte
el del niño que quería ser gigante o el del
” Ángel de laGuarda dulce compañía, no me desampares, ni de
noche ni de día.
“El de Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto y te doy mi corazón.
” El de la caricia alegre, el del beso en la mejilla,
el del pirata pata negra, o el que.
” A Dios pide por la noche.Se convierta, su deseo enrealidad. Pero no dejes nunca, que la realidad te cambie
Sigue contando cuentos, de seis a noventa años. Que yo, pararé mi tiempo, para escucharte contarlo.
Mi cuento será tu cuento el tuyo será el del otro.
Y así en cadena un cuento será
 
CUCÚ
 
La parada
 la Estela de la noche.
Érase una vez una anciana sentada en la parada de bus. Todoslos días lloviera o hiciera sol, se sentaba.
 
Apretaba las manos, y con mirada :tenue, tranquila, sosegada, sin mirada a un punto fijo.
Callada(meditando)
Un día cuando pasaba un niño vio, y se fijo en ella.
Pensaba que hacía unos días también la vio sentada en el mismositio. Pero no le hizo caso ,siguió su camino.
La gente subía y bajaba. Algunos rápidos, otros despacio.
La mayoría, por no decir otra cosa No se fijaban en ella.
-Es raro quenadie le pregunte, o se interese por ß˙½
El niño se acerco ella ,y le preguntó si quería compañía.,porque laencontraba muy sola.
La pobre ancianita, lo miró algo sorprendida, pues habitualmente nadie separaba a hablar con ella, y más un niño pequeño.
-Gracias v◆por pararte a hablar conmigo- le dijo
¿Qué haces aquí sentada sola?
-No estoy sola. ,estoy esperando a mi hijo, que pronto vendrá en el autobús.    
Se fue esta mañana temprano, y ahora llegará. Me gusta venir a por él, y lo acompaño a su casa para hablar con él.
El niño pensó que no estaba muy bien, de la cabeza, porque nunca vio a la ancianita con nadie.
-Bueno lo mismo hoy viene su hijo y yo estoy equivocado.
-Ya estoy juzgando sin saber
-Muy bien le dijo el niño,
¿si quiere me puede contar algo de él.
¿Como se llama? La ancianita- dijo que se llamaba Jesús, que era muy bueno y se preocupaba mucho por la gente.
El niño le preguntó
¿En que trabajaba? Ella le dijo:
-que era un gran carpintero, igual que su padre.
-Bonito trabajo.
A mí  me gusta mucho la madera, y hago mesas, sillas y juguetes, algunos los reparto con mis amigos, y nos divertimos mucho.
-Que bien -le dijo la ancianita, puede que te guste ver a mi hijo, y seguro podréis hacer muchas cosas con la madera.
La tarde iba pasando, y el frío era cada vez más intenso.
-Es tarde ya-dijo el niño.
-Seguro que su hijo se habrá entretenido conalguien, o habrá perdido el autobús, y habrá cogido otro.
La  ancianita,  viendo  la  preocupación  del  pequeño,  pensó  que         ӳ◆ podría ser cierto
-Vale será mejor que me vaya, mañana vendré otra vez a recoger a mi hijo, y le preguntare porque no ha venido hoy.
¿Si quiere la acompañó a su casa?
-No hace falta, le fijo la ancianita. Vivo muy cerca y tu debes irte a casa., que ya es tarde y tus padres estarán ”◆preocupados.
-Vale, por cierto,
¿cómo se llama usted?- preguntó, el 7”;˜
-María.
-Qué bonito nombre tiene-contestó,
¿Y tú cómo te llamas?
-Jesús.
La ancianita se emocionó. Y mientras andaba pensó en el chico. Cuando iba a torcer la acera, miró para atrás, y ya no lo vio.
-Ojalá, mañana venga Jesús para hablar con él Hl:ß, Pensó María antes de entrar en su casa.
-Ojalá, seguro que si María
 
La fuerza que agita el viento eres TÚ.
  la Estela de la noche.
 
La madre cogiendo al niño, el padre remando va, los tres se cruzan lamirada., (o quizás no sea el padre sino un pescador).
El amor derramado, cuando más se practica más crece en nuestros corazones.
Nuestra fragilidad se hace más fuerte cuando nos sentimos amados. Nuestro remar se hace más ligero al sentirnos queridos.Aunque el viento sople fuerte, si hay amor verdadero, el barco caminará seguro.
El pescador nos conduce, hacia aguas tranquilas.
 
“Aunque pase por senderos ocultos, no temeré, porque tu vara y tucallada me acompañarán todos los días de mi vida.
Descansaré en aguas tranquilas ,caminaré por verdes praderas”
Aunque el agua agite la barca, ¡No temeré! si tú me llevas, porque elamor con que remas
en mi interior se transforma, en la fuerza que veo en ti.
Las olas son los días de mi vida, (algunas veces tranquila, otras conoleaje fuerte, que parece que se hunde)., el viento nuestro pensamiento., el barco nuestro seguro sustento., el pescador nuestro guía., la mirada del niño el amor derramado, la ilusión, la inocencia, nuestra compañía., la mujer nuestra fuerza, la belleza, lapalabra tranquila., el mar es la vida., y el cielo la espera., la tierra nuestra seguridad, fortaleza., mientras navegamos, vamos, cuando el barco se detiene, paramos. Pero el barco de la foto
navega tranquilo.     Estamos seguros, porque nos conduce la fuerza de Dios.
 
NO ME CUENTES PENAS
la Estela de la noche.
No me cuentes penas, cuéntame alegrías que pa penita pena ya tengomi vida.
No me cuentes penas cuéntame alegrías que mi corazón searrime a la verita tuya.
No me cuentes penas cuéntame alegrías que la vida pasa y me quedo solo. Cuéntame alegrías no me cuentes penas que pa penar ya llevo misaquito lleno. No me cuentes penas cuéntame alegrías para compartirlo y sentirlo,a la verita tuya.
Vamos alegría, deja atrás la pena, que no quiero me digan que lapena me hunde y la vida pierdo
Cuéntame alegrías no me cuentes penas que tu y yo sabemos quecomo la vida viene se entretiene y pierde
Y si me cuentas alegrías sin contárteme penas disfrutaremosla vida seremos compañía y acompañaremos a quien con pena no venga y alegría entretenga.
Viva la vida, y la pena fuera que ahora la gente tiene ganas de vida. Por eso no quiero ahora, me cuentes penas.
Cuéntame alegrías que endulcen la vida como un caramelo como una sirena como tusonrisa la vida espera
 
Andando junto al pie del Peregrino
 la Estela de la noche.
 
Andando junto al pie del peregrino. A que sentir secretamente dejas, sin herir con tu esplendor los ojos fijosante el Sacramento de tu Cena santa. Ya sé dónde encontrar mi refrigerio
¿dónde permanecer acompañado, dónde acumular fuerza y ternura.? Sé Quién siempre espera discreto, sin exigir el encuentro amigo, Quién permanece atento.
Un trozo de pan es el Misterio
de entrega de amor sin condiciones, de fidelidad sin tiempo, eterna,
de referencia solidaria, atenta:
la Eucaristía, banquete, altar, ofrenda,
amor sin límite, materno.   
Es la Eucaristía espejo
donde verme llamado, corregido, invitado a la entrega generosa, sin precio, gratuita, sin vanidad pretenciosa,hecho pan roto y entero.
No tengo que hacer lucubraciones, estás presente, glorioso, vivo. No eres una idea, ni un icono, no eres mito, ni fetiche.
Eres Tú, el Hijo amado, el Hijo de Dios bendito. Y adoro a tu paso el Sacramento.
Sin pedirte nada, a cambio me regalas la certeza en el hondón del alma, de mis ojos en los tuyos, de que te llevas consciente mi mirada, por hacerte encontradizo en elcamino.
Te has hecho compañero, amigo Sin imponer presencia, mendigo,
y al tiempo te haces vino y pan partido. Avanzas al ritmo de los niños.
Los ancianos te reconocen puerto, y andas junto al pie del peregrino.
 
relato de la joya.
 la Estela de la noche.
 
¿Dónde y por qué?
 
mi desesperanza me hunde
yo pensaba que tú lo eras todo sin embargo, después de todo
 
¿Quién eras?
 
Ahora recuerdo aquellos días en los que no te encontraba pensaba, que estabas
haciendo la función en el teatro y yo, ingenua hora comprendo, porque jugabas conmigo,
me enlucías tu joya desnuda en mi pecho, y me componías
tu perfecta sonrisa, de un caballero que yo no era.
 
Después de todo, caí tan bajo que ahora mi tormento me vacía
y no sé, hasta donde puedo terminar pero no, seré más fuerte que tú
 
Después de todo la vida te cortó las alas y ahora yace tu cuerpo en soledad
Iré a dejarte una rosa, algún día,
te llevaré una baratija que me pusiste en el dedo y terminaré mis lánguidos días
en un suspiro, en mi refugio vacío,
pero lleno de pensamiento, esperándote.
Podría ir con lo que tu me diste
a descubrir quien en realidad fuiste
porque me hiciste lo que yo no pude comprender o será que yo he sido tan ingenuo
que merezco el tormento que en vida tuya no supe comprender.
La luciérnaga en la noche será mi guía, campo y sueño
y la riqueza, vendida de “la joya barata” surtirá nuevas alegrías
que la mía ya perdida queda atormentada en el recuerdo de lo que nunca por amor
supe entender.
 
Cuenta la noche
 la Estela de la noche.
Que cuando el día venga ya nada será igual, porque el suspiro de la noche derretirá el pensamiento, que en forma de sueño tengo hacia ti. Cuenta la noche, que siento que te oigo suspirar a lo lejos, pero qué paramos de vez en cuando, y me dices mi nombre y yo dormido no escucho, porque no tengo fuerzas de seguirte.
Cuenta la noche, que un día te conocí y entonces ya no fue igual, que lo antes pasado, que fue un letargo mi vida, a pesar de los buenos momentos ocurridos, no supe lo bueno que era porque faltabas tú.
Cuenta la noche, que el día que venga de la mano, saldrá la ilusión de saber que en algún momento llamaras, y cogeré el teléfono para oírte decir, qué me dices mi nombre y te preocupas por mí.
Cuenta la noche, que mañana ya es hoy, y que ayer fue mañana, y que dos años no son nada, porque apenas un sueño de noche parece que ha sido.
Cuenta la noche, qué dice decirme, que tú estás conmigo, que
siempre estarás y que tú serás para mí, como yo quiero que seas, un sueño tal vez que se cumple en la noche de mis muchos recuerdos.
Cuenta la noche, que te diga cuando me despierte el buen Dios, que rece y pida por ti y que te traiga lo bueno que tú te mereces y que cuides de aquellos ángeles que en forma de padres tienes a tu lado.
Cuenta la noche, que un día te vi y pensé que tenías algo especial, que tu mirada cautiva, y que no sabes, no sabes, no sabes.
Cuenta la noche, que mañana en la noche seguiré pensando y dando gracias a Dios, para que siga otra noche y otro día y otro siendo tu velero, que te conduzca por el jardín de mis sueños y de mis deseos, y sentir que te
tengo y que te llevo siempre dentro de mí, porque tú te mereces lo mejor de lo mejor.
Cuenta la noche, que al despertarme no estarás conmigo, porque fuiste un sueño, un soplo que el viento me trajo un día, y que retozó en mi en forma de deseo.
Cuenta la noche, que ya no podré verte en el día, y que seguiré contigo solo en la noche de mis deseos, cuando se apague la luz del día
Cuenta la noche, que te diga, que me despida de ti, porque el tiempo pasado ya termino, y lo que queda es, una llama de vida en forma de muchos recuerdos, que me hicieron tan feliz.
Cuenta la noche
 
Memorias de un niño. Entre Granada y Madrid
 
 la Estela de la noche.
 
DE GRANADA A MADRID Y VICEVERSA
(En recuerdo de mi padre, a que tanto quise, quiero y seguiré queriendo)
 
I SALIDA DE GRANADA
Erase un día muy soleado cuando iba como de costumbre y cuento tantas veces y ya he escrito, paseando por la calle (y en esto queiba absorto) me viene a la memoria un reciente escrito, que hace unos días dejé de relatar y que ahora con esto que me ha dado de escribir cosas, conforme
escribo me viene a la memoria., (pero como iba diciendo), me he acordado,
 
de que hace unos días empecé aescribir de un tema que me gusto un poco y era de:
“Cuando era pequeño e iba a Madrid con mi padre”,
Relataba la pasión que en aquel momento sentí por los trenes A mí siempre me ha gustado el mundo ferroviario.
Es un poco mágico todolo que lo envuelve, (sobre todo claro), las Estaciones de antes, las antiguas, las que yo conocí en aquellos lejanos tiempos.
Me gustaba mucho, llegar a la estación y ver el aroma que se respiraba añejo, había prisa sí, porque siempre la ha habido, pero me da la impresión de que era una prisa distinta. Quizás porque la mirada que tenía en aquel entonces era la de un niño de no más de 10 años de edad, algo bastante catetillo de provincia, (que iba a la granciudad que por aquel entonces sobre todo era Madrid, (ahora tambiénlo es, y seguimos siendo algo catetillos aunque claro con esto de las autonomías y demás parece otra cosa).
Pero yo en aquel entonces eraun niño de apenas diez años, e iba viajando con mi padre. Cuando llegaba a la estación, (para mi todo era mágico), desde el primer momento que entraba y pisaba o pasaba por la puerta. No era muy bonita, estaba un poco desaliñada, pero no importaba. Entrabamos por la puerta y en apenas un pasillo a la izquierda, estaban los despachos de billetes, y a la derecha una cafetería donde nunca entrabamos, y un gran reloj en el centro de la puerta que marcaba la hora. Y luego un pequeño cartel indicando el tren que partía. Había pocos trenes a: Madrid Barcelona, y alguno que otro regional.
Los trenes de Madrid se ponían al principio, en la fila uno o anden mejor dicho uno. Estaba justo al entrar, y ya desde la misma puerta de entrada en la estación se veía. Cuando cruzaba la puerta con mi padre, ya estaba preparado el tren. Una fila muy larga, desde el iniciose perdía al fondo., y entonces como casi siempre, llegábamos con tiempo- costumbre esta que tenía mi padre y que ahora me la ha transmitido a mi -lo de procurar llegar con tiempo a las cosas-., (Es una buena costumbre creo), porque te quita tensión y te permite jugarcon los pensamientos, (bueno al menos a mí me lo parece), aunque en esto como en todo, habrá opiniones tan respetables sino más que la de unpequeño servidor.
Y con esto me vengo a ese tiempo, que era., tan bonito ver el tren parado haciendo ruido., las maquinas con el humo   que      salía    disparado
hacia los       raíles   y esos  vagonestan grandes
Una vez que llegábamos, y estábamos allí muchas veces, le pedía permiso a mi padre, para ir andando hasta el inicio del tren.
Él me decía que tuviera cuidado, pero tampoco me ponía muchas pegas. (Pienso yo que eran otros tiempos y no había tanto misterio como ahora)., que da susto muchas cosas, (pero a mí me gustaba ir alprincipio), donde estaba la máquina que dirigía el tren.
Esta era más bonita si cabe, que el resto de los vagones. Era bien distinta más larga, más grande, con dos enormes ventanas en los laterales y sobre todo (me gustaba mucho), la enorme chimenea que tenía, y me llamaba mucho la atención, sus poderosos faros., eran tan enormes que parecían iluminar todos mis sentimientos, encendidos y preparados para la partida
Y allí en lo alto ya estaba preparado el maquinista, silbando con su traje que parecía de fiesta, con la mano en alto y su bastón preparadopara dar el toque de partida. Había grandes botones por todos los lados (o al menos a mí me parecía) porque tampoco es que viera mucho porque no era muy alto en esa edad, y no veía, aunque mi imaginación era un torbellino que me hacía ver muchas cosas – (de las que parece solo la imaginación y la mirada de un niño adolescentesolo puede ver)
La gente iba entrando y ya se palpaba el bullicio, la mezcla del viajeroy la persona que lo acompaña a despedirlo. (Era algo que siempre me gustó mucho), esas eternas despedidas de antaño, parecía que uno seiba y no volvería nunca más y que aquí se acababa todo. Sonrisas mezcladas con llantos de lagrima, y sobre todo me emocionaba muchola despedida, de la persona querida a su amada compañera entre besosy caricias que, aunque en mi corta edad no distinguía de estas cosas, sí que ahora pienso que era lo que ocurría.
Mi padre ya me estaba diciéndome: …” que me acercara que ya íbamosa subir al tren”., y yo obediente me acercaba a él. Entonces subíamos al vagón, (de segunda clase). Yo miraba muchas veces a los de primera,que siempre se ponían al principio de la vía y nosotros siempre al finaldel mismo, y me preguntaba.
¿Cómo sería por dentro? Algún díaentraré, comprare dos billetes, para mi padre y para mí, (era una de mis primeras ilusiones que tuve de pequeño, comprar dos billetes de primera en el Tren de Granada a Madrid
Me fijaba en la gente, y me decía
-hay van las distinguidas personas que suben en primera clase, (aunque tampoco era gran cosa)., y mi padre y yo, nos subíamos tan contentos., (y eso para mí era lo importante.
”A él le supondría un gran sacrificio”
Una vez dentro del tren, siempre mirando a los lados para comprobar el asiento, y entonces una vez encontrado subir las maletas claro. Mi padre a la parte superior, le costaba un poco porque era alto el tren. No era muy alto, pero la cosa es, -que siempre todo se colocaba en susitio, y ya uno a sentarse, (por supuesto yo en ventanilla siempre, costumbre esta que sigo conservando), y mi padre al lado mío. A mí como a casi todos los niños, (pienso le gusta la ventanilla) una vez que nos sentábamos, pasaba el
revisor para clicar los billetes., (revisor delos de antes), que ya no existen, con su gorra y sutraje trajeado, un pequeño bigotillo y muy amable pasaba saludando uno a uno a todos los que estábamos sentados. Normalmente el tren   a   tope de gente, que ya sentada en su asiento y colocadas las cosas en sus sitios, empezaban   el   chismorreo , que no faltaba la conversación, el saludo tan cortes:
” vamos ya que salimos”
Al fondo el silbato pintando y la bandera roja de partida del tren,hasta que no se alzaba, todo el mundo quieto y una vez bajada
“ya empezaba a cantar el pito y rugido de la maquina y empezaba a moverse el tren por los raíles haciendo ese ruido tan característico” que me encantaba…. miraba sonriendo a mi padre y él me decía:
-Que ya nos vamos
La gente aprovechaba, para sus últimas despedidas de los que habíanido a despedirlo., las ultimas lágrimas, los últimos adioses, las ultimas sonrisas y algunos incluso iban andando conforme el tren se movía y seguían y seguían prácticamente hasta que terminaba la vía
Entonces me gustaba mirar por la ventana, ver el final de la estación, contemplar cómo no, a mi Granada.
Al fondo la Sierra Nevada, la Alhambra bella y hermosa y la Iglesia deSan Jerónimo que al fondo se veía., Entre tanta belleza en su conjunto,que ni el mejor poeta y pintor del mundo podrían soñar en juntar tantahermosura en tan poco espacio.
Que un lienzo parecía para enmarcar en el sueño del recuerdo de este niño
Que ahora partía, para la gran ciudad, y que atrás dejaba lo quemás quería mi pequeño reino mi Granada.
Toda esta hermosa estación de tren, conforme seguía por las vías marchando quedaba atrás, y con ellos. cuantos pensamientos ibany venían, mezclándose en mi interior
¿qué sería de todo aquello?
Empezaba a partir de ese momento, el momento de contemplar el paisaje, quedaban por delante muchas horas de viaje, muchas cosas que ver, muchos paisajes dormidos, algunos y otros pensando en lo que atrás quedaba y lo que vendría luego cuando llegáramos, las mezclas de los pensamientos nos confunden, los sueños y las extrañassensaciones.
Yo tenía la mirada limpia, de un niño soñador y casi siempre contento.
 
Iba con mi padre y era muy feliz de tenerlo conmigo, a mi ladosiempre
Acompañándome a Madrid, a la ciudad de mis sueños y de mis penas,(por aquel entonces), todo era tan mágico, hasta la merienda que tocaba en el camino, porque entonces, se comía en el camino, se sacaba la merienda que estaba tan rica, y mientras comíamos seguíamos andando y viendo los paisajes.
De mi querida Granada
Y luego todo lo que vendría, después la provincia de Jaén,Despeñaperros misteriosa, con tanto monte verde y que me encantaba. Las paradas eternas que hacíamos, algunas veces en mitadde   nada   paraban   misteriosamente el tren, y así seguíamos…. Me imaginaba un mundo de bandoleros cuando veía los frondosos bosques mientras el tren surcaba por la ladera delos ríos.
Mi padre muchas veces, después de comer y dejar las cosas en susitio Se echaba su cabezadita y algunas veces empezaba a roncary yo
le daba un empujón con la mano, para que se callara.
Abría los ojos, me miraba con esos
“enormes mofletes que tenía y me sonreía”
Después volvía a quedarse dormido y así, estábamos los dos. Yo seguía mirando y mirando y viendo y viendo., continuaba el tren su marcha y más tarde, pasábamos por los llanos de la Mancha, interminables llanuras, llenas de verdes uva.
Me gustaba tanto, el contraste con los paisajes de Andalucía.
Al fondo a la derecha, ya se divisa Valdepeñas, tierra de buen vino,
“Y empieza el Quijote a cabalgar por las vías, llevando su particular Molino andante en forma de vagón.”
Y después de Valdepeñas, vendría:
La Solana “Que pueblo Galán”.
Pueblo de los galanes, pueblo seco pero hermoso, y su gran torre embistiendo a lo lejos, qué bonito y sigue y sigue., y allí se queda a lo lejos con la mirada perdida.
Y por supuesto en el momento de pasar diciéndole a mi padre: mira La Solana, allí se ve, y los dos mirando decíamos
-Pronto iremos
Algunos al fondo a la izquierda, quedaban con sus Molinos en el monte,          
otros, con sus enormes campanarios, y todos con sus grandesmonumentos
¡en forma de uva y vid! ¡qué tan característico riega estoslares del mundo! con ese vino tan bueno, aunque yo por mi edad no lo probara. Así continuaba la aventura del camino, dejando la provincia de Ciudad real, y pasado por Toledo.
Aunque confieso, que me levantaba de vez en cuando, iba de un ladoa otro del vagón, entraba en el servicio que era estrecho y pequeño y no paraba.
Ya se iba notando que poco a poco nos acercábamos. Allí en la lejanía se veía la gran ciudad que era y es Madrid, y antes de llegar,pasábamos por Aranjuez, no por la ciudad que quedaba a
la derecha, pero si por sus paisajes, y el rio, y luego vendría el “Cerro de los Ángeles”.
Me gustaba ver, la Cruz enorme, y tan majestuoso y frondoso monte, y cuando lo pasaba, rezaba un padrenuestro y pedía siempre (porqueera muy pedigüeño)., muchas cosas, y luego más tarde ya, la ciudad envolvía, ya estaba dentro de nosotros en un pis pas., y poco tiempo más, empezaba mi padre a
“Decirme sus consejos”
Y de esta forma la gente empezaba el movimiento, hasta que entrabamos en La gran Estación de Atocha.
Enorme, grande, alta todo de hierro y vías de trenes que parten a toda España. El tren entraba despacio, tranquilo, lánguido, hasta que finalmente se para, y la gente se levantaba, todos al mismo tiempo, la prisa entra. Coger las maletas, las bolsas, el equipaje, y la sonrisa, la despedida hasta otra y última mirada por la ventana.
Y todo el mundo corriendo se iba perdiendo a lo lejos,
¿Dónde irían?-me preguntaba.
Para muchos Madrid es ciudad de paso obligado, donde parte otrotren que lo llevara a otro destino, y por eso la prisa de no perder
el enlace, para otra ciudad de parada, de vida en ella, de trabajo,donde no existe en mi querida Granada. Para otros el sueño del comienzo de todo de la vida, el ingenuo despertar., para otros
la aventura, otros vienen a ver sus grandezas de capital de España,donde solo aquí existen cosas que no se pueden ver en
otros sitios para otros estudiar o volver con la familia.
Para mi Madrid era, la ciudad donde iba a comenzar a curarme de mi enfermedad era el principio de todo lo que después vendría, y todo ello,
caminando por el sueño, la belleza y la ilusión, la alegría yel dolor.      
“Pero alegre siempre, y tener a mi padre como mi particular Quijote en el camino que me enseñaba con respeto, su sonrisa y su deje de graná, tantas cosas que nunca olvidare que me marcaroncomo esta bendita ciudad”
Y llegados a Madrid, mis recuerdos empiezan a pulular por micabeza.
Lo primero que hicimos nada más bajar al andén, fue dirigirnos entre el bullicio de la gente, a la salida. Recuerdo estaba bastante retirada, desde donde nos dejó el tren. Yo veía con ojos de asombro, las grandes galerías de hierro que tenía la estación., después con el transcurso de los años me fui informando, que fue inaugurada nada menos que por la Reina Isabel II, en el año 1851, y que fue su primerapasajera, viajando hasta Aranjuez., que estaba repleta de murallas alrededor de la ciudad, y que originalmente se denominaba “Embarcadero”.
Y que un incendio, destruyo parte de su estructura original., en fin, la historia que tiene es muy larga, y podía poner muchas cosas más de la misma, pero prefiero dejarlo aquí y continuar mi narración, porque no escribo esto solo por decir cómo era, sino que sentimientos me producían aquella entrada, para mi triunfal a la granciudad.
Entrabamos ya por la puerta de salida y dejamos atrás la estación., y seguimos el camino que nos conduciría a la posada-hostal donde nos alojaríamos.,
Pero, antes que nada, recuerdo la gran cantidad de coches que circulaban y de gente., los edificios, eran enormes y en la Plaza del Emperador Carlos V, había por aquel entonces un gran excalextric,( eso me llamo mucho la atención).
Los coches circulaban en todas las direcciones, se perdían por aquellas inmensas calles.
Había de tantos tipos y colores, me llamaba la atención, los grandes taxis de la época y los camiones y las motos con sidecar., y en el centrode la Plaza, una Fuente que se llamaba “Fuente de la Alcachofa”, y queluego más tarde fue trasladada al Retiro
II       MADRID Paseo de las delicias de Madrid
 
Íbamos bajando la calle después de dejar la estación de tren al fondo, la Estación de Atocha.
Yo no sabía muy bien donde íbamos., (eso era cosa de mi padre), perosi recuerdo la calle Delicias. Era grande, a ambos lados de esta tenía muchas tiendas, casi todas pequeñas. Recuerdo la calle con mucha gente, (sinceramente era fea muy fea, negruzca),., ahora después de tantos años cuando la recuerdo la última vez que pase por ella, tampoco está muy cambiada. Son de esas calles que evolucionanpoco en el tiempo, parece que las hicieron y se olvidaron de ellas comode las personas que la habitan.
Ahora es cierto ha evolucionado la forma del comercio, y otras cosas del tráfico, pero en esencia todo es lo mismo, un ambiente gris y rancio se respira, una extraña mezcla de gente pululando por ella, de todas las ciudades vienen y esto es una característica de Madrid, donde encuentras gente de todo tipo y paisaje.
Si, allí estábamos mi padre y yo, bajando la calle y hacia el final de lamisma, después de unos 20 minutos andando a buen ritmo:
“Me dijo que, si estaba cansado, que ya quedaba poco para llegar”
Apenas unos metros al final de la calle, dejando a la izquierda, cogimos una pequeña Calle por entonces., aunque ahora es algo másgrande., se llamaba Tomas Bretón, y a la altura de la mitad más o menos paramos y dejo la maleta en el suelo.
Allí me dijo, que, en esta casa, seria donde pararíamos y efectivamente le dio al timbre y al poco tiempo salió una señora ynos saludó. Mi padre le dijo quien éramos y que veníamos de Granada para quedarnos unos días.
Entramos en la casa de varios pisos, muy grande y con muchosescalones., tomó nota de nuestros nombres y nos dio una llave para que subiéramos al segundo piso. Aún recuerdo aquellas escaleras, porque eran pequeñas y parecía que nunca acababan, en cada planta una ventana, pero no llegaba a ver lo que había fuera porque eran muyaltas y yo muy bajo aun, Subimos hasta nuestra habitación, era la segunda planta y solo había dos habitaciones., tengo que decir que era una pensión, pero muy familiar más bien una casa compartida con lafamilia, y entramos en el interior de la habitación que no era muy amplia apenas tenía dos camas separadas, una ventana, un pequeño balcón y un cuarto de baño en su interior.
Había un armario empotrado, una mesita y dos sillas, y poco más, noera excesivamente grande eso sí, lo recuerdo igual que los techos queeran muy altos, eso era lo que más me llamaba la atención la altura dela casa en general.
Una vez allí sentados dejamos las maletas y mi padre entonces comenzó a decirme: la cama en que me acostaría y que nos diéramos un lavado, que estábamos cansados del viaje y colocáramos las cosasdentro del armario. Y así hicimos, lo fuimos todo dejando, colocado en el interior del armario y nada se quedó en medio, después de todo,recuerdo que mi padre sacó algo de comida que llevábamos del viaje y sentados en la mesa empezamos a comer despacio.
Yo miraba por la ventana y apenas se veía gente, la calle no era muygrande y los edificios tampoco, era en general un ambiente muy tranquilo para estar en el centro de Madrid, incluso me preguntaba,que en mi querida Granada habría más ruido a esa hora de la noche.
 
III MADRID GALDOSIANO
Después de cenar y como no teníamos mucho más que hacer y estábamos cansados del viaje, mi padre me dijo de acostarnos porque por la mañana tendríamos que madrugar.
Yo le dije que bueno, que lo haría y así hice me lavé, hice mi pis y enseguida, después de darle un beso fuerte me despedí y me fui a lacama.
I V Viaje al Hospital
Por la mañana siguiente nos levantamos, me preguntó ¿qué tal había dormido? yo le dije que bien. Aunque no era cierto, porque había dormido poco y mal., mi padre roncaba mucho y no me dejaba dormir. Yo tenía un sueño muy ligero, y a poco que oyera un ruido medespertaba y me costaba luego mucho volver a coger el sueño.
” Pero bueno le dije, que muy bien”
Y, ¿qué íbamos a hacer hoy?, él me dijo, que nos acercaríamos por el hospital, para ver al médico: vale le conteste, cuando tú quieras nos vamos, y así hicimos, colocamos las cosas en su sitio y dejamos todoarreglado.
 
Bajamos las escaleras y en el piso primero, estaba la dueña con unade sus hijas., allí estuvieron hablando con mi padre un buen rato y ya le dijo que:
“Nos íbamos al médico para que me vieran”.
Ellas se despidieron muy atentas, y nos fuimos a la calle. Por el camino, parecía que la calle no era igual que el día anterior. Seria porque no llevaba nada encima o estuviera menos cansado o fuerade día, pero no me parecía la misma calle.
Fuimos a desayunar en una cafetería que había justo en la esquina, se llamaba cafetería LAYKA, entramos saludamos y pedimos, para mi le dije a mi padre que quería una “Puleva” y una tostada, ¡mi padre se reía!, (porque yo entendía, que el batido de chocolate era decir “Puleva”), como la marca de mi Granada, pero me dijeron queno había y que, si quería otro batido.
Yo claro dije que sí y eso fue lo que me pusieron. Una vez que terminamos de desayunar nos fuimos a la calle y en la esquina, justoal lado de la misma acera paramos y en la parada de bus nos quedamos.
Me dijo mi padre, que teníamos que coger el número 51 y que nos llevaría al Hospital de San Rafael. Estuvimos esperando más o menos 15 minutos, cuando llego el bus de color rojo, había una enorme cola de gente que subía y entramos., No había sitio para mi padre, ni para mí por lo que fuimos todo el camino de pie.
La gente se amontonaba, y en todas las paradas venga a subir y bajargente.
 
Menos mal que un asiento que había al lado se quedó libre y me senté un rato. Mi padre no quiso sentarse y me dijo que lo hicierayo.
Iba mirando las cosas de la calle, aunque tampoco muy atento porqueera muy agobiante la sensación que me producía el autobús, por lo que cuando llegamos al destino y mi padre me dijo que ya estábamos,me entró un gran alivio la llegada.
Una vez en la calle cruzamos la acera de enfrente y al fondo se veía el hospital.
Recuerdo que era grande, y no del todo feo, nos acercamos a recepcióny mi padre que llevaba siempre una carterilla en la mano con un montón de papeles, sacó uno de la cartera, y le dijo al recepcionista: que teníamos cita con el doctor Miguel Muruera . El mismo comprobó los datos y nos dijo: que teníamos que ir al fondodel pasillo y en la sala de espera que nos sentáramos.
Yo no tenía conciencia de nada, iba como el que no quería, pero porotra parte no rechistaba mucho, sabía qué hacía y para que había ido.
En Granada, cuando empezó mi enfermedad que aún no se sabe cómofue. Era una escoliosis, o desvió de columna (como yo decía), según me dijeron, se produjo porque me caí de un columpio cuando tenía unos 8 años de edad aproximadamente., no lo sé, pero sí sé queyo cuando nací estaba bien y no tuve ningún problema con mi columna hasta esa edad aproximadamente, fuera esta u otra causa, apartir de ese momento puedo asegurar que cambiaría mi vida absolutamente. (algún día escribiré sobre mi columna con mayor detenimiento)
A partir de ese momento, ya empezaron muchos problemas. Yo era muy ingenuo como un niño que era, y la verdad es que al principio tampoco tuve mucha sensación de lo que me pasaba. Recuerdo que apartir del momento que empecé con los médicos, primero fue en Granada, iba a una consulta donde me dijeron, que tenía un problemaserio con mi espalda.
Luego más tarde para que me vieran bien, me llevaron al Hospital deSan Juan de Dios, (que ahora es de San Rafael en Granada). Allí estuvedurante casi un año entero de mi vida. Nunca comprenderé cómo esposible que pudiera estar tanto tiempo en aquel hospital, (pero así fue). Fueron no obstante días felices, porque yo sinceramente no me encontraba al principio mal, más allá de sentir una sensación extraña en mi interior cuando me tocaba la espalda, como si algo estuviera salido o torcido en mi interior.
Allí estaba con más niños de mi edad que todos estábamos más o menos en las mismas condiciones. Había mucha gente que entraba y salía del hospital. Mis padres iban todos los días a verme y los recuerdo mucho. Allí según me dijo más tarde mi padre, había un enfermero cuyo nombre no recuerdo que fue el que le dijo a mi padreentonces, que: si seguía en este hospital, no llegaría a los 15 años, puesla espalda poco a poco se iría poniendo más torcida
y llegaría un momento en que me aprisionaría los pulmones.
Este enfermero cuyo nombre no lo pregunté o si me lo dijeron no recuerdo el nombre, (solo sé)-
Que era un enviado de Dios,
porque gracias a su buen hacer y su sabio consejo mis padres decidieron que no siguiera más tiempo en este hospital, y que mefuera a Madrid al Hospital donde ahora estoy a ver al “doctor Luis Munuera”.
(siempre pensé con el tiempo que sería el mismo Juan de Dios)
GRAN VÍA DE MADRID
El cine Princesa de Madrid, lo recuerdo con nostalgia.
Era una gran sala que se encontraba en la Gran Vía de Madrid, por aquel entonces, como ahora, lo recuerdo tan bonito, aunque no se si seguirá el mismo, lo habrán cambiado de nombre o será otra cosa, pero si recuerdo que a ese cine me llevaba mi padre, y tenía gracia. Las películas que ponían, (recuerdo que vi por primera vez ciento un Dálmatas), recuerdo que mi padre me preparaba la merienda y me dejaba en el cine a las cuatro, cuando empezaba la primera sesión, y recuerdo que le decía al encargado que me dejaba y que tenía que hacer cosas en la calle.
! ¡Seguro le contaría con su habitual sonrisa! Alguna cosa para que metuviera vigilando de vez en cuando, y recuerdo ver la peli al menos dosveces, porque sin moverme del sillón soñando me quedaba, y cuandoal tiempo largo, vino mi padre y me preguntaba, ¿que como lo había pasado?: y yo le decía que!,
¡muy bien la película!, y luego de la mano me levantaba, y salíamos delcine los dos caminando por la
“Gran Vía, enorme de Madrid”.
Y parábamos a tomarnos el bocadillo, que me tenía
preparado (seguro que, en algún sitio), antes de llegar a la pensiónde la Calle Delicias, donde nos quedábamos cuando íbamos a Madrid.
REGRESO A GRANADA
Contemplaba el camino de vuelta nuevamente a mi tierra a mi Granada.
Había dejado la gran ciudad por el momento, en este primer viaje queme llevó a ver un poco el inicio de lo que luego se repetiría muchas veces, no había sido tan malo como pensaba de momento.
Solo había tenido tiempo en este primer viaje de ver algunas cosas,la
Estación de tren, los alrededores de la estación, el Paseo de Deliciascon sus    174
enormes casas y grandes aceras. Esto fue una de las cosas quemás me llamo la atención, como eran tan grandes las aceras de la calleo paseo, por los dos lados había mucha distancia y la calle era enorme,estaba acostumbrado a las calles de mi granada que eran mucho másestrechas. Atrás quedó también la pensión donde dormimos apenas dos noches, y todo el ajetreo de idas y venidas en autobús y andando hacia el hospital donde me vieron por primera vez.
Allí ya con todos los papeles que llevaba mi padre de Granada del hospital de San Juan de Dios, donde estuve un año antes, y las pruebasque me hicieron durante esos dos días, me diagnosticaron que tenía “escoliosis dorsal”.
Vamos como si mi columna vertebral por dentro estuviera hecha un enorme embudo que circulaba de un lado para otro del interior demi cuerpo, haciendo doble ese, y que no sé por qué motivos se había puesto de esta forma. Aunque pudiera ser por alguna caída lo cual para mí fue desconcertante porque nunca pude pensar que la posiblecaída del columpio que tuve generara en una cosa tan gorda. La cosa era que me encontraba de esta forma, y que sería necesario en el plazo de unas semanas, volver nuevamente a Madrid, para que me hicieranmás pruebas y decidir qué tipo de tratamiento me darían porque así no podía seguir.
Volví con mi padre en el tren, el mismo que ya cogimos a la ida y ahoraeso sí, iba más contento que en la ida, porque volvía a Granada, y allí me esperaba mi casa, mis amigos todo mi mundo de un niño de 8 años.
 
ENTRE GRANADA Y ACULA.
Había imaginado muchas veces, aquellos primeros viajes en Tren.Pero después vinieron otros, que me despertaban.
Cuando al poco tiempo volvimos a marchar de Granada a Madrid, recuerdo con nostalgia nuevamente la estación. Sin embargo, el viajeahora tenía un aroma distinto, sabía que algunas cosas no cambiarían, que mi padre nuevamente me acompañaría, llevando su maleta verde,que tantas y tantas ocasiones nos acompañarían.! Es curioso, como después de tantos años desde que relato estos hechos,
¡recuerdo la maleta verde de mi padre! Una y otra vez pasa por mi imaginación. Recuerdo de verlo por la mañana en Granada, unas horas antes de partir, como iba dejando las cosas poco a poco dentro de la maleta, parecía un pozo abierto, donde todo entraba. Su ropa interior, su colección de calcetines, los pañuelos que llevaba, siempreen gran número. sus camisetas cortas que tanto le gustaban, su camisaimpoluta, y su chaqueta que siempre
llevaba. Su pantalón que solía ser marón. y Sus zapatos compañeros. ¡Hay      
Monolito como te decíantus hermanos en Acula!, cerca de Granada donde naciste y te criaste, en aquella casa tan enorme, donde vivían mis abuelos, a unos 20 kilómetros de Granada. Una casa señorial, que en aquella época la componía toda una manzana que rodeaba la plaza. Allí se criaron todos mis tíos, y mi abuelo y mi abuela. Pocos recuerdos de ellos, porno decir ninguno tengo de mis abuelos, murieron cuando era un crío o tan ni siquiera había nacido. Pero cuando voy al cementerio siempre los saludo. ¡Esto es una costumbre que tengo, siempre voy al cementerio que está cerca de Acula cuando voy, entro y suelo pasar unlargo tiempo, es bonito, tranquilo, y muy acogedor! A mí siempre me ha gustado el silencio y la paz que los cementerios transmiten. Hay gente que siente susto, y no le gusta, pero ¿qué pueden hacer los muertos? Si ellos fueron nuestros amigos en vida, si los conocimos, que pueden darnos para que nos asustemos. El cementerio de Acula es especial, porque no es muy grande, es como un anexo al pueblo, que apenas ronda los cien habitantes. Está en un enclave mágico, a lavista sierra nevada, siempre blanca. Cuando voy especialmente en verano a pasar unos días con mi madre y mi hermano cuando viene, este dorado de la espiga amarilla. Cuando paso en invierno, tiene otroaspecto, pero nunca pierde su belleza. Aquí en este pueblo mi padre creció, y vivió los primeros años de su vida. Ahora con el tiempo le llaman Don Manuel, algunos, y otros siguen diciéndole por su nombrede joven. Pero a mí me gusta llamarlo” Manuel”, porque no me gusta el Don, aunque se lo merezca.
Algunas veces me he preguntado.
¿Dónde está la maleta verde?
Le perdí la pista en los últimos viajes que hice con mi padre a Madrid.No creo muriera de vieja, aunque muchos tutes le dieron, seguro queen algún lugar estará. Yo al menos quiero pensarlo así.
Recordarlo a él, junto a su maleta verde, caminando despacio desdemi casa a la estación. Subiéndola por el andén y en lo alto dejarla junto a las otras maletas.
Yo normalmente llevaba una pequeña mochila o maleta no muygrande tampoco. Las dos iban juntas como nosotros. Llenas de recuerdos a la ida, cargadas de Granada, llorando la pena de la ida, y alegres y risueñas a la vuelta de Madrid.
Normalmente no estábamos mucho tiempo cada vez que íbamos, algunas veces, las que más una semana, pero siempre eran estanciasbreves.
Ahora recuerdo también los pañuelos de mi padre, siempre los tenía impolutos, nada de papel como ahora. Siempre tenía varios, quele daba uso continuo, pues se sonaba bastante la nariz. Los dejaba enla mesita de noche, cuando estábamos en la pensión, que ya en otro momento describí, y que
siempre fue la misma durante todo el tiempoque estuve yendo a Madrid.           
Por la noche cuando llegábamos de la calle, lo primero que hacía era ponerlos dentro de la pila que había en la habitación, y con un poco de jabón dale que dale, hasta que el pañuelo quedaba limpio como la rosa.
! ¡Era muy gracioso verlo, limpiando sus cosas, colada y todo se quedaba en una pequeña cuerdecita que había al fondo de la habitación cerca de la ventana, dejaba un poco abierta, para que hubiera corriente, y se secara!
Luego cerraba la ventana y se quedaba toda la noche la colada de losdos. Los pañuelos, y todo lo demás.
Recuerdo los mofletes de mi padre.
! ¡Eran grandes como su cara, tenía una sonrisa de un niño tierno, yunos ojos chillones!
El pelo lo tenía corto, pero sobre todo recuerdo sus mofletes. Cuandocomía subían y bajaban, como si fuera un columpio que uno empuja. Le gustaba comer, y siempre le daba mucho arte, comía despacio muy despacio, y siempre un buen sorbo de agua fresquita de la botella.
Por la mañana le gustaba sus churritos, cerca de la pensión, solíamosir a tomar algunos, aunque no siempre lógicamente, porque normalmente solíamos salir temprano y corriendo, para llegar prontoal Hospital, ¡pero siempre recordaré:
! Aquellos churros, no porque estuvieran particularmente buenos,
¡pero si porque eran los que yo tomaba con mi padre!
Yo siempre he tenido la costumbre de fijarme en las pequeñas cosas que me rodean, no tengo grandes recuerdos de lo que hacía en aquellaépoca, si se a lo que iba, y porque estaba. Sería tonto no acordarme, pero muchas veces ahora en mi cabeza, cuando escribo esas cosas me vienen detalles, más que pensamientos, me vienen alegrías más que penas.
Fue sin duda una etapa de mi vida, que duro unos 10 años, pero queestán llenos de tantas vivencias, de tantas cosas, de tantos pequeñosdetalles, que para mí se quedan.
Ahora después de más de 25 años que murió mi padre, un triste díade octubre, por cierto, un 16, nunca dejo de pensar en él. Dia a día minuto a minuto, siempre en mi recuerdo.
TE QUISE Y TE SIGO RECORDANDO CADA SEGUNDO DE MI VIDA COMO SI FUERA UN SOPLO DE VIENTO, NUNCA SERA BASTANTE LO QUE YO PUEDA DARTE, SOLO DIOS SABE QUE CON Él ESTAS Y ESO ME ALEGRA, PENSAR EN ESTOS Y TANTAS COSAS A DIARIO, SON SOBRADAS RAZONES PARA SEGUIR VIVIENDO.
 
 la Estela de la noche.
Un día te vi,
dando un abrazo a un árbol, me quede sorprendido,
nunca había pensado dar un abrazo a unárbol. Hoy cuando he salido a pasear,
he dejado mi bici y al árbol he abrazado, fuertemente.
Mientras lo abrazaba, he pronunciado tu nombre y te decía: “Te quiero”.
Me he sentido tan feliz
Parecía que eras tú a la que abrazaba.
Hasta he llorado, tengo que confesarlo
(“La foto del árbol junto a la bici, apoyándose en él, en ti, como siemprehas sido mi apoyo, mi guía, mi vida”).
GRACIAS M.D.S.G
 
Cuando salga de esta
la Estela de la noche
 
Cuando salga de esta, iré corriendo a buscarte.
Te diré con los ojos lo mucho que te eché de menos.
Guardaré la esencia de todos los abrazos, los besos, para cuando seamarre en el alma la pena y el miedo.
Renovaré contigo la promesa que te hice, cantaré al viento lo feliz quefui, y despertaré del letargo del tiempo transcurrido.
Me pondré ante mi abuela y de rodillas, le pediré perdón por las vecesquela descuidé. Brindaré por los que se fueron sin despedida.
Pero mientras los pájaros rondan las casas nido, una primavera radiante avanza con sigilo. He zurcido mis telitas rotas con aguja e hilo,me he mirado, valorado.
Somos aves enjauladas, con tantas ganas de volar, que olvidamos que,en este remanso, también se ve la vida pasar.
Cuando se quemen las jaulas, y vuelva a levantarse el telón, recuerdasiempre la lección.
Cuando salga de esta, iré corriendo a abrazarte, iré contigo a besarte.
 
Cedro del Himalaya.
 
  la Estela de la noche.
 
Es la imagen de un Cedro, según dice el cartel nació en el Himalaya, y estuvo en Granada muchos años, en un magnífico sitio situado al lado del río Genil, en un vergel de ricos árboles cuyas siluetas majestuosas lucen con esplendor. Desde allí se divisa a lo lejos la imagen blanca de Sierra Nevada, y al lado de este se encuentra uno de los sitios donde mejor se come de Granada. No digo el nombre para que el que lo lea loimagine. Pues bien, en ese sitio, el gran árbol que creció más de 20 metros según cuenta la inscripción está un cartel que recuerda su procedencia y tan largo tiempo que vivió entre nosotros. Pero por desgracia una enfermedad se lo llevó y obligo a que cortaran el mismo hace unos 5 años, y gracias a que alguien quiso recordar su nombre se encuentra todavía el mismo, en la forma que en la foto aparece. Como se ve este fue un gran árbol, fuerte y vigoroso, como sus anillos recuerdan. Me ha llamado la atención el mismo, porque cuando vinisteel último día te paraste y estuviste leyéndolo. ¡Yo paso muchas veces por ese sitio y nunca tuve la osadía de pararme! ¡Será porque soy más despistado! Hoy hace una semana que estuviste por aquí y no había vuelto a pasar, sin embargo, hoy me han dado ganas de venir, y al pasarpor él me he parado y le he echado una foto, Me ha llamado la atencióndel cartel que pone que sus raíces todavía se encuentran vigorosas, o almenos me gustaría que lo fueran, por lo que no ha muerto todavía, al contrario, vive, y muy bien envuelto en los otros árboles que le rodean.Uno de ellos es de la misma especie que él, por lo que juntos estarán siempre.
Un poco más allá se encuentra otro árbol cerca del lugar donde comimos ,y he pasado junto a él. “Recuerdo la última vez que viniste, teparaste y lo abrazaste, me llamo la atención y no sabía por qué lo hacías, me dijiste que abrazar los
árboles es muy bueno, porque son seres vivos y notan cuando lo haces”. Cada
vez que paso, me paro y lo hago, y noto algo que se mueve en mí. No sé si será porque abrazo el árbol, o pienso en ti que te estoy abrazando, Sea lo que sea me gusta hacerlo, y ahora más con este nuevo amigo el cedro del Himalaya.
Gran paseo y bonita historia (o al menos a mí me lo parece)
 
Con cariño
Mulhacén
 la Estela de la noche.
 
Érase una vez un tablero que quiso ser ajedrez
No tenía peón ni reina, ni el rey, tenía reino
el caballo sin cuadra el alfil, sin escudero
la torre, sin almena,
y sin fichas el tablero Érase un jinete cabalgando por el ancho tablero a la torre amurallada
subió a besar la reina.
Y el rey enfadado lo vio haciéndolo preso Y antes de morir en la celda , la reina lo beso y despertaron se juntos y se fueron los dos dejando el reino lejos el tablero y ajedrez.
Nunca se supo de ellos, aunque la leyenda dice:
que el rey un árbol plantó y de él broto una sonrisa que le cautivó.
Al color de tu sonrisa y en homenaje al tablero un ajedrez construyó con la reina:
un caballo y una torre que
por nombre llamo:  
“La Torre de la Vela
que en el Reino de Granada Construyo”.
 
En recuerdo de ella la ciudad mucho brilló y cuando el rey
murió.
A la sierra Nevada   llevaron y dicen:
que por nombre pusieron
en homenaje a él., en el pico más alto que hubiera, que nunca la nieve
se derretía por nombre:
::Mulhacén
 
Cuando pasen 30 años
 la Estela de la noche.
 
Carta
Cuando pasen 30 años y seas todo adulto, recordaras la sonrisa de tu padre y madre, la mano de tu abuelo, abuela, que estuvieron contigo recluidos en la casa sin salir, y pensarás que bien se estaba sin salir por la mañana al cole, sin madrugar, guardar la cola del colegio sin ver a la profe pesada que tanto quería aprendiera el inglés. Quizás ellos ya no estén, pero aquel momento en que yo nada entendí por qué todo aquello pasó, ahora con el tiempo lo comprendo. Fue un mal sueño, una mala gestión del hombre, como en otros tiempos ya ocurrió, porque esto se repite cada cierto año, pero en aquel momento me paso y no lo entendí ,ahora después de 30 años el mundo es más limpio, parece que nos dimos cuenta y nos esforzamos todos, ojalá, mispadres y abuelos lo vean y que gracias a esos días encerrados sobrevivimos muchos para ahora cantar y contar la vida. Yo soy adultoy tengo 2 hijos, de corta edad,
ahora rondo los 45 años, y les cuento lo que a mí me ocurrió y les hablo de
mis padres y de mis abuelos, y algunas veces hemos ido a dejarles flores en la tumba y hemos visto la de otras personas que también nos dejaron después de todo aquello que paso en aquél tiempo, hicieron grandes monumentos, y pusieron un día para el recuerdo de todos ellos, ahora mis hijos son felices, les hablo con nostalgia de cuando yo era como ellos, y de aquellos tristes 2días en que estuve encerrado en casa , cantando, hablando y jugando con mis padres y mis abuelos . Ojalá no se repita nunca más, ojalá, pero si algún día se repite, que no me pille en este mundo, que me encuentre ya con mi padre, madre y mis abuelos, en el cielo con todos los que aquellos días fallecieron y que podamos contar y cantar, yreír, y que tú estés allí conmigo y que te vea toda la eternidad, por siempre
Amén
Poesía eres Tú
la Estela de la noche. Poesía eres tú,
cuando te comparto y cuando te sueño. Poesía soy yo, cuando entretelo y te rodeo poema que enciendes la llama.
Poesía es mi vida que quiero compartir contigo ,conmigo y con el que se venga,
“Dime poesía que te escribo en mi papel que guardo en un viejo baúl Que en mi cuarto tengo, para contar al mundo mis sentimientos
“. Poesía eres tú,”
En el recuerdo te llevo, en mi pensamiento te añoro, en mi amanecer te comparto.
En mi agenda del día una cruz te señala, sé que siempre te veré,aunque no te tenga, después de todo
¿Qué es la vida sino un sueño donde como tú dices todo empieza y todoacaba? Poesía eres tú
 
El soneto
 la Estela de la noche. Como un poema al que adoro y continuamente busco
me preparo el día en soneto.
Parece que todo
versa sobre poesía me mire por la ventana, me sienta o escriba.
Todo se traduce en dulce poesía
La mente me susurra y yo le digo.,
Venga conmigo, que tu compañía busco
Me agrada sentirla,
me viene sin quererla, ni buscarla, desde hace tiempo me acompaña y yo, tan contento de tenerla.
Cuando salgo,
un silbido bonito me rezuma, viene, y se queda
conmigo.
Es mi buena compañera Qué bonito tenerte conmigo no te vayas nunca
que te añore
Y ahora que te tengo note dejo, me esfuerzo a cada instante, para que, una vez buscada y encontrada, dulce poesía mía,te lleve dentro.
Y que pueda darme el tiempo, poemas, que traduzca en papel escrito, para luego poema hablado, cantado o besado en el silencio.
Como los antiguos poetas recitando a sus curiosas doncellas,que en su imaginación llevaban.,
Señora , que te preparo este verso, para que tú lo oigas, y lo recites conmigo.
En mi silencio despierto, en la noche dormido, recito el verso, para que tú lo escuches,
para que yo lo sienta para los dos amarlo
 
El abrazo
la Estela de la noche.
 
El abrazo
Un abrazo es una forma de compartir alegrías, así como tambiénlos momentos tristes que se nos presentan.
El abrazo es algo grandioso, es la manera perfecta para demostrar elamorque sentimos, cuando no conseguimos la palabra justa.
Es maravilloso, porque tan solo un abrazo, dado con mucho cariño, hace sentir bien a quien se lo damos, sin importar el lugar ni el idiomaporque siempre es entendido.
Por estas razones y por muchas más… Hoy te envío mi más cálido abrazo. Para que lo tengas presente, abrazo en la distancia ahora, abrazo recogido luego.
En definitiva, ahora o luego. Un Abrazo (el mejor abrazo)
También recuerdo el abrazo que me diste la primera vez que te bajastedel coche Nunca se me olvidará, quedará grabado en mi retina,
Salistedisparada, diste la vuelta por detrás y hacia mí corriste, me abrazaste y levantaste la pierna derecha  ,de alegría
Qué bonito,
si no me das otro abrazo ,el que diste aquel día, quedará grabado,
para siempre (en mi memoria) y no se olvida.
Conmigo lo llevo vida mía.
 
Una gota de lluvia
 la Estela de la noche.
 
Una gota de lluvia ha caído en un pequeño charco. “Apenas el charco lo nota, porque la gota es muy pequeña., sin embargo la gota, sí que notó,
lo inmenso que era el gran charco
 
Amanece en otoño
  la Estela de la noche. En la quebrada cuesta,
  la montaña se empina
y desde la quebrada piedra tu sombra se asoma.
El viento envuelve el atardecer sereno
que belleza, se asoma que envoltura te cubre Atardece el otoño
y resopla su estampa como una ardiente sirenala montaña me lleva.
Amanece en otoño cubriendo tu rostro por la quebrada cuestase entretiene el tiempo
 
El reloj
 
la Estela de la noche
Veo pasar el tiempo como nunca
soy consciente, de cada hora que das. A cada una podría ponerle nombre.
cada una va asociada, a un pensamiento. Solo al ver la aguja del reloj presiento lo que va a pasar
Está sincronizado
mi pensamiento contigo.
Me llevas en volandas cada día,no soy libre totalmente,
a pesar de que lo crea
Porque tú, me manejas a tu antojo “A pesar de eso.
Yo sé bien, que las horas donde empieza o termina          
todo.
Solo Dios, será quien al final las dicte
 
Tu reloj, eres un simple contador del tiempo. Pones el sonido de la aguja.
El minutero y el segundero corretean por tu esfera. Y por eso: oh reloj, las horas que tú tocas.
Tú no las manejas.,
y por ello altanero no te creas, aunque bello seas.
Que ante Dios no somos nada. Tu un reloj que mide el tiempo
 
Yo quien disfruta de la vida
 
Cuando salga de esta iré corriendo a abrazarte
 la Estela de la noche.
Cuando salga de esta, iré corriendo a buscarte.
Te diré con los ojos lo mucho que te eche de menos. Guardaré en un jarrito todos tus abrazos,
los besos para cuando se amarre en el alma la pena y el miedo.
Me pondré ante mi abuela y de rodillas le pediré perdónpor las veces que la descuidé. Brindaremos por los que se fueron sin despedida otra vez, otra vez Pero mientras los pájaros rondan las casas nido, una primavera radiante avanza con sigilo
He zurcido mis telitas rotas con aguja e hilo., me he mirado, valorado, he vivido.
 
Somos aves enjauladas con tantas ganas de volar, que olvidamos en este remanso, también se ve la vida pasar. Cuando se quemen las jaulas y vuelva a levantarse el telón., recuerda siempre la lección que viviste durante aquel tiempo vivido, siempre merece la pena la vida.
Cuando salga de esta, iré corriendo a aplaudirte, sonreírte, te daré lasgracias por cuidarme.
Ya nadie se atreverá a burlar lo importante, lacalidad de la sanidad será intocable.
No me enfadaré tanto con el que disparó odio, es momento de que importe igual lo ajeno y lo propio, querré contagiar mis ganas de vivir ymi alegría., mientras el cielo y la tierra gocen de un respiro, reconquistaremos rincones perdidos.
He bebido lentamente una copa de vino, he volado con un libro, hevivido, he aprendido.
Somos aves enjauladas, con tantas ganas de volar, que olvidamos que,en este remanso, también se ve la vida pasar.
Cuando se quemen las jaulas, y vuelva a levantarse el telón., recuerdasiempre la lección.
Cuando salga de esta, iré corriendo a abrazarte
 
CIEN
  la Estela de la noche.
 
Cada vez que pienso que ha pasado increíble         el         tiempo que      empezó experimento en mi interior el deseo natural que todo terminó
 
Cuando la noticia de la vida insinúe un tiempo nuevo
en recuerdo de todos aquellos que se fueron ni podemos ni debemos olvidados
 
Correrá nuevamente la alegría invitaremos a pasar la paz entonaremos los cantos y los salmosnavegaremos hacia el mar de Galilea
 
Clamaremos entre todos un poema invitaremos a sentarnos a Tú mesa encenderemos la Luz frente a la vela nacerá una renovada espera
 
Caminaremos juntos de la mano Iniciaremos el sendero de la vida Exclamaremos con fuerza renovada Nacerá una esperanza nueva
 
Corazón de Jesucristo
Invita a todos que te quieran Entréganos tus yagas
 
Necesitamos ser más acogedores Ahora que parece terminado el tiempo de pandemia, loco ahora que salimos al encuentro entonemos cantos del recuerdo
 
Aprendamos si queremos olvidarnosno volvamos a caer en lo pasado
somos como aves enjauladas que abren las puertas a la vida



LA CIUDAD PERFECTA
Érase una vez que se era Erase una vez una ciudad donde todo era perfecto, tan perfecto era todo que la gente no se juntaba unos con otros, para no contagiarse. Desde pequeños se les enseñaba a limpiarse bien las manos, una higiene personal perfecta, y todo lo que tenían que hacer en sus casas, Les enseñaban como debían comportarse en la calle, como debían relacionarse unos con otros. En las tiendas siempre estaban separados a distancias prudenciales, no podían entrar en mogollón a comprar cosas, y todos por supuesto iban con mascarillas, guantes, zapatos recubiertos y grandes blusas que cubrían la ropa que llevaban, vamos una barbaridad, bárbara.
Érase una ciudad donde nunca la gente se relacionaba más allá de metro y medio, y se despedían unos de otros inclinando la cabeza, nada de besos, nada de abrazos, nada de na. Cuando estaban en las casas no se relacionaban unos con otros, las habitaciones eran individuales, nunca se juntaban más de 3 personas en la habitación más grande y manteniendo las distancias.
Cuando comían lo hacían por turnos, según las distintas actividades que cada uno hacía en su trabajo, así había turnos matutinos a las 13 horas y sucesivamente hasta el último que era a las 15 horas de la tarde. Por las noches ocurría lo mismo que al mediodía, y por supuesto en el desayuno se respetaba escrupulosamente estos horarios. Era esencial mantener estos hábitos para que no hubiera contactos entre los miembros de la familia.
Normalmente las familias eran de 4 miembros como máximo, es decir 1 o 2 hijos, y cuando las personas eran mayores a partir de los 75 años como mucho, los llevaban a grandes recintos llamados residencias donde las personas terminaban el resto de sus vidas, allí por supuesto mantenían las mismas normas que estaban practicando cuando estaban en sus casas. De esta forma era un tránsito para ellos, y no les resultaba muy difícil, porque era lo normal que se hacía. Igual que de pequeños se les enseñaban como debían comportarse, igual se les enseñaba como debían acabar el resto de sus vidas, y por ello no existía la más mínima sensación de soledad cuando abandonaban a sus familias. Normalmente acudían a visitarlos en el mejor de los casos una vez por semana, y lo hacían de viernes a domingo, en escrupulosas horas de visita, hacían un sorteo y empezaban por una letra y a partir de ella comenzaban las visitas, éstas tenían grandes normas para que no hubiera aglomeraciones, y el tiempo de duración no era superior a 10 minutos por familia. Iban a una habitación convenientemente preparada, con una gran mampara y dos sillas una a cada lado de la mampara, allí se acercaba el familiar le hacía un saludo reverencial, y compartían cuatro conversaciones, no más de 3 minutos por persona, porque tenían que distribuirlo entre los otros miembros de la familia, aquellos que eran uno sólo que eran los menos, tenían la gran suerte de poder hablar hasta 10 minutos.
Normalmente se decían cosas previamente programadas por otras personas y no podían demostrar grandes sentimientos entre ellos, cuando terminaba la conversación se despedían con una ligera inclinación y se decían adiós hasta
de nada. En aquellos casos en que las distancias eran mayores, las visitas no eran semanales sino quincenales porque existía un mínimo de distancia para salir fuera de las ciudades. Cuando las personas morían los llevaban a grandes crematorios, y sólo una persona de la familia, podía asistir debidamente autorizado, no había ningún acto religioso ni de culto, luego a su término se le entregaba una pequeña jarrita para que conservaran a sus seres queridos en un pequeño recinto debidamente habilitado.
Érase una vez una ciudad, que así era, una ciudad donde no existían sonrisas ni lágrimas, ni na de na, sólo lo relatado en este triste cuento, será así la ciudad del futuro cuando pasen muchos años???? 2 De repente Y de repente aquí, algo ha cambiado, la habitación tiene otro color Y de repente, hay más aire, la luz tiene otro color Y de repente, deje mis manos, deje mis pies, en tu regazo y me fie Y de repente probé hacer a tu manera, y probé dejar de hacer en mi Y de repente en ti me confié, y solté, el lastre que llevaba Y de repente tu misericordia, tu amor y tu pasión entraron Llenaron toda mi habitación, y la ventana abrí para espaciarla Y todas la ventanas se abrieron de par en
par inundándolo todo Y de repente canté y alabé tu gran fidelidad Hoy de repente Tu estas en mi presente Y de repente tus manos y tus pies Se abrazan y convergen por la aurora celestial Bésame Señor que yo te quiero Y de repente me siento feliz y dichoso !!!Todo termina bien, hay buenas noticias!!!! Cada vez menos muertes, menos contagios Volvemos a vernos como siempre, de repente Mi amor



ERES MI LUZ
 
Si mi luz eres tú quien me lleva a mi si la sal sois vos que seré sin ti
¿Eres tú quien dijo venid a mi sígueme
Alégrate
¿Eres tú quien me perdona sí me arrepiento
eres tú misericordia cuando de ti me acuerdo?
¿Eres tú quien dijo
la paz sea con vosotros eres tú el mensaje
la Palabra, la vida
¿Eres tú quien mira me da la mano
y me acompaña y no me olvida?
¿Y seguirás conmigo aunque me caiga
y estarás cuando me muera en el reino de los cielos?
La dulce espera
 
La tarde va llegando y yo me evaporo con ella.
La noche se acostumbra a mi soledad entera. Y la mañana con el cantodel ruiseñor temprano, un aliento de espera me lleva a tu pensamiento.
¿Presagio, será de que pronto, veré cantar tu estilizada silueta? Le digoa la tarde: que me prepare una […]
 
(PENSABA EN MI INTERIOR, cuando soñaba) SI el atardecer viene quiero estar contigo
Si la noche llega ,me sentiré despierto.
 
Porque sé que contigo estaré. Si el atardecer viene contigo.,
Sentiré tu presencia, sé que me tienes.
 
Si la mañana, llega tu palabra siento. Es tan hermoso despertar contigo…
 
y por la noche, rezando verte. Y a ti me lleva,
“Mi Ángel de la guarda,
 
dulce compañía, no me desampares ni de noche, ni de día”.
 
29 de mayo 2021
 
Como dicen las crónicas, tal día como hoy, hace dos años, que me confirme y no siendo un día igual, por su importante significado, quiero recordarlo especialmente al comenzar el día. Ya he mandado temprano a mi grupo de Jesús, un cariñoso y agradecido recordatorio, y a las dos personas …..



Dspués de todo
 
En el recuerdo te llevo, en mi pensamiento te añoro, en mi amanecer te comparto. En mi agenda del día una cruz te señala. Sé que siempre te veré, aunque no te tenga. Después de todo
¿Qué es la vida sino un sueño donde como tú dices todo empieza y todo acaba? Que es la […]
 
Tiempos difíciles
 
Hoy ha nacido una paloma que desde mi balcón hacia el tuyo iba,cargadita iba con un mensaje que en papel he escrito. Dice que seacuerda de ti, que de menos te echa, que recuerda aquellos tiempos en que andando iba, de aquí para allá y que veía crecer la hierba y el agua susurrar. Que el viene….
 
Los suspiros del aíre
 
Los suspiros del aire me llevan al mar mi lagrima a tu cara y de allí a micorazón.
¿Quién soy yo para quererte si ni suspirando, el aire viene ni laola cubre tu piel?
¿Quién soy yo para escribirte si el poema no es mi aliado que torpemente escribo aunque por deseo quede […]
 
Allí estuve hace un año
 
Y ahora queda el recuerdo, la foto compartida y la llamada con mi hija donde comentamos lo bien que lo pasamos, aquellos días de enero del 2020.
 
Fue para celebrar sus primeros veinte años.
 
Quien diría que fuera el único viaje que hice aquel bendito año 2020. Aunque todos lo renieguen, algo ha traído a nuestra vida
 
Un cambio radical de costumbres y de forma de vivir.
 
¿Hemos aprendido suficiente o hace falta más señales?
 
Aquel bendito año empezó como un sueño en Ámsterdam con mi hija, lo pasamos en grande y en el recuerdo quedara siempre. Espero repetir la vivencia este año en otro sitio, ojalá pueda ser, pero mientras tanto te pongo la foto del aeropuerto y con las alas al viento hacia ti me proyecto, porque contigo en tu compañía mi querida hija lo pase en grande.
 
Un beso
 
TE REGALO EL TIEMPO
 
“NO te deseo un regalo cualquiera
te deseo aquello que la mayoría no tiene te deseo tiempo para reír y divertirte
si lo usas adecuadamente podrás obtener lo que quieraste deseo tiempo no solamente para que transcurra
sino para que se quede tiempo para asombrarte
y también para tener confianza
te deseo tiempo para que lo toques con las estrellas
y tiempo para creer
 
para ser tu
te deseo de corazón que tengas tiempo tiempo para la vida para ti
también te deseo tiempo para perdonar y aceptar”
Fuente La estela de la noche Te deseo tiempo,
para que ,
pares el tiempo,
para que seas tu misma para que te veas cual eres. Como Dios te ha creado así debes verte
sin tapujos, ni miedo. El tiempo es un paso la vida un suspiro
la eternidad el todo y tu vida mia
mi compañía
Te deseo tiempo tu tiempo
el tuyo
 
TERESA
 
Solo te conocí unos momentos de mi vida En que estaba en el doce de octubre Me iban a operar de escoliosis, era pequeño Fuiste como quien vienesin que nadie lo llame Apareciste con tu cara sonriente y en tu mano una estampa Y un retrato de Gema. No entendí en aquel momento
 
La dulce espera
 
Atardecer en Acula La tarde va llegando
y yo me evaporo con ella.
 
La noche se acostumbra a mi soledad entera.
Y la mañana con el canto del ruiseñor temprano, un aliento de espera
me lleva a tu pensamiento.
 
¿Presagio, será de que pronto, veré cantar tu estilizada silueta?. Le digo a la tarde:
que me prepare una copla,
y yo con mi guitarra te invento un poema
que a la clara noche de verano te imagino en mi mente
que cantaré contigo.
 
Y la noche cuando llega un soplo de estela
por el ventanal viene que como presagio tuyo recorrerá mi cuerpo
y engalanado pienso: “En la alegría que siento
 
solo pensar tu cuerpo,
 
que vendrá al amanecer del día cuando la soledad me venza” Que atónito recuerdo,
me traerá la estela
 
cuando sueñe estar contigo O pracer de recrearte,
ah, cualquier cosa que venga, solo si la madreselva quiere será bienvenida!
Porque el amor cuando espera y no duerme, y yo
aunque duerma poco
 
Si la noche llega me sentiré despierto.
 
Si la noche llega me sentiré despierto. Porque sé que contigo estaré.
Si el atardecer viene contigo.
Sentiré tu presencia, sé que me tienes. Si la mañana,llega tu palabra siento.
Es tan hermoso despertar contigo y por la noche, rezando verte
Y a ti me lleva,
“Mi Ángel de la guarda, dulce compañía.
 
Tiempos difíciles
 
Hoy ha nacido una paloma que desde mi balcón hacia el tuyo iba, cargadita iba con un mensaje que en papel he escrito.
Dice que se acuerda de ti, que de menos te echa, que recuerda aquellos tiempos en que andando iba, de aquí para allá y que veía crecer la hierba y el agua susurrar.
Que el viento escuchaba sin prisa aletargada   en su soledad, que el   anciano caminaba por la calle y que al nieto acompañaba, mientras el padre y la    277
 
madre trabajaban para que él allí estuviera sonriente siempre y alegre nos hacía la vida agradable.
Ahora ya no estás, te fuiste solo en aquel triste lugar, donde te dejaron, porque no podías con nosotros estar
Maldita Pandemia
Descansa en paz en el cielo porque allí seguro te querrán, como yo te quise y te quiero de verdad, y seguro los ángeles te acompañaran y contigo reirán y contarás tus muchas aventuras que tuviste y lo feliz que fuiste.
A mi abuelo, abuela que me cuidaron con amor Descansen en paz
 
Si no siento tu llamada
 
“Como la espiga que crece, así crecerá nuevamente mi amor. Aunque tendré que aprender que en la vida no todo se puede tener., quizás sea mejor un cambio, quizás dejando algo, el camino sea más llevadero.
Después de todo, la espiga crece todos los años., con un poco de lluvia del cielo, y la mano […]
“Como la espiga que crece, así crecerá nuevamente mi amor.
Aunque tendré que aprender que en la vida no todo se puede tener., quizás sea mejor un cambio, quizás dejando algo, el camino sea más llevadero.
Después de todo, la espiga crece todos los años., con un poco de lluvia del cielo, y la mano del hombre que lo cuida, y Dios como testigo”
Si no me cuentas nada
¿que sentido tiene la llamada? costumbre, o miedo de perderte. (Si ya te he perdido)
si no me dices nada,y callas tu palabra
y yo no te respondo si yo me pierdo
y no encuentro la palabra
¿Que sentido tiene la llamada?
Mejor dejarla, tal vez de nuevo
cuando florezca el alma encuentre la palabra volverá a tener sentido
la llamada   
Como aquella mañana tan cercana y lejana que ahora recuerdo de tu voz risueña
y de tu mirada alegre.,
Si no siento la llamada
si se pierde en un lamento si me pierdo en mi recuerdo
¿para qué llamarte,
para qué perder el tiempo?
 
Te recordaré siempre como el olivo al sarmiento.como la espiga, y el trigo como la flor del olivo como el amanecer florido como un dulce canto
y como lo que hubiera queridosin reproche, con cariño
con meditación profunday como tu amigo.
 
Escritos de mi retiro en tiempo de pandemia.
 la Estela de la noche
Dia 1 RETIRO VOLUNTARIO DIA 14 DE MARZO 2020
 
Buenos días, Gracias Señor por este nuevo día, te pido por todas las personas que hoy han fallecido por el virus, los que están solos, enfermemos, y en situaciones
 
El virus
 
Hay un virus peor que el coronavirus, hay un virus mucho peor, es el virus del odio, del odio de la gente que es capaz de destruir el sistema sanitario enviando mensajes por correo en forma de muerte diabólica,para inutilizar el sistema sanitario, que maldad, que odio, que asco de ser humano, es el virus del dolor que tristeza señor, ten compasión.
A ti taxista que vas de aquí para allá llevando al sanitario al hospital deforma altruista
A ti sanitario que vas a sanar a curar y quizás a enfermar de formaaltruista
A ti policía, guardián de nosotros que luchas denotadamente de formaaltruista
ti camionero que una sonrisa transportas y llenas todas las plazas de   
alimentos de España
A ti sacerdote sencillo y llano que nos traes cada día nuestro alimentode Dios A ti periodista que escribes y traes lo que luego leemos para ver lo quepasa a ti español que sin pena ni gloria todo lo das de forma altruistaA todos nosotros que estamos en casa, niños, ancianos,
Gracias de corazón Día 11 del retiro24 marzo 2020
 
MIS PAPELES
 
A ti papel acumulado en el armario,
A ti folio que un día tuviste su importancia, en forma de expediente y que gritabas y arduamente me hacías trabajar, y ahora descansas con orgullo y ocupando espacio estás,y yo sin tiempo decía en algún momento te extermino y te dejo sin aliento, ahora por fin que tengo tiempo a estas horas de la tarde del undécimo día de retiro me ha venido el soplo a la cabeza, y me he puestomanos a la obra tan contento porque una buena actividad empiezo desdehoy hasta que limpie los armarios con la destructora de papel que a Amazon compre. Que feliz me has hecho, papel inútil y orgulloso, y ahoraimpronta en forma de pequeños rotos, que a la bolsa irán, desde ahora hasta que termine la limpia llenaré de bolsas todos los días, y al final el armario quedará limpio y reluciente, hasta que vuelva a amontonar otrosexpedientes, espero más ilustres que vosotros, aunque con cariño siempre os he tratado.
Descansar en paz, amigos Día 12 d retiro
La casilla
 
Tengo una casita en el campo blanca y preciosa Le falta llenarla de cosas ponerle una guitarra
Para cantar por la mañana la tarde, la noche y la aurora Le falta arreglar el tejado, la ventana, la puerta y el patio
Le faltanmuchos detalles, que el tiempo y su uso dejaron pasar Tengo una casita que quiero arreglar contigo
Ponerla bonita y hermosa, salero y gracia tener Pondremos un árbol en la entrada y sombra en verano dará Pondremos olivos y viñas
Pondremos el agua a regar
Y juntos iremos contando    los frutos que luego dará
Y contentos iremos pasando: la tarde, la noche y el día pasar Que bonita quedará cuando arreglada esté
La casilla, que en su tiempo comida y juerga fue
 
El trastero del campo y su lejano esplendor A la altura de San Carlos La Solana queda. La orilla del rio que la riega
Allí está la casilla, allí estaremos tú y yo
 
JESUS BERRUETA.



15 noviembre 2020
 
Desde aquí a donde te encuentres (que seguro será el cielo) mi eterno agradecimiento compartido. Alégrate de que ya te encuentras en el paraíso como el buen Jesús le dijo al buen ladrón
 
Descansa en paz
 
Mi querido Jesús, te echo de menos.,
 
Hace tan solo unos días me enteré de que te habías ido.
 
Sé que estás rodeado de esa buena gente que con Dios está en el cielo.
 
Tu que diariamente decías con ese tono de voz pausado la Eucaristía de la tarde.
 
Tu que con esa cara de benevolencia sonreías cuando te miraba querido Jesús, te echo de menos
 
Hace tan solo unos días me enteré de que te habías ido.
Se que estás rodeado de esa buena gente que compone el Reino Tu cara de bondad lo delataba.
 
Tu que sonreías cuando te miraba.
 
Tu que compartiste la fraternidad de la comunidad.
 
Tu que en la cripta nos mirabas con tu rostro complacido a todos.
 
Tu que recitabas como nadie al buen Francisco, (ese dos de octubre te escuché por última vez mi adorado Jesús en la Eucaristía de la tarde.
 
Desde aquí solo un buen recuerdo para ti quiero Se que dónde estás, estarás bien.
Se que allí te cuidarán estupendamente. Se que estarás rodeado por buenos Frailes,
Se que allí tu sonrisa eterna compartirás con todos
 
Que no correrán lágrimas ,que alegrarás a todo el que te rodee Sé que mi buen Jesús ya lo estarás viendo.
Te escuché por última vez mi adorado Jesús, a comienzos de octubre vísperas de San Francisco.
 
Me emocionaste al decir paisajes de su vida y muerte
 
Que parecía recreabas y sería presagio sonriente de la tuya. Decías que murió con una sonrisa
Puede que tú venciendo al maldito virus también lo hicieras y sé que mi buen Jesús, ya lo estarás viendo en compañía de María y todos los frailes que te precedieron.
 
Solo decirte para despedirme una cosa.
 
Gracias por haber compartido conmigo esos buenos momentos(especialmente el día que me confirme).
 
Gracias por haberte conocido
 
Gracias por tu bondad, personalidad y buen hacer
 
Gracias por tu eterna sonrisa y tu buen consejo, mi buen Jesús Berrueta. Paz y bien
 
LA NOCHE VA LLEGANDO
 
La noche va llegando yo me voy con ella La noche va viniendo yo con ella voy
La noche me sonríe
Y yo la coja de la mano Los dos nos vamos juntos Caminando por la luna Las estrellas desde lejos Nos miran detenidas
Y todos juntos vamos Por el cielo al arcoíris
 
Cuando la calle llamaba
 
Cuando la calle llamaba, te escuchaba y me decía.
Cuando la noche sonaba, me asomaba en silencio y callaba.
Cuando el día despertaba y el gayo cantaba,la luz de la luna tus pasos cubrían. A tu verita me conducía, cuando el sol a lo alto cubría.
El sendero que yo seguiría a la verita tuya te contemplaría. Dime altanera belleza, que mi canto a ti te sigue
 
TE REGALO EL TIEMP0
 
NO te deseo un regalo cualquiera
te deseo aquello que la mayoría no tiene te deseo tiempo para reír y divertirte
si lo usas adecuadamente podrás obtener lo que quieras
te deseo tiempo no solamente para que transcurra sino para       quede
tiempo para asombrarte para tener confianza
te deseo tiempo para que lo toques con las estrellas
para creer,madurar para ser tu
te deseo de corazón que tengas tiempo
 
para la vida para ti
para perdonar y aceptar Te deseo tiempo,
para que
pares el tiempo,
para que seas tu misma para que te veas cual eres. Como Dios te ha creado así debes verte
sin tapujos, ni miedo. El tiempo es un paso la vida un suspiro
la eternidad el todo y tu vida mía
mi compañía
Te deseo tiempo tu tiempo
el tuyo.
 
LAS ALMAS
 
Las almas que suben al cielo Por más que números sean Son personas que vivieron
que nombre y apellidos tuvieron tuvieron un trabajo digno
una familia que los trajo
Amigos, que han sentido su perdida y dolor Que esta sociedad no sea tan fría
Que recordemos a esas personas que se fueron
 
LA GOLONDRINA
 
A una golondrina que había en la ventana, vi unas cuantas revolotear en miventana vi la luz del nuevo día, que era primavera estabas tú
Yvi saltar la golondrina cantar el ruiseñor
salir el arcoíris
Y vi que estaba Dios [
 
Camino del cementerio
 
Eran las doce cuando subía, por la empinada cuesta entre árboles veía Tu silueta. Era un día de primavera, hermosa lluvia caía, y yo con mi paraguas Atu silueta iba.
Era la sombra derramada, que me acompañaba, cuando subíala cuesta., hacía que a ti me llevaba.
Era el viento que mecía, y acompañaba la […]
Eran las doce cuando subía, por la empinada cuesta entre árboles veía Tu silueta.
Era un día de primavera, hermosa lluvia caía, y yo con mi paraguas A tu silueta iba.
Era la sombra derramada, que me acompañaba, cuando subía la cuesta., hacía que a ti me llevaba.
Era el viento que mecía, y acompañaba la subida, al cementerio de Granada.
Era la Alhambra quieta, que a su verita quedaba, y con la calle mojada el sonido del viento sonaba.
Era la fresca hierba, que a tu verita queda, y contempla la hermosura Ahí, de lo que atrás quedaba
Era la entrada al recinto, con los cipreses al fondo, y todo lleno de tumbas
Tan bonitas y engalanadas
Y bajando la cuesta tan empinada, sigo andando hasta Granada Dejando atrás tu silueta
Que por el camino quedaba Me acompañó la subida, quedando arriba esperando Que venga enotro momento, para allí quedarme
Ahora no es el momento, la vida me pidió paso,
y dejando que hacertodavía, camino que no debía.
Más, solo Dios sabe, si mi próxima subida, contigo me quedaría
Contemplando la belleza, del ciprés y de la Alhambra, y tantas tumbas quietas Ahora ya no me mueve.
 
Después de todo
 
En el recuerdo te llevo, en mi pensamiento te añoro, en mi amanecer te comparto.
En mi agenda del día una cruz te señala. Sé que siempre te veré aunque no te tenga. Después de todo
¿Qué es la vida sino un sueño dondecomo tú dices todo empieza y todo acaba?
Que es la […]
 
Si te digo.
 
Si te digo te quiero, no te digo te amo. Si te digo te amo, implica un te quiero.
Querer es sentirse a si mismo. El amor es entregado.
Querer es pensar,
que en el fondo, sienta lo mismo. sufres cuando te […]
Si te digo te quiero, no te digo te amo. Si te digo te amo, implica un te quiero.
Querer es sentirse a si mismo. El amor es entregado.
Querer es pensar,
que en el fondo es algo tuyo, especial, mientras sienta lo mismo. sufres cuando te dice
que ya no te quiere o te deja Si amas no buscas,
ya lo tienes todo
el amado nunca se siente dejado, porque nada le dieron
sino que lo dio todo.
Si te digo te quiero
comparto mi soledad contigo, si me dices me amas, compartes tu cariño conmigo.
Si me dices me quieres, me entregas tu cuerpo.
 
Si te digo te amo,
te regalo mi vida Si te digo te amo,
te veo como tú eres.
Si te digo te quiero como quiero verte. Si me dices me amas, nada me entregas. Si te digo te quiero, te entrego mi yo.
Si te digo te quiero, no pierdo ni gano Si me dices te amas, gano un tesoro. “Un corazón que ama,
nunca se pierde,
el corazón que quiere, puede perderse.
Porque, querer no basta, si no es compartido.
Mientras el que ama. Todo gana porque nunca, recibió nada,
sino que generosamente todo le fue dado.
“Si me preguntas
¿qué quiero? quisiera decirte “Te amo”
Así sabría que siempre estarías conmigo aunque no te viera, aunque no te sintiera,
aunque la distancia nos separará, Que importa,
si solo te amara
 
Sígueme
 
Te aseguro que cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías.
Pero cuando seas viejo, extenderás tus brazos, y otro te atará y te
llevará a donde no quieras”. De esta manera, indicaba con qué muerte Pedro debía glorificar a Dios. Y después de hablar así, le dijo: “Sígueme” Del Evangelio […]
 
Rio Genil que pasa y no para, que enamora su camino, que al Darro lleva, el agua clara de la Sierra.
 
Hay mi Genil, que pasa por el puente verde cruzando baja de la montaña blanca.
Hay mi niña cantora que le canta al agua una penita pena que lleva sugarganta
El gitano guapo la zalamea,
y ronda su mano un suspiro lleva.
Hay agua, que corre y que una lagrima lleva de mi sultana […] Hay mi Genil,
que pasa
por el puente verde cruzando baja
de la montaña blanca. Hay mi niña cantora que le canta al agua una penita pena
que lleva su garganta
El gitano guapo la zalamea,
y ronda su mano un suspiro lleva. Hay agua,
que corre
y que una lagrima lleva de mi sultana guapa que del Mulhacén viene.
Hay lluvia evaporada dejando en mi mano tu gotaque yo corriendo voy
a enamorar a la moza que conmigo viene por el puente verde
 
Feliz 2021
 
Hoy es uno de enero de 2021.
Comienzo de nuevo año. Las tradiciones hacen que me levante tarde. Ayer me acosté sobre las 2 de la mañana.
Estuve cenando con mis hijos en casa de María José. Todo permanecía inmóvil, las tradiciones se fueron cumpliendo como era de esperar., La cena copiosa preparada admirablemente, todos (menos yoque iba […]
 
“CUENTA LA NOCHE QUE CUANDO EL DÍA VENGA YA NADA SERÁ IGUAL, PORQUE ELSUSPIRO DE LA NOCHE DERRETIRÁ EL PENSAMIENTO QUE EN FORMA DE SUEÑOTENGO HACIA TI.
 
ALPUJARRA
 
ALPUJARRA DE GRANADA, lugar donde parece que todo se quedó dormido, y donde los sueños, parecen olvidar que existe otra cosa fuera.
 
Era un clamor que me atormentaba. Solo el pensamiento cuando cruzaba,
por el camino serpenteante que me llevó. A lo lejos la montaña iba dejando, mientras otra curva retozando venía.
Y a lo lejos se divisaba la Torre de la Iglesia,
 
y en las calles la gente iba y venía despacio, sin prisa.
 
Parecía que el tiempo se había detenido en este sitio tan cercano y lejano
Eran las 11 de la mañana cuando llegué, y me detuve en la sombra de mi recuerdo. Fui presa del tiempo que me envolvía.
El recuerdo dejaba el pasado,
 
y ahora el presente me confundía. Parecía que el futuro no vendría. Pues, “ahora quien piensa en ello” El lugar lo dice todo, aquí la gente
 
es de otra forma, nada que ver.
 
Es de otra pasta, parece que la “Mano De Dios”.
En esta tierra dejo su sitio,
 
parece que se olvidó de este lugar, pero no de la belleza que lo rodea es otra cosa
Es otro mundo.
 
Yo me envuelvo cuando por trabajo vengo y me entretengo, cuando termino.
No quiero irme, siempre me quedaría definitivamente no es mi sitio.
Es sitio de estancia corta Es sitio de pasajeros
Es lugar para soñadores
 
Es lugar que huele a hierba, (pero que espanta si la consumes) Es lugar de gente de lejos,
que cree que la paz es no trabajar contemplar el cielo y vivir del cuento Si, vivir del cuento, pero no leerlo., ni que te lo lean, sino tú,
Sentirte protagonista, de algo
que ni crees aunque te lo hayan dicho. Es un lugar de postal de cine
 
y de verso corto.
 
No de crear lazos de amor si no de vivir de pasión fina,
lugar de encuentro y de dejada bello como tú solo.
Alpujarra infinita
 
Volveré, para recrearme, para sentirte, para amarte, para dejarte…..
 
La oveja descarriada, el lobo malo y el Árbol que dio frutos
 
“Érase una vez una oveja que andaba perdida.
Se le acercó un búho, desde el cielo, y se paró en la copa de un árbol frondoso, que tenía muchos frutos. Le dijo:
¿qué haces sola, y no estas con el resto de las ovejas?
La oveja le dijo que salió a darse un paseo paraver otros sitios distintos, que estaba aburrida de hacer siempre lo mismo.
Desde el suelo solo ves siempre lo mismo, la misma persona que te cuida, tu pastor, y las ovejas con las quete juntas a dar los paseos por el campo.
Debe ser muy divertido, ver como tú haces desde el cielo, muchas más cosas que yo contesto el búho.
¿Y te parece lo que ves ahora?
Le dijo el búho nuevamente. Bueno hasta ahora no he visto gran cosa, solo un poco más de lo mismo, la hierba, el campo, el pequeño riachuelo, y las casas donde se cobija la gente. No me quiero alejar mucho de mis amigas, porque no quiero perderme. Le contesto la oveja al búho.
No te apures le dijo el búho a la oveja. Sigue el camino recto, y encontrarás un gran sendero, con muchas ovejas, y gente agradable.
Tan solo a unos cuantos minutos de donde estas, y yo te guiaré para queno te pierdas, luego cuando estés allí, si no te gusta la compañía, te vuelves a tu sitio donde estabas, que yo te guiaré nuevamente para que no te pierdas.
En esas estábamos, cuando la oveja que se fio del búho le dijo que iría a ese sitio en el sendero que era tan bonito. Camino durante muchotiempo, por el camino, y cada vez se alejaba más y más del lugar. Las casas que antes había las iba dejando atrás, y las ovejas y otros animalesque había tan abundantes los dejo. Incluso el pequeño riachuelo con agua fresca donde bebió ya no estaba. Le pregunto al búho asustado,
¿qué donde estaba, que le había dicho que al poco tiempo caminando por el sendero encontraría el lugar?          291
 
El búho ya no estaba, y no le contestó. Entonces la oveja se asustó muchoy comenzó a llorar. Se acordaba de sus amigas, de su campo, de su hierbaverde, del pastor que la cuidaba con tanto cariño y amor. ¿Por qué me habré alejado de allí, porque le habré hecho caso al búho? Se sentó un rato en una piedra al lado de un árbol que había muy alto, con grandes frutos que parecían llegaban hasta el cielo, y daba mucha sombra. Fue una sensación agradable dentro de lo malo que le estaba ocurriendo.
Cuando estaba tranquila y pensando en marcharse nuevamente a su casa, le daba vueltas al lugar por donde había venido, para no perdersemás y adentrarse en el bosque solitario.
En estas estaba cuando a lo lejos, surgió la figura de un gran lobo. La pobre ovejas se asustó mucho cuando vio la figura del lobo. Hay madremía, que viene a comerme,
¿qué hago, donde me escondo?
El lobo se acercó tranquilamente sin hacer ruido apenas, seguro de que su presa estaba segura. Parecía disfrutar del momento, no había nada ni nadie que le impidiera semejante bocado en su estómago vacío, pues por allí no solían ir ningún animal, y lo que había apenas si le llegaba al estómagomedio llenar.
El búho que estaba en lo alto de la copa del árbol, vio la figura del lobo yla pobre oveja temblando de susto. ¿Qué puedo hacer para que el lobo no se coma a la oveja? Después de todo por mi culpa la he traído hasta este lugar.
El árbol de pronto cuando vino una ráfaga de viento, que en música de sonido convirtió, empezó a mover sus grandes y hermosas hojas, de unaforma tan fuerte que parecía molinos de aire. La oveja no parecía creer lo que estaba ocurriendo, y entonces dentro de un pequeño arbolito cargado de frutos se entró.
El lobo entonces se puso furioso, al no ver a la oveja, y al socaire del árbol que astuto empezó a mover las hojas se enfadó tanto, que un granmordisco al árbol le dio. Y este le respondió con un golpe tan fuerte en la boca, que lo lanzo muy lejos.
El búho siguió al lobo hasta donde cayó, y vio que dentro de un pozo seentró. Desde el cielo empezó a reírse de él. Ves tanta fuerza como tienes, y un gran árbol te ha lanzado lejos, para que no te comas a la oveja.
Espera que salga del pozo y verás lo que eszamparte a ti de un gran bocado, le dijo el lobo.
La oveja salió del árbol pequeño que tenía muy buenos frutos, y el granárbol, le dijo, que ya podía irse de aquel lugar. No vuelvas a venir aquí, que solo puede pasarte que el lobo te coma. Toma una fruta de mi árbol, y cométela por el camino, tienes que seguir el sendero al lado delarroyo que verás cuando salgas, y siguiendo recto en poco tiempo encontraras el camino que te lleve nuevamente a tu casa.
Recuerda la lección.
Gracias, le dijo la oveja, despidiéndose del gran árbol, y comiendo lafruta que le dio.
 
Siguió el camino que le dijo, y cada vez iba dejando más atrás el bosque oscuro, hasta que escucho el ruido del arroyo. Siguió tranquilamente, hasta que vio
nuevamente las casas, y todo lo que ella conocía.          
Al llegar a la casa, encontró nuevamente a todas las ovejas, que estaban tranquilamente descansando. Y a lo lejos se le acercó el pastor, dejando la vara en la tierra, salió corriendo detrás de ella. Que alegría volver a verte. Estaba muy preocupado por ti, había salido por el caminopensando que te habías perdido, y que no sabrías volver, y me adentre muy lejos hasta el bosque solitario, donde no se puede entrar porque loslobos te comen si entras.
Le contó la oveja, todo lo que le había ocurrido, desde el primer momento en que decidió descubrir en solitario otros sitios, porqueestaba aburrida de hacer siempre lo mismo. Le dijo que en un momentoque estaba distraída, se le acercó un búho sin saber de dónde había venido, y que se puso encima de un árbol que apenas tenía frutos, pero que le dijo que siguiendo el camino encontraría un lugar hermoso dondeencontraría muchas amigas nuevas.
Le hice caso y me marché por donde me dijo.
Al llegar al sitio le comento lo que había ocurrido con el lobo, y también le dijo que se puso debajo de un gran árbol que tenía unas hojas que parecían llegaral cielo, y que un gran viento vino en forma de aspas y ruedas demolino, empezó a moverse de tal forma que cogiendo al lobo lo tiro a un sitio muy lejano.
Le dijo también que el búho que apareció de nuevo, se fue volando hastael lugar donde el lobo había caído, y que dentro de un gran pozo lo encontró. Y este se enfadó mucho diciéndole al búho, algún día te cogerécuando estés distraído y te comeré.
Le dijo también aunque había sentido miedo, estuvo muy tranquila porque el árbol pequeño que había al lado del grande. Le dijo que se cobijara dentro de él, y que no tuviera miedo, y así fue.
El pastor al escuchar todo aquello se puso muy contento., primero le dijoque no volviera a hacer semejante cosa, que ella debía estar con el resto de sus amigas, y que allí se encontraría siempre más segura y más feliz
Si claro, así lo haré, no volveré nunca más a escuchar a nadie que mediga que me vaya, incluyendo al búho.
El búho desde lo alto vino nuevamente al lugar donde se encontraba la oveja. Se le acercó y le dijo lo que le había ocurrido con el lobo, que estese había enfadado mucho, y que le dijo que se comería al búho. Este sorprendido de lo tonto que podía ser el lobo pretendiendo semejante cosa, se marchó volando hasta que encontró a la oveja.
He venido solo para decirte que me voy, y quería despedirme de ti. La oveja al principio estaba enfadada con el búho, pensando que le había engañado, y por culpa de él se había adentrado en el bosque solitario, cuando le dijo que allí habría un lugar magnífico donde disfrutaría con otras amigas.
El pastor le dijo al búho, que se alejara de aquel lugar y no volviera máscon engaños. El búho se despidió y pidiéndole perdón se marchó volando muy lejos, hasta otro lugar donde nunca más vino. Nuncasabremos que paso con el lobo, probablemente del pozo saldría enfadado y pensando en su mala suerte.
El gran árbol seguiría tranquilamente dormido y jugando sus hojas con el viento, y el pequeño arbolito de buenos frutos cobijado a su lado, sintiendo su compañía.
La oveja feliz con sus amigas, y todo el mundo que le rodeaba sería el mundo           
suyo, ya he visto otras cosas, distintas, pensó.
Me quedo con la alegría de sentirme acogida y de que el buen pastor se haya preocupadopor mí, y con un gran abrazo me haya perdonado
Moraleja.
Si, el mundo es ancho, muy grande y fantástico. Pero debemos tener cuidado, no ver fantasmas dentro de nuestra mente, que pensemos nos aconsejan bien, cuidémonos de aquellos consejos que no vienen debuenas personas. Seamos conscientes de que los frutos del árbol malo no debemos comerlos, y demos gracias a nuestros amigos que nos quieren y se preocupan por nosotros. El buen Pastor siempre estará pendiente de nosotros, aunque nosotros no lo veamos. Su vara y su cayado nos acompañarán a lo largo de la vida, y aunque camine por senderos oscuros no temeré.
Colorín colorado este cuento se ha acabado.
 
“Hasta las piedras se desquebrajan”
 
Se que eres fuerte, o mejor coraje. Hasta las piedras se desquebrajan.
(Esta fue la frase que pronunció tu padre, cuando le dijiste que estabas agotada). Si yo soy muy fuerte, le dijiste (Admirable, inquieta, planificadora, detallista). Son algunos de las muchas cualidades tuyas. Pero, como todos los humanos., fallamos. […]
“Hasta las piedras se desquebrajan” Se que eres fuerte, o mejor coraje. Hasta las piedras se desquebrajan.
(Esta fue la frase que pronunció tu padre, cuando le dijiste que estabas agotada).
yo soy muy fuerte, le dijiste
(Admirable, inquieta, planificadora, detallista). Son algunos de las muchas cualidades tuyas.
Pero, como todos los humanos., fallamos.
No somos como las pilas delosito inagotables. También alguna vez, paramos, extasiados agotados. “Hasta las piedras, se desquebrajan”.
Hasta los sentidos deben detenerse. “Madre coraje”.
Tu amor es tan grande, que no te paras a pensar en ti un momento. “Claro es mejor dar que recibir”.
Y tú eres un ejemplo, de corazón compartido. Dando vida, alumbrando al mundo.
¿Pero y el tuyo?     
¿Te ayudo abuscarlo?
Si, ya sé que el amor no descansa.” Pero Hasta María contemplaba a Jesús. Seguro que ella también trabajaría, tendrías sus faenas. Pero antes que el dos está el uno. Marta seguía las faenas dela casa. No descansaba ¿Y   dijo Jesús a María?”.
La piedra, de un golpe fuerte, puede partirse en mil pedazos.
¿Cuál es el tuyo si se rompe?
¿Con quién repartirás el resto?
¿Dónde podré buscarlo? Descansa Madre coraje.
Déjate ayudar, aunque no lo pidas., déjame llevarte un sillón y apóyateen mi hombro.
Cierra los ojos un rato, descansa., y que te hable.
Me alegra saber al día siguiente, cuando te llamé, te encontrabas mejor.
Por fin me hiciste caso. (O eso espero), nunca lo sabré a cienciacierta. Te dejé en la rotonda, cuando me levantaste la mano, y te despediste. A pesar de tu cansancio, decidiste seguir el camino.
Sea lo que fuera., lo mejor es que la piedra aguanta. ( De momento, yeso me alegra mucho)
Pero las advertencias vienen.
Escucha la voz de la sabiduría. De tu padre, que bonita expresión.
 
“Hasta las piedras se desquebrajan”.
dirigido a ti, lo sabes, aunque ponga “madre coraje”, y no lo seas., o mejor hija coraje en tu caso.
madre que lo sea.
En mi corazón seguro, sentiráidentificado este mensaje.
¿Qué mejor que traer una vida a este planeta?
De hija a madre, y de madre a abuela. Mujer por encima de todo. Gracias
A todas las madres. Sin excepción.
 
ayer
 
Ayer te tuve a mi lado, mientras viniste a verme, llamaste y me dijo la suerte, que estabas abajo esperando.
Ayer te vi nuevamente, después de días sin verte, sentí el deseo escondido, de tanto momento perdido.
Ayer qué alegría me entro mi cuerpo no respondía parece que eltiempo pasaba y yo no me enteraba de nada.
Ayer fue día de paga, salida encontrada y comida paseo dulce a la sombra y tardecita a la verita tuya.
Ayer pasaron dos cosas, que ahora recuerdo despierto, que volví a sentirte cercana y que nunca te he olvidado.
Ayer ya paso y hoy despierto y recuerdo el día pasado, hoy siento que ayer fue
un sueño que hoy revivo y recuerdo, soledad serena, soledad buscada, pasión
quieta, dulce armonía, estela contemplada.
 
Aroma de rocío, viaje al fondo mío y recuerdo de tiempo añejo, canto de sirena, adormecida espera, canción que suena, pensamiento que recuerda, lejana viene y cercana pasa, a mi lado se refugia y yo la esperoa ti no vaya, conmigo quede
Que morir no llega y vivir espera. Alegre viento, que alegra el llanto
Ya queda confirmado, que queríatu tiempo, alegre encanto
Rezando espera, que yo le diga que yo lo espero
 
De la Alhambra al cielo
 
Era la Alhambra quieta que a su vera daba Con la calle mojada el viento sonaba.
Era la fresca hierba que cubre y da aroma Contemplando su hermosura, de lo que atrás quedaba. Era la entrada al recinto con cipreses viejos
Todo lleno de tumbas bonitas y engalanadas bajando la cuesta empinada, andando hasta Granada
 
Era la Alhambra quieta que a su vera daba Con la calle mojada el viento sonaba.
Era la fresca hierba que cubre y da aroma Contemplando su hermosura, de lo que atrás quedaba. Era la entrada al recinto con cipreses viejos
Todo lleno de tumbas bonitas y engalanadas.
Y bajando la cuesta empinada, andando hasta Granada dejo tu silueta que me acompañaba.
Me acompañó la subida, quedó arriba esperando,
Que venga más adelante, que ahora no es el momento. La vida me pide paso, más solo Dios sabe
Si mi próxima subida, me quedaré contigo. Contemplaba el ciprés y la Alhambra
Y de tantas tumbas quietas que ahora ya no se mueven. Alhambra de Granada, San José te quiere
Por el camino arriba cantaba la mañana. Y con la guitarra dice, que bonita eres
Que hasta las aves del cielo se detienen cuando pasan.
Y los cipreses parecen grandes amapolas Que el jardín del cielo cubre con su aroma. Que grandeza tienes que hasta reino fuiste por ti murieron con amor y llanto
Granada morena, Sultana Cristiana
De la Alhambra novia y del Generalife novio.
Ahí que penita tenga quien no te viera
no hay pena más grande que ser ciego en Granada no hay alegría más grande que contemplarte viera.
 
HE QUERIDO
 
Cierra los ojos, dame tu mano
¿Sientes mi corazón palpitar?
¿Entiendes lo que te digo?
¿Sientes lo mismo que yo? O solo lo estoy soñando Abre tus ojos
Siente el latido Veo tu rostro sereno
Tus ojos me reconocen Contemplan mi rostro Y yo cuando  veo
Te siento adentro
 
ORACIÓN
oración Padre mío, me abandono a Ti. Haz de mí lo que quieras.
Lo que hagasde mí te lo agradezco, estoy dispuesto a todo, lo acepto todo.
Con tal que Tu voluntad se haga en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Dios mío.
Pongo mi vida en Tus manos.
Te la doy, Dios mío, con todo el amor de mi corazón, porque […]
 
el beso.
 
  la Estela de la noche.
 
“Aún recuerdo aquel beso.
Pocas cosas en la vida pasan tan rápido.,
pero el beso que me diste aquel ya lejano día, nunca lo olvidaré”.
 
Comenzó con un susurro, después nos acercamos despacio, cogidos dela mano, unimos nuestros cuerpos, cogiendo la cintura. Me envolviste en tu
aroma de colonia, y suave terciopelo que cubre tu pelo. Y despegamos dando
vueltas y vueltas. Tu boca junto a la mía.
Sirenas de combate: agua fina, ardiente deseo., provocó en mi latido elcorazón que parecía, estallar en el tuyo.
Aunque muriera mil veces
Aquel primer beso que nos dimos, en lo más profundo de mi ser,formaría parte de mi vida.
 
Segunda descripción:
 
Imaginé que no me importabas nada., era en el fondo miedoso, un poco arrogante, pero inventé el escenario perfecto, y todo salió como había recreado en el sueño de la noche anterior. Quedamos de pícnic, sentadosen el suelo de la alfombra verde del campo. Te rodee con mis manos, cubriéndote con el pelo, sin apenas hablarnos, solo una mirada profunda. Nos envolvimos en un sincero abrazo. De pronto, mi boca y latuya se unieron. Te escuché respirar mientras, seguía profundamente enloquecido. Me apretabas cada vez más fuerte. No quería perderte. Nunca habíamos sentido algo semejante. Dejamos un suspiro al aire, y nos miramos…, el tiempo parecía nuestro aliado. Tu lengua y la mía jugueteaban dentro del espacio, parecían aves floridas que anidan y se cobijan. Fue eterno el deseo que provocó el beso, hasta el punto de que perdí la noción del tiempo. Fue un beso, de reconciliación, de amor en estado puro, enloquecido aventurero, trasnochado y sincero. Me dijiste:
— Te quiero una y otra vez, hasta caer rendidos en la alfombra.
 
EN ALGUN MOMENTO
  la Estela de la noche.
En algún momento en la víspera cuando la marea está baja Deslizaré mis
amarres y navegaré,          
Sin respuesta a un saludo amistoso, En el silencio silencioso del crepúsculo pálido
Cuando la noche se agacha paraabrazar el día
Y las voces llaman al fluir del agua.En algún momento en la víspera cuando la marea está baja Deslizaré mis amarres y zarparé.
A través de sombras moradas que searrastran oscuramente
Sobre la marea menguante del mardesconocido
Y una onda de agua para contar lahistoria
De un viajero solitario, navegandolejos
A las islas místicas, donde anclas
El oficio de los que habían navegadoantes
Sobre el mar desconocido a la orilladesconocida.
Unos pocos que me han visto navegarExtrañaré mi nave de la concurrida bahía;
Algunas barcas amistosas estabanancladas cerca, Algunas almas amorosas que micorazón apreciaba En la tristeza silenciosa caerá unalágrima;
Pero habré enrollado pacíficamente mivela
En amarre al abrigo de la tormenta y elvendaval,
Y saludó a los amigos que habían
navegado antes
Sobre el mar desconocido a la orilladesconocida.
 
La estela de la noche cuando llega, un soplo ce caricia a ti me lleva, ¿será porque el corazón quiera, revelarme elsecreto del poema?
 la Estela de la noche.
 
La estela de la noche
cuando llega, un soplo de caricia a ti me lleva, corazón que me susurra eterna míala belleza de la página dormida.
Cuando oigo el cantar de la sirena la luna incomparable concebida son tus ojos dos luceros encendidos en la brasa de mi ardiente corazón.
¿Qué sería yo sin tu hermosura?
 
¿qué sería si tu aliento no tuviera? A ti solo, a ti siempre,
a ti amada poesía,eterna mía. Las aves del cielo cuando gimen las aladas voces del poema
la dulce voz de tu garganta amada poesía, eterna mía. Dime poesía que te siga.
Dime poeta que te quiera Dime papel donde te escriba
Un poema que recite a tu vera
La estela de la noche cuando sopla
 
el viento de la tarde la recuerda Será que ahora me doy cuenta
Y antes no veía su belleza El poema se recrea en la nota
el latido de la voz se lo recuerda
 
la palabra se hace cada vez más grande
 
Y yo no puedo decirle que se calle
 
«A ti estela de la noche que callada viene dejando al lado de mi cama,
un poema escrito en hoja blanca. vacío, con la pluma a su lado,
que relleno al mirar por la ventana, cuando sopla el aire de la noche,
y la estela a lo lejos va pasando».
 
Dime poema si es que sabe,a gloria el paisaje
de la estela de la noche
cuando va llegando, y me confunde el día con la noche
Dime poema si es que puede, la música que tiene la poesía
contemplar la estela de la noche. A ti amada poesía eterna mía
La estela de la noche, cuando llega un soplo de caricia a ti me lleva
corazón que me susurra eterna mía la belleza de la página dormida.
Si dormido sueño con la estela
 
despierto la acaricio tan contento.
 
¿Será porque el corazón me quiera,
 
¿revelar el secreto del poema?
 
LOS SUSPIROS DEL AIRE
 la Estela de la noche.
 
Los suspiros del aire me llevan al mar
Mi lágrima a tu cara y de allí
a mi corazón.          
¿Quién soy yo para quererte?, sí ni suspirando,
el aire viene ni la ola cubre tu piel?
¿Quién soy yo para escribirte? Si el poema no es mi aliado que torpementeescribo aunque por deseo quede
mi suspiroentretenido
 
El paseo de los tristes de la Alhambra iluminada
 la Estela de la noche.
 
«El Paseo de los Tristes,
 
huella de mi Granada, diamante oscuro en la noche de la Alhambra iluminada, y la belleza parada».
¿Por qué llamar Triste
 
a tan digno paseo
con tanta belleza junta
a los pies de la rojiza Alhambra?
¿Será porque una princesa o sultana enamorada tuviera el mar de amores de alejarse de Granada?
o al mismo Boabdil suspiraron
«No llores como mujer
lo que no supiste defender como hombre»
o también este otro
«Dadle limosna mujer que no hay en la vida nadacomo la pena de ser
ciego en Granada. Paseo de los Tristes Vergel de mi Granada
si algún día vienes párate en los puentes que sobre el Darro hay.
Camina tranquilamente, que de palacios lleno
a la izquierda y la derecha corren callejuelas pequeñas, unas a la Alhambra suben otras hasta el Albaicín
y todas confluyen aquí.
El paseo comienza en la Plaza con la Real Chancillería
con los juzgados al fondo, hoteles y restaurantes
y mi colegio de Abogados.
El primer puente, abre el camino
la gente se va agolpando te aconsejo por la noche que menos bullicio tiene.
Sigue el camino despacio
detente mirándolo todo que no hay desperdicio, si algo te perdiste vuelve el camino,
y comienza de nuevo.
Iglesias y conventos
y el museo Arqueológico al final del paseo
bendita vista a la Alhambra. Si la vez por primera vez no la olvidaras,
te puedo asegurar.
Haz una parada en la fuente
descansa en algún bar tómate una cerveza
que con gran tapa acompañará si vas acompañado,
recítale un mensaje de amor que como te declares aquí jamás el compromiso romperás
si algún día lo rompes seguro volverás,
como excusa perfecta de volverte a enamorar.
«En el paseo de los tristesle di mi primer beso,
le cogí de la mano
le dije te quiero.
En el paseo de los tristesle recité mi primer verso
bajo la luz de la luna
con la Alhambra de testigo me enamore de ella.
En el paseo de los tristes con el sonido del Darro el Rey Chico padrino
le puse el anillo pedí la mano.
Al paseo de los tristes volví, cuando las canas peinaban, la barriga ensanchaba
y acompañados vinimosde hijos y nietos.
Sentimos los dos nuevamente,el suspiro de la noche
la alegría de aquel momento hasta se nos quitó el lamento
de tanta pena que llevamos dentro Anímate y vente,y
ya que te pones, no dejes el paseo por la cuesta, que hasta el Albaicín llega.
Eso sí sube
despacio,
que la vida es larga y los excesos malos.
Respira profundo entretente mirando para, respira y sigue
aprovecha y le coges la mano llegando a Plaza larga tómate unos caracoles regaditos con un buen vino
y una vista de lujo.
seguro lo mismo suena una guitarra enamorada,
de la Tuna de Granada.
 
El árbol bocabajo
 la Estela de la noche.
 
Había una vez un pequeño jardín, que era admirado por la gente que por él pasaba.
Era frondoso, respiraba fragancia de seda.
La luz lo iluminaba intensamente y agradaba a los niños jugar a lacomba, la pelota, y la bici pasear.
Era un lugar tan especial, que hasta tenía un árbol que no era normal
Un día sin saber creció y creció. Y en vez de tener las raíces en elsuelo, y las hojas en el aire, las tenía al revés.
Que raro eres le decían, los que pasaban por el parque, y hasta los compañeros árboles ya se habían acostumbrado
El árbol, tan especial, tenía una gran barriga, abierta de par en par, y losque
 
querían entrar, le pedían paso, y él con gusto los dejaba pasar.
 
Era enorme la entrada, y desde las raíces se podía contemplar todo eljardín.
El árbol bocabajo, estaba feliz (pensaba era normal ser así, aunque se vieradistinto a los demás de su especie) de que los niños entraran por su enorme barriga les hacía reír moviendo sus hojas, y alzando sus enormesraíces. Ellos se divertían y lo querían mucho.
El árbol bocabajo, era amigo de todos., de sus compañeros especialmente,aunque algunos no lo miraban con buenos ojos, pues nadie se fijaba tantoen ellos, como en el árbol bocabajo.
«Yo no tengo la culpa de nacer así, (decía el pobre), pero vosotros tenéislas raíces debajo y tenéis más alimentos que yo».
A pesar de su rareza, era feliz, aunque algunas veces, deseaba ser igual quelos demás, que lo pudieran abrazar los niños al pasar y que lo miraran como uno más, sin detenerse especialmente en él. Pero a pesar de ello, durante toda su vida, fue muy feliz.
Nuestro gran árbol vivió muchos años, y cuando murió de muy viejo, a sulado creció otro pequeño arbolito, que bocabajo creció.
Se preguntaba desde el cielo cuando lo contemplaba Seré feliz de verte.
 
Alhambra dormida
 
 la Estela de la noche.
Granada en la noche, desde la estación de tren al fondo la dulce Alhambra, que del rojizo día en duende termina su peregrino día.
ALHAMBRA nocturna encandila., sueña la noche contigo,
y yo embebido de amor me recreo extasiado, mientras la noche pide paso,
y desde mi interior me embeleso.
ALHAMBRA dormida
con la luna blanca que cubre tu rostro.,
como el de la sultana que habita entre tus murallas,      
recorriendo en la noche tus palacios., La fuente, el agua y toda tu hermosura. ALHAMBRA dormida.
Granada al fondo te mira
y desde mi interior un beso te mando, mientras sueño contigo.
En la noche cálida del mes de mayoa las puertas del verano
en que la derretida nieve de la sierra llenará el aljibe de fina agua
con la que beberte.   apagar mi sed al verte
y seguir enamorado
con tu dulce canto de sirena
 
Que yo me mueva
 la Estela de la noche.
Señor que yo me mueva, viéndote clavado en la Cruz y escarnecido. Y muéveme viéndote tu cuerpo tan herido.
Señor que yo me mueva como tú lo hiciste,al verte clavado en lacruz, me mueva la pasión y la luz.
No me tienes que dar más que yo te quiera, y que sea para mí una constante, pues amarte y otra cosa es mi deseo, que quererte, amarte yabrazarte.
Que tu Cruz sea la mía compartida y que vaya por el mundo proclamando, que ahora más que nunca yo quisiera, quererte como solotú me quieres
Te quisiere para ser testigo tuyo, de tu amor compartido yo quisiera, el dolor y sufrimiento que me mueva, en mi cruz de cada día yo te vea., paragloria compartida tuya.
 
Y que esa cruz que lleve, de alegría sea., pues no es llanto ni pena proclamar la Palabra que nos diste, sino ALEGRÍA enamorada compartida.
A Alabmar, el varón más insigne de la Casa deNASAR, fundador de la Alhambra. Porque sobrepujaste los límites del Tiempo y del espacio, haciendo palidecer todas las bellezas de la Naturaleza, al crear las maravillas de este Alcázar, para ceñir de gloria y de inmortalidad las divinas sienes de la Ciudad inconfundible y Unica, recibe elhomenaje conmovido de Granada y con él la admiración y respeto del Mundo, y el llanto de tus hijos desterrados aún en las soledades del desierto, ala luz de las estrellas, que, sueñan con el Paraíso de tus estancias encantadas.
No temas las in jurias del Tiempo ni las veleidadesde la Fortuna, porque tu ardor desmesurado se eternizó en el portento de estos recintos.
Podrán quedar ni aún las sombras de estos muros, pero su recuerdo, será siempre imperecedero, comoúnico refugio posible del ensueño y del Arte. Y entonces el último ruiseñor que aliente sobre el Mundo fabricará su nido y entonará sus cánticos, como una despedida, entre las ruinas gloriosas de la Alhambra.
F. Villaespesa.
 
el ciprés de la alhambra la Estela de la noche.
 
Ayer estuve en la Alhambra, paseando por este ciprés
vi un letrero que dice: que una sultana, prendada quedó,
de un caballero cristiano que por amarlo tanto
al mismo Boabdil dejó. Tú ciprés fuiste testigo en tan hermoso lugar del romance sostenido entre sultana y cristiano.
Que en esto de los amores, no
hay religiones ni credos.,solo el corazón que late más rápido que la vida!
No sé qué pasaría
entre el caballero y la esposa, que por Abencerraje fuera
a ser Boabdil el esposo. Hay amores que matan, encuentros peligrosos credos disparados, ilusiones compartidas. Sueños entre telas, paisajes misteriosos, besos apagados,
corazones rotos
y miradas de nostalgia.
El ciprés sostenido
por tan hermoso gancho, no queda de él ni una hoja
ni un lamento ni un recuerdo solo testigo muerto,
del encuentro amoroso entre sultana y cristiano
que aquí su amor estamparon.
 
QUE VI ENE LA NO CH E
 
Que dicha dichera viene la noche trae una guitarra
y un ramo de flores Que bravo bravío pidiéndome paso detrás de la alfombra
 
se esconde la noche
 
Deja que pase la siestadeja la lluvia en su sitio,
 
el tiempo que espera
 
que venga la noche
 
Grande, grande, grandeel día deja a la tarde
 
la tarde me va dejando
la espiga que va quedandoy en la noche contemplarte
 
Termino este trabajo, titulado en el Corazón te siento.
 
A 24 de noviembre 2021
 
 
 
 
 
 

Autor: la Estela de la noche.

Abogado Escritor

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos